top of page

Un anticipo de lo que nos dirá el INDEC

Este fin de semana se conoció el Relevamiento de Expectativas de Mercado del BCRA y nos dio un adelanto de lo que puede el organismo que dirige Marcos Lavagna informar.

Lunes 10 de abril de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


El Relevamiento de Expectativas de Mercado que dio a conocer el viernes pasado el Banco Central nos dio un adelanto de lo que esperan los analistas privados para las principales variables económicas. Pocas novedades, un panorama más complicado. Noticias que ya se prevén.


La inflación de marzo y los números anuales


En este nuevo relevamiento los analistas consultados estimaron una inflación mensual para marzo del 7% y una variación interanual del 110%. Esto muestra correcciones al alza con respecto a la anterior consulta llevada adelante a finales de febrero por 10,2 puntos. Quienes mejor estimaron el valor de la variable en el corto plazo, estimaron que la inflación del mes pasado se ubicará en el 7% pero para 2023 sería el 108,5%. En relación con los datos publicados en para el mes de febrero, en promedio quienes participaron en la encuesta previa del REM sugería una inflación de 6,1% mensual, mientras que el dato finalmente relevado fue del 6,6%.


Como podemos ver, todos los analistas corrigieron sus expectativas al alza, y si bien marzo sería el mes de mayor inflación de acá a marzo, en ningún momento el promedio de las estimaciones baja del 6%. Por el contrario, hoy el piso es el 6%.


Si el valor de este mes tuviera un margen de error similar al anterior, es probable que los datos del Banco Central se hayan quedado cortos, y la inflación de marzo nos de una fuerte sorpresa.


La inflación núcleo – La variable que tanto preocupa


Como siempre remarcamos, la inflación núcleo es un valor muy importante porque como bien indica el organismo: “El IPC núcleo que difunde el INDEC permite monitorear la evolución de los precios sin tener en cuenta la volatilidad de aquellos bienes y servicios que exhiben precios están sujetos a regulación estatal o un comportamiento estacional tienen un alto componente impositivo (estacionales) (regulados)” En otras palabras, nos permite conocer la inercia de los precios.

Nuevamente, los analistas consultados corrigieron los valores con respecto a las estimaciones del mes de febrero al alza. Esperan que, en marzo, el IPC núcleo se ubique en el 6,8%, 8 puntos porcentuales por encima de lo pronosticado anteriormente. En promedio, se espera que la misma se ubique en torno al 6,1% en el periodo abril – septiembre.


Las tasas de interés, ¿Qué va a pasar?


Como ya adelantamos, será necesario que el Banco Central tome la decisión de subir las tasas para mantener una política de tasas reales positivas según lo acordado con el FMI y al mismo tiempo, volver atractivos los activos para evitar una dolarización de la cartera.


En relación con lo que se prevé en el REM la tasa de interés nominal anual (TNA) correspondiente a depósitos a plazo fijo de 30 a 35 días de plazo en bancos privados, de más de un millón de pesos, BADLAR promedio de días hábiles de marzo debería aumentar 162 puntos básicos en abril. Nuevamente, esto muestra una corrección al alza.


El tipo de cambio nominal


Los consultados consideran que tomando como promedio el tipo de cambio mayorista de marzo que se ubicó en $203,10, debería mostrar una suba mensual de $11,9. Es decir, la variación porcentual debería estar al menos en torno al 5,9%. Esto muestra, que los pronosticadores esperan que el tipo de cambio continúe atrasado con respecto a la inflación. Sin embargo, el cálculo realizado ubicaría el dólar oficial mayorista en $215 para finales de abril, cuando el miércoles cerro entorno a los $211. Es decir, que en lo que resta del mes el BCRA tendría que devaluar la moneda $4 más. Es importante señalar, que el 31 de marzo el tipo de cambio mayorista cerró en un valor entorno a los $209,01, y que, en sólo 3 jornadas, paso a valer $211,22.


A su vez, la variación del tipo de cambio nominal prevista para el 2023 sería del 100,2% llegando a valer unos $346,23 por dólar a fines de 2023. Respecto a la proyección para diciembre de 2024 se ubicó en $719,13 por dólar.


La actividad en caída


Los consultados además proyectaron una variación real del Producto Interno Bruto (PIB) para 2023 de -2,7% en términos interanuales, reduciendo su pronóstico respecto al valor contemplado en el REM previo en -2,7 puntos porcentuales.


Cuando se analizan los datos a nivel trimestral, se ve que durante el primer trimestre del de este año el PIB tendería a disminuido 0,9%. Para el segundo trimestre de 2023, la contracción sería mayor ubicándose en 1,8%. La variación del PIB pronosticada para el tercer trimestre de 2023 es de 0,3% trimestral, que recién en esta encuesta comienza a mediarse.


En tanto, para el año 2024 se espera un crecimiento económico anual de 0,7 y para 2025, proyectan una variación de 3,0% del PIB real.


Más déficit para 2023


En la encuesta se estima que el resultado fiscal primario para 2023 sería deficitario en $ 3.800 miles de millones ($ 602 mil millones más déficit que en la consulta anterior). El pronóstico relevado para 2024 indica una previsión de déficit primario nominal de $3.100 miles de millones.


¿Y qué se espera para el comercio exterior?


Según los analistas que intervinieron, durante marzo las exportaciones de bienes habrían ascendido a US$ 5.779 millones, mientras que los valores anuales previstos para 2023 se ubicarían en US$ 74.391millones y en US$ 82.201 millones para 2024. Mientras que en el caso de las importaciones de bienes en marzo, está habrían ascendido a US$ 5.944 millones. Para todo 2023 el total de las compras por bienes al exterior llegarían a US$ 71.195 millones para 2023 y a US$ 76.000 millones para 2024.


La inflación en el futuro


Nuevamente, hubo correcciones al alza ya que para el mes de diciembre de 2023, quienes participan del REM proyectaron que la inflación general en torno al 110% interanual, unos 10,2 puntos porcentuales más altos que lo estimado anteriormente. Con relación a 2024 y 2025, vemos que se estima un inflación del 90% y de un 54,6% respectivamente. En ambos casos, hay ajustes positivos.


En relación con la inflación para los próximo 12 mes, la estimación llego al 113,3%. Y para los próximos 24 aumento hasta 78%, tomando de horizonte marzo 2023 y marzo 2024.


Nuevamente, según el INDEC quienes realizaron el mejor pronóstico de esta variable para el corto plazo proyectan que la inflación nivel general para 2023 se ubicaría en 109,1%..


Lo pronosticado para la inflación núcleo a diciembre de este año subió en 12,3 punto porcentuales respecto de la encuesta anterior, hasta 109,8%. Además, se prevé que el componente núcleo del IPC aumente 94,2% a diciembre de y 51,9% a fines de 2025 siempre en términos interanuales.


En base a estos datos, vemos como el piso de la inflación para lo que queda de 2023 se acomoda en el 6%. ¿Esto significa que un mes no puede ser menor la inflación a este valor? Si, puede darse que un mes se acerque al 5% mientras que otro se acerque quizás al 8%. Todo dependerá de una serie de variables y factores que interactúan todos los meses en nuestra economía. No hay que olvidar que se trata de proyecciones y no de datos ya relevados.


El resto de los datos relevados nos muestran que el sector privado prevé una fuerte contracción de la economía, en un escenario de alta inflación y con el tipo de cambio intervenido, quedando por debajo de las expectativas de actualización de precios. Estamos en un escenario de estanflación, camino a quizás a una recesión con alta inflación. Lamentablemente, este tipo de escenarios que promueve la desinversión y la dolarización de carteras.


¿Cómo optar por la dolarización si el dólar oficial se mueve por debajo de la inflación? Porque la mayoría de los inversores ven que con el nivel de reservas actuales, deuda y tasas de intereses insostenible mantener las variables en el largo plazo, por lo cual, consideran que hoy la decisión es abandonar el peso – donde el gobierno no deja de intervenir -, y tomar posiciones en dólares a la espera de que la situación sea normalizada.


Esperaremos el número oficial del INDEC, teniendo siempre presente que la inflación es un fenómeno muy especial, porque se retroalimenta no solo de la emisión sino también de las expectativas. Si el número de marzo es alto, quizás el de abril no sea tan bajo como espera el gobierno por las mismas expectativas que se generan entre los productores y los consumidores. Siempre se dice que por la ley de gravedad todo lo que sube siempre tiene que bajar. En Argentina esa regla, por lo menos para el dólar y la inflación, pareciera no aplicar.


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page