top of page

¿Qué pasa con la tasa?

Ayer el Banco Central volvió a bajar la tasa, y es la tercera vez en menos de un mes que toma esta decisión. Inclusive se espera que antes de fin de mes podría haber una nueva reducción. ¿Qué está pasando?

Viernes 3 de mayo de 2024, Mg. Yanina S. Lojo

Ayer al mediodía el BCRA informó que reducía la tasa de política monetaria por tercera vez en menos de un mes. De esta manera la tasa de los pases pasivos a un día pasa del 60% al 50%, siempre en términos nominales anuales.


Según indicaron desde la autoridad monetaria la decisión se tomó “en consideración del contexto financiero y de liquidez y se fundamenta en el rápido ajuste de expectativas de inflación, en el afianzamiento del ancla fiscal, y en el impacto monetario contractivo derivado de la estacionalidad en los pagos externos del Tesoro del trimestre en curso.”


La decisión se conoce un día después de las declaraciones del presidente Javier Milei relacionadas con la salida del cepo y la necesidad de continuar con el saneamiento del balance del BCRA. “Imagino que con las bajas de inflación que se están viendo el BCRA va a volver a bajar la tasa de interés. Esto va a permitir salir de las posiciones del BCRA e irse al Tesoro, con lo cual seguimos limpiando su balance”. Había comentado Milei en una entrevista radial el 1º de mayo.


La baja de la inflación y las tasas


Con el cierre del mes de abril muchos consultores privados comenzaron a adelantar sus números para la inflación y confirmaron que las expectativas del gobierno podrían cumplirse. Algunos de los informes que comenzaron a circular anticipan que el IPC podría estar entre el 9% y el 5%. Este último dato, corresponde a publicaciones realizadas por el economista Alberto Cavallo, quien además señaló que la inflación anual se mueve en el orden del 78%. Por otro lado, la consultora C&T proyectó que la inflación se ubicaría en 8,7%. En el caso de la fundación Libertad y Progreso estima un 8,4% en abril, mientras que EcoGo cree que ajuste de precios se movió un 7%. Más allá de eso, hay estimaciones que hablan de inflación núcleo cercana al 5%.


El INDEC dará a conocer el dato el 14 de mayo, y previamente se conocerá el Relevamiento de Expectativas de Mercado que realiza el Banco Central donde se concentraran las estimaciones del sector privado.


Pero el BCRA parece haberse adelantado a estas proyecciones y decidió ajustar nuevamente las tasas a la baja, alineándose con la reducción de la inflación. De esta manera, busca no sólo licuar el déficit fiscal sino también que los pesos que se fueron a pases se dirijan a bonos del Tesoro. Pero más allá de eso, trata de redirigir los excedentes de pesos que pueda aun haber en la economía desde el sector financiero a la economía real y la reactivación del crédito.


Más allá de que los números de la inflación parecen ilusionar, no hay que olvidarse que se han postergado aumentos, dado marcha atrás con ajustes y todo eso impacta en el número final que informa el INDEC. Uno de los riesgos, que han advertido ya varios economistas, es que una vez que se llegue a un dígito – con los incrementos pendientes de aplicar -, la inflación se amesete. ¿Qué significa esto? Que durante varios meses observemos que el dato que publique el INDEC se mantenga en el mismo nivel u oscile en un valor. Una inflación del 7/8% sigue es un valor muy alto aún, y a la larga podría traer otros problemas.


Pesos a la economía real


Ante la caída en la actividad, como consecuencia de una fuerte contracción de la demanda, Economía parece haber tomado nota de la necesidad de empezar a redirigir los escasos pesos que hay a la economía real.


Con la nueva tasa informada por el BCRA, los rendimientos de los plazos fijos se ubicarían entre el 40% y el 45%, dejando el rendimiento mensual en valores muy bajo – por debajo de la inflación mensual -, y también afectará el resto de los instrumentos financieros a los cuales muchos inversores recurrían como los Fondos de Inversión. Mientras tanto el mercado cambiario esta muy planchado, con la brecha en niveles mínimos haciendo que la baja de la tasa de interés no se traduzca en un salto cambiario. ¿Puede verse algún movimiento? Si, pero por ejemplo en este momento en el mercado financiero están ingresando los dólares que liquidan los exportadores por el tipo de cambio especial. Lo cual hace que la oferta, supere a la demanda y no haya riesgo de un gran salto.


Otro de los efectos que se busca lograr es que el costo de financiamiento disminuya y vuelva el crédito a la economía. Sin crédito no hay inversión, y sin inversión no hay reactivación y menos crecimiento. Ambas cosas son más que necesarias en este momento para salir de la crisis. Poco a poco y tímidamente empiezan a aparecer líneas de crédito para distintos fines con el objeto de buscar generar en sectores que traccionan fuerte en la economía como, por ejemplo, la construcción.


El gobierno parece haber acusado de que la presión sobre la clase media era ya mucha, y por ello ha decidido tomar algunas medidas como retrotraer los aumentos de las prepagas, postergar los ajustes de las tarifas. Tarde o temprano las medidas llegarán.


El 14 de mayo se conocerá el dato del IPC, y probablemente el número sorprenda, pero es pronto para festejar. La lucha contra la inflación es muy dura y larga, y recién comienza.

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page