top of page

Nos fuimos para el lado de los tomates

Ayer el INDEC dio a conocer el número de inflación de enero 2023, y si bien, no fue tan alto como el de la Ciudad, lejos quedo el objetivo de una inflación mensual para abril del 3%. La economía tomó otro rumbo.

Miércoles 15 de febrero de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


El Instituto Nacional de Estadísticas y Censo informó la inflación del mes de enero 2023, la misma fue de un 6%. El número no sorprendió, después de lo informado la semana pasada por la Ciudad de Buenos Aires y los aumentos que golpearon el bolsillo desde comienzo del año. El informe trajo algunas sorpresas, pero la realidad es que el número no fue novedad. ¿Qué nos dice la información divulgada? ¿El Banco Central subirá las tasas? ¿Qué va a pasar en febrero?


Los datos de enero


Con el número informado ayer por el INDEC deja la variación interanual en el 98,8%, y es la más alta informada para el mes de enero desde 1989 que fue del 8,9%. En ese momento, debido a la alta inflación se había aplicado un duro congelamiento de precios y salarios, que sólo logró durante tres meses reducir la inflación, pero para diciembre de 1988 comenzó nuevamente el camino ascendente que se consolidó en enero y febrero de 1989.

Fuente: INDEC


El rubro con mayor incremento mensual fue Recreación y Cultura (9,0%). Dentro de los que aumentaron por encima del promedio encontramos: Vivienda, Agua, Electricidad, Gas y Otros Combustibles (8,0%) junto con Comunicación (8%); Bebidas Alcohólicas y Tabaco (7,3%); Bienes y Servicios varios (6,8%) junto con Alimentos y Bebidas no Alcohólicas (6,8%) y Restaurantes y Hoteles (6,2%).


En el caso de Recreación y Cultura, los aumentos responderían a cuestiones estacionales y al aumento en el servicio de televisión por cable – según dejó saber la entidad -, mientras que Vivienda, Agua, Electricidad, Gas y Otros Combustibles se explica por el alza de las tarifas públicas. Los incrementos en los servicios de internet y telefonía explican el número de Comunicación. Las menores variaciones se dieron en Prendas de vestir y calzado (2,3%) y Educación (1,1%).

Uno de los valores más relevante es el de la inflación núcleo que se ubicó en el 5,4%. Debido a que nos marca la pauta sobre la conducta de aquellos precios que no están regulados, no se encuentran afectados por cuestiones estacionales y que probablemente no modifique su camino en el corto plazo. En otras palabras, la inercia de aquellos valores que no están regulados nos marcaría un piso del 5%.

Fuente: INDEC

Con este valor, enero 2023 paso a ser el sexto mes con mayor inflación de los últimos doce meses junto con abril de 2022.



De los 12 rubros que mide el índice 5 muestran una variación interanual por encima del 100%: Prendas de vestir y calzado (120,60%); Restaurantes y Hoteles (109,9%); Bebidas Alcohólicas y Tabaco (103,3%); Bienes y servicios varios (102,6%) y Equipamiento y mantenimiento del hogar (101,2%). Es importante señalar que el rubro Alimentos y Bebidas no Alcohólicas se ubicó en el límite (98,4%) siendo donde mayor presión se ejerce a través de los programas de acuerdo de precios.


¿El Banco Central subirá las tasas después de este dato?


Por el momento, no modificaría su política de tasas luego del número de inflación informado ayer. Igualmente habría que esperar la reunión del directorio de esta semana.


Las autoridades monetarias consideran que, luego del número informado por la Ciudad la semana pasada, el mercado descontó el valor alto de inflación a nivel nacional. ¿Cómo? La deuda pública que ajusta por CER subió un 1,5% la semana pasada. ¿Por qué no subirla? Porque consideran que la tasa de política monetaria (6,2%) está por encima del número informado por el organismo de Marcos Lavagna. Aunque también remarcan que si el valor fuese superior, consideran que el mal dato de un mes no debería alterar la política que hoy el BCRA mantiene.


Por otro lado, la suba de tasas perjudica directamente al gobierno generando un incremento del déficit cuasi fiscal, como consecuencia del alto nivel de la deuda remunerada.


¿Qué esperar para lo que se viene?


El gobierno insiste en que el programa de Precios Justos da resultados pero que el problema está dado en que los productos alcanzados no llegan a todos los canales de la cadena de comercialización, como comercios de cercanía y supermercados chinos. Además de que muchos de los productos de la canasta de alimentos son frescos (como las frutas y las verduras) lo cual hace muy difícil por las características propias de su comercialización que puedan llegarse a acuerdos.


La historia muestra lo contrario: nunca se pudo controlar la inflación con acuerdos de precios. Y digitar el momento de los aumentos – como, por ejemplo, negociar con las empresas de combustible que el incrementó no se haga la primera semana sino durante la segunda quincena del mes -, tampoco logra el efecto deseado.


La semana pasada cuando hablamos del número informado por la Ciudad de Buenos Aires habíamos analizado el dato del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) publicado por la autoridad monetaria, donde los principales analistas privados informaban que en promedio la inflación de enero estaría en el orden del 5,6% (Ver ¿Qué nos dice el índice de inflación de la Ciudad de Buenos Aires?”). Probablemente, en la consulta de este mes se hagan correcciones con respecto a las expectativas para los próximos meses.


La pregunta que muchos empiezan a hacerse es: ¿el piso será 6% y no el 5%? Hay quienes creen que el número derrumba las expectativas de llegar al 3% y por lo tanto el impacto será aún mayor a lo esperado. Pero si nos ponemos a mirar a nuestro alrededor con la cantidad de aumentos que hubo entre enero y febrero, más la suba de los diferentes dólares que coexisten en nuestro país, es difícil pensar que muchos pudieran creer que ese porcentaje se lograría de acá a abril. ¿Podemos encontrar un mes de un 4%? Podríamos cruzarnos con un mes que caiga por debajo del 5%, la inflación es un fenómeno bastante especial donde son muchos los factores que impactan y que terminan determinando el número final.


Si podemos esperar que de cara a agosto el gobierno intente continuar con sus políticas de control de precios, de ponerle techo a las paritarias y ver cómo hacer para contener el número que una vez al mes informa Marcos Lavagna. Es difícil imaginar que febrero termine muy lejos del valor de enero, en parte por el aumento fuerte de la carne que en enero comenzó a sentirse pero que golpeó de lleno durante el mes en curso. Pero también el gran interrogante es el poder de fuego que tiene el Ministerio de Economía para continuar con las políticas de control, ya que en muchos casos la moneda de cambio son los dólares para las importaciones, esos que no sobran, más si miramos el saldo negativo acumulado para febrero hasta ayer del BCRA que ronda los USD 517 millones, y si tenemos en cuenta que la actividad industrial en diciembre ya comenzó a mostrar signos de desaceleración.


Mientras que no se logre controlar el gasto y, por lo tanto, la emisión monetaria la inercia que mantienen los precios se mantendrá y la inflación no cederá. Dentro de los alimentos, el primer lugar en el podio se lo llevó el tomate con una variación mensual del 64%. Claramente la economía se fue para el lado de los tomates.


33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page