top of page

Los derechos de exportación. Vuelve la discusión sobre el tema

Actualizado: 7 mar

En diciembre se había abierto una fuerte polémica cuando se anunció que se subirían las retenciones a las exportaciones. El tema que estaba en la Ley Ómnibus había quedado en stand by. Ahora con la posibilidad de que la Ley sea nuevamente presentada ¿Se van o se quedan?

Miércoles 6 de marzo de 2024, Mg. Yanina S. Lojo


Mucho se ha hablado en los últimos meses de las retenciones. En particular, cuando se anunció en diciembre que se elevarían en general los derechos al 15%. Esto encendió las alarmas de muchas economías regionales cuyas alícuotas se habían reducido al 0%.


Sin embargo, después de una negociación con diversos sectores se acordó que un listado de productos de economías regionales mantendrá los esquemas que le permitía exportar con alícuota cero de derechos de exportación. Sin embargo, los productos industriales tendrían que pagar un 15% y ciertos derivados de la soja se irían al 33%. Pero ¿Qué paso?


Los derechos de exportación y la Ley Ómnibus


El anuncio realizado por el ministro de Economía fue traducido en la Ley Ómnibus dentro del Capítulo Fiscal que fue retirado para que se logrará la media sanción en lo general en la Cámara de Diputados. Finalmente, el proyecto fue retirado por el oficialismo.


La cuestión de las retenciones era ampliamente resistida por las provincias y por ello, es que el gobierno decidió mantener en 0% el arancel de las economías regionales. Pero aún así, el resto de las cuestiones trabaron el avance de la Ley y el proyecto había quedado trunco.


Las retenciones vs la industrialización de las exportaciones


Ahora que se confirma que se presentaría nuevamente la Ley en el Congreso, la cuestión vuelve al ruedo. ¿Qué sucederá? La modificación de las alícuotas de los derechos de exportación es un tema muy resistido. Principalmente por todo el complejo agroexportador, pero también por el industrial.


Una de las cuestiones más discutidas es: ¿cómo puede ser posible que un producto sin ningún tipo de tratamiento pague arancel cero mientras que si se le hace un proceso productivo y se convierte en un alimento elaborado deba pagar retenciones? Cuanto mayor valor agregado, más competitivo se vuelve el producto, más ingresos de dólares implica para el país. Pero entonces ¿eso significa que los productos sin proceso productivo deberían pagar aranceles? No, en un país como el nuestro ningún producto debería pagar derechos de exportación. No deberían existir las retenciones.


Por ejemplo, en el caso de los productos industriales, que hoy pagan entre un 0 y un 4% si las alícuotas se llevan al 15% el impacto sería más que significativo si se lo analiza como un todo pensando en el proceso productivo y en el fuerte impacto que ha habido en los costos.


Durante todo 2023 las exportaciones de producto primarios representaron unos USD 14.430 millones, mientras que las manufacturas de origen agropecuario fueron de USD 23.825 millones y de origen industrial USD 20.655 millones.

Claramente, del cuadro anterior se desprende que el volumen exportado de los productos industriales es más que significativo – más en años donde el factor climático juega en contra -, y por ende al estar gravadas las operaciones, constituyen una importante fuente de ingresos.


La eliminación de las retenciones, una de las claves para que crezcan las exportaciones


En un contexto donde se busca reducir los gastos, si se eliminaran las retenciones, el ajuste debería ser aún mayor. Por lo cual, cuesta imaginarse que, aunque haya voluntad en el corto plazo se implemente una quita. Sin embargo, ¿es necesario subir la alícuota? Por el contrario, modificarlas traería aparejada una caída en las ventas al exterior. La situación actual de la economía ha producido un salto significativo en los costos productivos y aún con el ajuste del tipo de cambio, la competitividad de los productos industrializados no ha mejorado mucho. Entonces, subir los derechos de exportación podría implicar que muchas empresas no puedan sostener mercados que con mucho esfuerzo han conquistado.


Si bien, en el contexto actual, se entiende que el Estado necesita incrementar los ingresos y quizás no tocar el esquema puede reportar en una mejora de la recaudación. Si realmente el tipo de cambio se mantiene competitivo y los costos locales se estabilizan, más empresas podrán salir al mundo con sus productos, entonces los ingresos crecerán por un mayor volumen exportado. Además, esto reportará en un incremento de las divisas que llegan a las arcas del BCRA.


Muchos países vecinos no aplican derechos de exportación y eso se ha traducido una explosión productiva, que hoy deja a la Argentina desplazada a nivel internacional. La eliminación de las retenciones es clave para que los productos argentinos puedan posicionarse en el mundo, más cuando han perdido tanta competitividad por los problemas macroeconómicos. Hay que potenciar las exportaciones dado que estas reportan en una mayor industrialización de la economía, una mejora de los procesos y una mejora en la estructura de costos que también impacta en los precios locales.


Si el objetivo es la apertura del comercio internacional para que Argentina recupere una posición relevante en el mundo, los derechos de exportación no deben existir. Puede que se opte por el camino de la eliminación progresiva, pero la única opción es que en algún momento se deje de aplicar. Demasiados impuestos, tributos y derechos nos quitan competitividad. El camino es la reducción de la presión tributaria en todas sus formas. Esperemos que, si se presenta la Ley Ómnibus nuevamente, el tema de las retenciones no sea incluido o si se hace, sea con una propuesta superadora de la situación actual.

 

87 visualizaciones0 comentarios

留言


bottom of page