top of page

¿Y ahora qué vendrá?

Actualizado: 27 oct 2023

Después de los resultados de ayer domingo, se espera la reacción del mercado. ¿Qué pasará con la devaluación del peso tan marcada de los últimos días? ¿Y con los precios? ¿Cómo reaccionará el mercado después de un resultado que no esperaba? ¿Y qué viene para los importadores en este mes?

Lunes 23 de octubre de 2023, Mg. Yanina S. Lojo

Una vez más las encuestas no han logrado predecir el comportamiento de los argentinos. Quizás es la manera en que se recaban los datos, quizás los grupos a los consultan o quizás es que los argentinos prefieren no decir lo que piensan hacer. El problema es que los datos llegan al mercado, y ante la incertidumbre se toma decisiones. Es lo que sucedió la semana pasada y las anteriores. Pero, ayer el resultado fue diferente al esperado. Se hablaba de que La Libertad Avanza podía ganar en primera vuelta o posicionarse como primera fuerza ante un escenario de segunda vuelta. El resultado real: habrá segunda vuelta, pero el oficialismo fue quien ganó. ¿Y ahora?


¿Qué pasará con el dólar?


En las últimas semanas el peso se ha devaluado fuertemente contra el dólares en los mercados financieros. El viernes, el contado con liquidación había cerrado con una relación de $1.110 por dólar. Mientras que en el mercado libre no había precio. ¿Por qué? Más allá de los operativos que se llevaron adelante desde AFIP, Aduana, la UIF y la policía no había oferta. Nadie quería desprenderse de los dólares que poseía y si podía estar dispuesto a hacerlo, pedía un valor lejano al que se visualizaba en los portales de noticias. El dólar libre a $900.- no existía de hecho en el mercado.


El fin de semana aquellos que fueron monitoreando el dólar cripto llegó a cotizar entre $1.200 - $1.300.- Algunos hablaban de un valor de pánico.


La pregunta es ¿Qué sucederá hoy? Ayer a medida que se consolidaba la tendencia de que el oficialismo iba a resultar primero se produjo un fenómeno raro, el dólar cripto comenzó a retroceder y se ubicaba por momentos por debajo de los $970. Algunos decían porque la incertidumbre se reducía. Hoy a la mañana el valor ya había recuperado parte de su caída, nuevamente por encima de los $1.000.-


¿Entonces? La dolarización de carteras es un fenómeno que se da en cualquier contexto electoral en nuestro país. Se acelera ante la incertidumbre, y está no se ha despejado. Por un lado, uno de los candidatos es el actual ministro de Economía y habrá que ver qué decisiones toma en los próximos días. Por otro lado, el candidato opositor apunta a la dolarización de la economía, lo cual claramente incentiva a los inversores a dolarizarse.


Es probable que la dolarización se mantenga, algunos creen que más moderada que en las últimas semanas. Otros piensan que el escenario se mantendrá. Por otro lado, con un tipo de cambio oficial congelado en $350 hasta mediados de noviembre, para tratar de contener la brecha se requerirá una mayor intervención ya que esta hoy se encuentra en niveles históricos. Muchos temían que hoy sucediera lo mismo que el día después de las PASO, un ajuste del tipo de cambio considerable. Pero eso se pensaba en un escenario donde el oficialismo no tuviera posibilidades en noviembre.


Cuesta imaginarse que, con posibilidades de ser electo, el actual ministro de Economía ajuste el tipo de cambio de un salto. ¿Se necesita un sinceramiento? Si, urgente. ¿Lo harán antes del 19 de noviembre? Sería muy osado. ¿Se usará el SWAP para intervenir? Si, se buscará mantener a la fuerza el mercado lo más controlado posible. La brecha va a mantenerse y como no va a ser fácil de controlar, entonces es probable que haya más regulaciones.


¿Y los precios?


El fin de semana se vieron escenas que no se observaban desde quizás días antes de que anunciará el aislamiento por el COVID-19: colas en supermercados, casas de electrodomésticos, gente comprando de todo. ¿Por qué? El miedo a las remarcaciones, a la falta de stock, a que la olla a presión de la inflación salte por el aire y que la corrida fuera mucho mayor al ajuste de los precios, como hasta ahora se ha venido observando. Muchos comercios ya habían anunciado que hoy no abrirían sus puertas, querían esperar a ver cómo reaccionará el mercado.


La inflación de octubre a esta altura tiene su suerte echada. El alza de los precios que se produjo en los últimos días no van a retroceder, por el contrario, se sostendrán por el miedo al sinceramiento de aquellos que estaban congelados y del tipo de cambio.


¿Y las tarifas y los acuerdos de precios? Acá veremos cómo actuará el gobierno. Muchos de los congelamientos finalizaban el 31 de octubre, entre ellos combustibles y la quita de subsidios de los servicios. ¿Economía avanzará con lo pautado? ¿O en este contexto buscarán mantener todo congelado de acá al 19 de noviembre con el objeto de generar una sensación de que la inflación está bajo control? Recordemos que el fin de semana se había dejado trascender que las petroleras iban a aumentar al menos un 20% sus precios, y que desde el 1º de noviembre se retomaba el sendero de la quita de subsidios.


El otro problema que tiene que manejar desde Economía es la emisión. Las medidas que se tomaron durante este último tiempo con un costo de más de 3 billones de pesos tienen como resultado una gran expansión de la cantidad de pesos en la economía. Mientras tanto, la velocidad de circulación del dinero se incrementa. Los consumidores, las oferta, los inversores, los argentinos no se quieren quedar parados en pesos. Y eso motivo también el consumo.


La gran pregunta es ¿Cómo seguirá la política de Economía en este mes de cara a las elecciones? ¿Continuarán tomándose medidas que inyecten dinero en la economía? Si es así, el problema de la inflación se acrecentará porque la demanda se sostendrá, pero la oferta cada vez está más complicada.


Las reservas y los importadores, el mes que se viene


El viernes las reservas brutas del BCRA se ubicaron en los USD 24.544 millones, cuando las netas internacionales estarían entre los USD 6.000 - USD7.000 o incluso para algunos más cercanas a las USD 9.000 millones, siempre en valores negativos.


Se ha activado el segundo tramo del SWAP con China, por un importe superior al negociado inicialmente: de USD 5.000 millones se lo llevo a USD 6.500 millones. El destino de estos fondos es cancelar las obligaciones asumidas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), intervenir en los mercados financieros y cancelar las obligaciones en el intercambio comercial.


Algunos analistas, cuando se conocieron los resultados de ayer, consideraban que la baja en la cotización del dólar cripto respondía a una percepción del mercado donde se despejaba el riesgo de “default”. La realidad es que ese riesgo, aun con el oficialismo perdiendo la elección no estaba presente. Una vez que se habilitó el SWAP quedo en claro que la voluntad era cumplir con el FMI. No por vocación, sino porque el SWAP depende de que no entremos en una situación de ese tipo con el organismo internacional. China es parte del Fondo, su moneda es una de la que cotiza en la canasta que determina el valor de los Derechos Especiales de Giro, y aunque no haya querido que se conocieran los detalles del acuerdo negociado, si dejo saber que si se entrará en default el acuerdo con ellos se caería.


En este último tiempo, a través del Programa Incremento Exportador (PIE) el gobierno ha buscado incentivar las liquidaciones para tratar de apuntalar las reservas o, aunque sea recibir un poco de ayuda en sus intervenciones en el mercado financiero. Aunque las últimas jornadas de la semana pasada, no se veía casi movimiento ante la incertidumbre y el miedo de un posible ajuste del tipo de cambio.


La gran pregunta es: ¿y las importaciones? La escasez de reservas ha hecho que los pagos al exterior y las importaciones sufrieran como nunca en su historia. La deuda acumulada con el sector privado por importación de bienes se encuentra en USD 43.000 millones y por importación de servicios USD 10.000 millones.


En este contexto, es muy probable que vivamos un mes de noviembre – por lo menos hasta el 19 de noviembre -, donde los pagos sigan complicados, con virtuales feriados cambiarios cuando la demanda de dólares para pagos crezca y se requiera más esfuerzo para contener la brecha. Por momento, queda en claro que la situación de las reservas no es más critica por las limitaciones para acceder al dólar, que por las liquidaciones de las exportaciones.


Un noviembre intenso


A octubre le quedan unos nueve días de los cuales hábiles son siete, y que quizás se transiten con una mayor tranquilidad que la última semana – que fue frenética -, pero una vez que arranque noviembre probablemente las expectativas empiecen a acelerarse.


En función de las medidas que se tomen, cómo respondan los precios, la cantidad de dinero circulante y cómo se proyecten los resultados de la segunda vuelta – esperemos que mejor que lo que se ha hecho hasta ahora -, el mercado responderá.


En principio, la revisión del FMI queda pospuesta hasta después del 19 de noviembre y por lo cual, la llegada de los DEG también. En ese contexto, el gobierno deberá hacer rendir el SWAP, y probablemente busque extender el PIE que se vence esta semana. Los controles continuarán, las dificultades para pagar seguirán y la realidad de los argentinos seguirá condicionada a las decisiones de la política. La incertidumbre sobre el futuro se mantiene. ¿En algún momento se sincerará el tipo de cambio? ¿Qué va a pasar con la deuda por importaciones? ¿Qué es lo que efectivamente harán ambos espacios con relación al comercio exterior? ¿Qué harán con la inflación? ¿Y la deuda en pesos? ¿Habrá algún impuestazo para pagar las medidas que se tomaron en el último tiempo? ¿Cómo saldremos adelante? Hoy hay más dudas, que certezas porque el final sigue abierto.



52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page