top of page

Nueva licitación de deuda

Ayer Hacienda se enfrentó a un nuevo vencimiento de deuda en pesos, y logró refinanciar los vencimientos hasta después de las elecciones, inclusive colocó títulos a 2025, por un monto total $873.173 millones. ¿Cuál fue el menú ofrecido? ¿Qué prefirieron los inversores?

Jueves 29 de junio de 2023, Mg. Yanina S. Lojo

Hacienda celebró nuevamente que logró renovar todos los vencimientos que operaban ayer y obtener un financiamiento extra. De esta manera, la última prueba del mes de junio se superó y se logró postergar la deuda. Lo importante es analizar las condiciones de este importante roll over.


En lo que va de junio se obtuvo un financiamiento neto adicional de $575.610 millones mediante las dos licitaciones llevadas adelante, logrando un roll over mensual del 149%. Para 2023, este valor asciende a $1.8 billones y la tasa de refinanciamiento baja al 136%.


¿Cuánto vencía y cuánto finalmente se obtuvo?


El monto total que vencía era $740.082 millones y según explicaron desde la Secretaría de Finanzas el valor objetivo obtenido fue de $ 873.173 millones. De esta manera, el financiamiento extra fue por unos $133.090 millones.


Debido a que, en la anterior licitación de deuda del mes, el financiamiento neto obtenido había sido $443.000 millones por lo cual, había confianza desde el gobierno que renovarían todos los vencimientos. Y además se esperaba una alta participación del sector público.


Según explicó desde la Secretaría de Finanzas se recibieron ofertas de 1.142 por un valor nominal de $ 1.109.293 millones. Esto representa un valor efectivo de $873.173 millones.


¿Cuáles eran las expectativas?


Recordemos que con el canje realizado a principio de mes se pudo postergar vencimientos por unos $7.4 billones. Inicialmente, se buscaba obtener unos $160.000 millones en instrumentos de moneda local y unos USD 200 millones en aquellos que se ajustan por tipos de cambio.


¿Quiénes eran los tenedores de deuda?


Se estimaba que el 66% de la deuda se encontraba en manos privadas – después del último canje -, y cada vez que nos acercamos a las elecciones se complejizan las posibilidades pensando en la tendencia natural a que los inversores dolaricen sus carteras.


La deuda estaba en manos de bancos, aseguradoras, Fondos Comunes de Inversión y, en menor proporción, empresas e inversores minoristas. Con esta composición, se podía esperar una alta tasa de renovación.


¿Cuál fue el menú?


En esta oportunidad, se presentaron siete instrumentos. De los cuales, lo que preocupa es que todos están indexados ya sea por inflación o tipo de cambio. Lo más importante es que Economía logró posdatar los vencimientos para después de las PASO. ¿Qué se ofreció?

  • LELITE (Letras de Liquidez del Tesoro a descuento) con vencimiento del 18 junio de 2023, sólo para los Fondos Comunes de Inversión.

  • DOS (2) Letras del Tesoro ajustadas por CER – indexadas por inflación -, cuyos vencimientos operan el 18/10/2023 (X18O3) y el 23/11/23 (X23N3).

  • DOS (2) Bonos del Tesoro Dólar Linked – atados a la evolución del tipo de cambio -, con vencimiento 30/04/2024 (TV24) y el 30/09/2024

  • DOS (2) Bonos del Tesoro ajustados por CER (BONCER) cuyos vencimientos operan el 14/04/2024 (T3X4) y 14/02/2025 (T2X5).

¿Cómo se distribuyeron los inversores?


El 43% de lo tenedores optaron por instrumentos con vencimiento en 2023, del cual el 80% se ubican en el cuarto trimestre. El 57% restante se distribuyeron entre 2024 y 2025.


El 51% de lo adjudicado fue a los instrumentos ajustados por inflación, un 40% se destinó a las opciones atadas a la variación del tipo de cambio y solo el 9% a tasa fija.


¿Cuándo será la próxima licitación?


El nuevo desafío de Economía será el 14 de julio cuando ya se conozca la decisión del Fondo Monetario Internacional sobre nuestro país. Cada vez más cerca de las elecciones el escenario se vuelve más desafiante. Durante el mes de julio, operan vencimientos por unos $1.1 billones que están en un 99% en manos privadas.


Obtener financiamiento extra en este momento es vital, teniendo en cuenta la situación fiscal del país. Caso contrario la única alternativa para poder financiar el déficit es la emisión monetaria, lo cual aleja al país de las metas pautadas con el FMI.


Muchos se preguntarán si el mercado realmente esta confiando en la gestión, y la respuesta la podemos ver en la oferta que hizo Economía: 91% de los activos están indexados. No se trata de confianza sino de búsqueda de cobertura.


El ministro de Economía el martes a la noche había anunciado que durante la jornada del miércoles habría novedades con respecto al acuerdo, sin embargo, eso no sucedió. Claramente el acuerdo esta requiriendo más esfuerzo de negociación de lo que el equipo económico esperaba. La confianza estaba puesta en que el FMI no dejaría que Argentina entre en crisis, al mismo tiempo desde el gobierno apostaban a que la designación del ministro de Economía como candidato facilitará las conversaciones. La realidad es que el viernes nuestro país tienen que llevar adelante un pago, y no posee los fondos para hacerlo, con unas reservas brutas que no dejan de ceder y con reservas netas internacionales negativas.


Durante toda la jornada circuló el rumor que dada la escasez de dólares que sufre el Banco Central podría, por Decreto de Necesidad y Urgencia, informarse que el Tesoro colocaría una nueva Letra en dólares para cubrir el pago de unos USD 2.700 millones que debe hacerse este viernes. ¿Es una solución? No, no lo es. El reloj no deja de correr, y lo último que necesita el país es entrar en default, por ello pareciera que la decisión del gobierno es pagar como sea sus obligaciones y esperar que el gesto de buena voluntad ablande las posiciones. Veremos si hoy hay novedades.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page