top of page

Viajando a lo desconocido

Finalmente funcionarios del área económica y del Banco Central estarían viajando para terminar de cerrar el acuerdo con el FMI y de esa manera, evitar que el daño tanto para la Argentina como para el organismo sea cada vez mayor. ¿Cuál es el escenario?

 

Miércoles 12 de julio de 2023, Mg. Yanina S. Lojo

 

Este martes desde el gobierno anunciaron que la comitiva argentina viajaría a la capital norteamericana para poder ultimar los detalles del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional mientras tanto las reservas continúan cediendo y el contexto no es fácil para el país ni para el organismo internacional.

 

Las reservas continúan bajando

 

Según un informe realizado por la Consultora 1816, luego del pago realizado al FMI las reservas netas internacionales se encuentran en niveles negativos por un importe de unos USD 6.000 millones.


El día de ayer las reservas brutas del BCRA cerraron en USD 26.414 y continúan cediendo. Aunque en dólares la autoridad monetaria a logrado ralentizar las ventas, en yuanes estas se continúan incrementando. Hace unos días atrás el embajador argentino en China dejó saber que el SWAP vigente, dejó de estar condicionado al acuerdo con el FMI. Y mientras ayer terminó la primera rueda de la semana con compras netas por USD 37 millones, en yuanes realizó ventas equivalentes a unos USD 109 millones por lo que su intervención cambiaria arrojó un saldo vendedor de USD 72 millones.

 

Desde que comenzó julio las ventas netas llegan a USD 412 millones de dólares y las intervenciones en el mercado único oficial libre de cambios (MULC) muestran ventas netas por USD 3.480 millones .

 

Muchos se preguntarán cuál es el aporte que viene realizando el dólar agro, ya sin la ventana de beneficio para el sector sojero. Desde el 10 de abril a la fecha se registró un total de liquidaciones por USD 5.490 millones, así podemos visualizar que desde que se cerró la ventana para la soja los aportes no han sido significativos.

 

A continuación, podemos ver en el siguiente cuadro la evolución de las Reserva netas internacionales:


Del mismo se desprende que las reservas netas han llegado a valores negativos récords luego de honrar la deuda con el FMI y llevar adelante los pagos de los cupones de Globales y Bonares la semana pasada. Que Argentina cumpliera con sus obligaciones con el Fondo era lógico y esperable, más en el contexto actual de negociación pero de cara a julio y agostos es imperioso que el acuerdo se cierre puesto que sino nuestro país quedaría en una situación muy frágil. La Consultora 1826 ha planteado diferentes escenarios donde cumpliendo con los pagos de los cupones de bonos, teniendo en cuenta los vencimientos con el FMI y considerando los desembolsos posibles. De esta manera proyecta que el único se 2024 podría encontrarnos con unas reservas netas internacionales de -USD 12.550 y -USD 15.550 millones.

 

Los pagos que se vienen

 

Entre julio y agosto nuestro país deberá pagar unos USD 3.400 millones y si no se realizarán los desembolsos correspondientes a la segunda revisión del año (Segundo trimestre) las reservas netas internacional se reducirían aún más llegando a un valor cercano a los USD 10.000 millones.



Los pagos correspondientes al mes de julio totalizan USD 2.600 millones mientras que en agosto el valor a pagar es mucho menor, solo de unos USD 800 millones, pero se trata de intereses por lo cual podría requerirse que nuestro país pague sin esperar ningún desembolso.

 

El problema del tamaño

 

La mejor frase que representa la situación actual de nuestro país y de la deuda con el organismo internalicen es “to big to fall”. El tamaño del endeudamiento de nuestro país es muy grande por lo que ni desde el equipo económico ni desde el Staff del FMI están predispuestos a no llegar a una solución. De la cartera de préstamos que posee el Fondo el 27% es explicado por el financiamiento otorgado a nuestro país.

 

Pero Argentina no hizo esfuerzos para que al Directorio del organismo le resultara mucho más fácil ayudar en el proceso. Mientras que en 2022 se cumplieron las metas según estaba estipulado en el Acuerdo, recurriendo a la creatividad. Este año ni siquiera la imaginación ha podido revertir la situación, que es completamente diferente. Muchas de las metas no se cumplieron en los primeros seis meses.

 

Argentina y su postura

 

Como en cualquier negociación, se espera que el otro termine aceptando y cediendo, para que el esfuerzo a realizar sea menor. Pero la realidad es que aunque claramente la voluntad está de parte de los equipos negociadores, las autoridades han adoptando una postura compleja. En el caso del FMI, necesita mostrar que nuestro país realmente esta dispuesto a cumplir con lo pactado y por ello solicitaría no solo que se cumpla con el ajuste fiscal sino que se lleve adelante un sinceramiento cambiario, es decir, que se ajuste el tipo de cambio.


Lamentablemente, en un contexto electoral esto es prácticamente imposible para nuestro país. Con alta inflación, un ajuste real del valor del peso con relación al dólar podría hacer que no solo los precios suban sino que también lo hagan los índices de pobreza e indigencia, y también podría afectar el empleo. Todo esto para un ministro que es candidato no sería conveniente.

 

Por lo cual, nuestro país insiste en tratar de conseguir un puente que le permita al Gobierno llegar con dinero suficiente a diciembre y evitar cualquier tipo de corrida. Tengamos en cuenta que la autoridad monetaria de nuestro país ha estado realizando intervenciones en el mercado para contener el valor del peso, pero ante la incertidumbre el esfuerzo que debería realizar es mayor.


Desde economía quieren lograr que el Fondo envíe al menos unos USD 10.000 millones para enfrentar los vencimientos de este año pero no tienen margen para hacer concesiones. Insisten en que el organismo debe entender la situación especial provocada por la sequía y el contexto interno. Desde el Directorio comprenden la cuestión pero no quieren que sea la próxima administración sea cual sea la que tenga que hacer todas las correcciones.


 

El deadline a la vuelta de la esquina

 

Mientras el reloj empieza a apretar, la semana pasada la agencia especializada de noticias Bloomberg dio a conocer que China habría informado al Directorio del FMI que de no aprobarse los desembolsos autorizaría al país a utilizar el SWAP para cumplir con las obligaciones.

 

Esto obligaría a tener que ampliar el préstamo tomado con el país asiático, y recordemos que no se conocen los detalles de cuál es el costo y las condiciones negociadas. Pero podemos suponer que las tasas serán mayores que las ofrecidas por el FMI.

 

Todo esto en un marco donde la deuda con los importadores no deja de crecer y muchos de ellos han solicitado sus permisos de importación amparándose en el SWAP.



La realidad es que la última reunión donde podría tocarse el tema de la Argentina y la autorización de los desembolsos es el 15 de julio, dado que luego los funcionarios salen de vacaciones y no retornan hasta agosto. Si se autorizaran podrían ser solo hasta unos USD 6.000 millones para que nuestro país pueda honrar sus deudas hasta que haya habido elecciones y luego conversar con los candidatos para acordar cómo seguir.

 

Como se mencionó anteriormente los pedidos del FMI, según los trascendidos,  mí serían: devaluación del peso frente al dólar en el mercado oficial por lo menos de un 30 %, la unificación del mercado cambiario, una reducción del déficit fiscal primario, un nuevo freno a la emisión monetaria y un mayor compromiso para la acumulación de reservas.

 

La comitiva argentina va a viajar sobre el límite, y no más allá de este viernes tendríamos que saber cuál es el futuro que le depara a la Argentina por lo menos hasta agosto. Mientras tanto, cada vez hay más trabas informales para operar en comercio exterior: por ejemplo, las SIRA se aprueban pero sin plazo inicial por lo que no pueden ser utilizadas para ingresar al MULC. La corrección puede demorar hasta un mes o más, lo cual dilata la salida de fondos. Muchos importadores también han reportado que en los últimos días los plazos asignados en las SIRA pasaron a 365 días de valores mucho menores. El comercio exterior nuevamente está muy complicado, y si no hay un acuerdo pronto es probable que la situación mejore.

 

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page