top of page

Un nuevo canje de deuda

Actualizado: 9 jun 2023

El gobierno anunciaría un nuevo canje de deuda para los instrumentos con vencimiento entre julio y septiembre. El mismo se llevará adelante esta semana, con el objetivo de reducir la incertidumbre y la volatilidad en medio de un contexto electoral complejo.

Martes 6 de junio de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


Esta semana el Ministerio de Economía ejecutará un nuevo canje de deuda. Se llevaría adelante este jueves y alcanzaría a aquellos documentos de deuda pública en pesos con vencimientos entre julio y septiembre de este año.


¿Cuál es la magnitud de la operación?


Aproximadamente sería por unos $ 7 billones para vencimientos que operan entre julio y septiembre. En manos del sector privado habría un 42% aproximadamente – el equivalente a unos $2.9 billones-, mientras que el 58% restante se encuentra en manos del sector público dándole un alto piso de aceptación a la operación.


La propuesta inicial de los Fondos Comunes de Inversión y de los Bancos era llevar adelante la operación incluyendo junio, y de esa manera, elevar el valor de la operación a unos USD 10.000 millones. Lo que nunca estuvo en duda es que debía incluirse julio puesto que los vencimientos de ese mes rondaban los $4,3 billones.

¿Quiénes son los principales tenedores entonces?


El Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FSG) del ANSES, el BCRA, entre otros organismos públicos. Por ejemplo, algunos analistas calculan que el FSG ha estado operando en el mercado secundario, desarmando posiciones para obtener la liquidez necesaria para participar en las últimas licitaciones del Tesoro.


¿Qué resultados se esperan?


Teniendo en cuenta lo antes mencionado, la mayoría de los analistas privados creen que el piso de aceptación estaría entre el 60% y el 65%. Esta operación ya lleva unas semanas discutiéndose con el sector financiero, por lo que también es factibles esperar un acompañamiento por parte de éste.


¿Qué instrumentos se ofrecerán?


Se van a ofrecer títulos públicos con vencimientos que operarían entre agosto de 2024 y enero de 2025, con indexación tanto por inflación como por devaluación. ¿Qué significa esto? Que se presentaran activos indexados por CER, dólar linked o incluso podría reaparecer el bono dual. Éste último siguiendo un pedido expreso del Fondo Monetario Internacional no había sido puesto en cartera en las dos últimas licitaciones. Pero aparentemente el FMI habría dado el visto bueno para llevar adelante esta operación, incluyendo este tipo de instrumentos porque según le habrían explicado desde Economía es la única manera de garantizar que los inversores acepten postdatar los vencimientos por un plazo tan considerable y con un cambio de gobierno en el medio.


¿Y junio?


Los vencimientos de este mes no ingresaran al canje y equivalen a un total de $1.2 billones. La mayoría – como resultado del canje de deuda de marzo -, están en manos de inversores privados: Bancos y Fondos Comunes de Inversión.


La primera licitación de este mes será el día 14 y se buscará rollear el mayor volumen posible de vencimientos. El objetivo será tratar de captar a los Fondos Comunes de Inversión para evitar que un exceso de liquidez en el mercado – justo cuando se este conociendo el dato de inflación de mayo -, que se pueda trasladar al dólar.


El hecho de que los organismos estatales hayan participado activamente en las últimas licitaciones fue parte de una estrategia para hacer que los privados no se vieran tentados en el futuro a desarmar posiciones. Aunque también hay que tener en cuenta que la posibilidad de mantener altas tasas de roll over depende de otros factores como la inflación, la tasa de interés y las perspectivas electorales. Las PASO pueden marcar un antes y después para las licitaciones de Tesoro.


Ya casi no quedan conejos para sacar de la galera, cuando la emisión monetaria no para, la cantidad de reservas sigue agotándose, el endeudamiento interno y externo no deja de crecer y nos encontramos en medio de una negociación con el Fondo Monetario Internacional.


La mayoría de las metas hoy no se pueden cumplir. Por ejemplo, la asistencia directa del BCRA al Tesoro, vía adelantos transitorios ya se ha incumplido. Pero a la vez, de manera indirecta el Banco Central le ha brindado asistencia entre abril y mayo por casi $1 billones. Si hoy se quisiera cumplir con los objetivos pautadas con el organismo internacional donde la asistencia anual monetaria no puede superar el 0.6% del PBI entonces el mercado de deuda local debería aportar al menos unos $ 3 billones, hoy este valor se encuentra en los $1.2 billones.


Claramente, el reordenamiento de los vencimientos intenta evitar una posible dolarización de las carteras de los tenedores privados en medio de las elecciones primarias, y es claro, que ante la falta de reservas el BCRA no tendría suficiente poder de fuego para contenerla. ¿Por qué pueden marcar un antes y un después PASO? Porque el resultado de las éstas fomentar una mayor salida del peso, y aunque el gobierno haya despejado los vencimientos de deuda se encontrará con que la cantidad de pesos que ha estado emitiendo servirá a este fin. Salvo que la inflación en los próximos tres meses crezca a una tasa suficientemente alta, como para que cada vez se vuelva más difícil que la economía argentina siga en funcionamiento.


¿Se podría evitar el canje? Es difícil de responder esta pregunta. ¿Es una solución? No, no es una solución real. Es solamente dejar para mañana algo que deberíamos hacer hoy y que le genera grandes dolores de cabeza a la próxima administración, sin importar la bandera política que posea.


20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page