top of page

La deuda que supimos conseguir

Actualizado: 29 mar

Mucho se ha hablado en el último tiempo de la deuda por importaciones, la deuda que posee el Estado por gastar más de lo que posee. Pero la deuda más cruda y dura que poseemos los argentinos es social: 41,7% de los habitantes son pobres.

Jueves 28 de marzo de 2024, Mg. Yanina S. Lojo


Ayer el INDEC publicó su informe semestral sobre la Incidencia de la Pobreza y de la Indigencia, a través de su Encuesta Permanente de Hogares, y los números ponen la piel de gallina. El 31,8% de los hogares son pobres, y en ellos reside el 41,7% de los ciudadanos, mientras que el 11,9% viven en la indigencia.


Los datos recabados


En el informe presentado por el organismo que conduce Marcos Lavagna toma como base 10 millones hogares que conforman la base para la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) donde habitan unos 29,5 millones de personas.


Los datos muestran que el 31,8% de estos se encuentran en situación de pobreza, lo cual representa que el 41,7% de la población no logra satisfacer sus necesidades básicas.


Por otro lado, el 8,7% de los hogares se encuentra en situación de indigencia lo cual representa en total 11,9% de la población. De esta manera, pobres no indigentes serían un 29,8% de personas.


¿Cómo ha evolucionado la situación?


Si se comparan los datos con el primer semestre de 2023, aumentaron tanto la pobreza como la indigencia. No solo cuando se miden los datos a nivel hogares sino también a nivel persona.

Esta tendencia en donde la pobreza y la indigencia se incrementan semestre a semestre se ha mantenido desde el segundo tramo de 2021. Y ha demostrado que las medidas asistencialistas tomadas no han logrado solucionar el problema. Quizás lo contuvieron un tiempo, pero no han logrado evitar lo inevitable. Que en la Argentina cada vez haya más pobres e indigentes.


¿Cómo evolucionaron los ingresos y el costo de vida?


Según los datos brindados por el INDEC, mientras que los ingresos por hogar aumentaron un 69%. La Canasta Básica Total mostró un incremento del 81,6% y la Canasta Básica Alimentaria un 75,8%.

De esta manera, queda claro que los ingresos han evolucionado a una tasa inferior que el costo de vida. Esto hace que haya cada vez más personas que trabajan y que ganan más pero que no pueden cubrir sus necesidades básicas.


De esta manera, el ingreso promedio en los hogares pobres según el INDEC fue de $211.184 y el costo de la Canasta Básica de $347.082, siempre analizando la misma muestra.


Nuevamente, los niños el grupo más golpeado


Cuando se analiza la pobreza y la indigencia, haciendo un desglose por grupo etario los números suben considerablemente. En el caso de los niños entre 0 y 14 años la pobreza llega al 58,4% y la indigencia 18,9%.

La situación se vuelve desesperante si lo analizamos en términos de lo que significa: el 60% de los niños, en el rango más vulnerable, no cubre sus necesidades básicas y casi un 20% sus necesidades alimentarias. Esos niños son los ciudadanos del futuro y hoy no están recibiendo los nutrientes ni las herramientas necesarias para desarrollarse. Están condicionando su futuro, las posibilidades de crecer. Muchos no tendrán ninguna oportunidad de movilidad social, algo que siempre distinguió a la Argentina. Aunque tengamos educación pública, si una persona no está adecuadamente alimentada difícilmente puede incorporar conocimientos. ¿Quién puede aprender matemáticas si la panza le hace ruido porque no comió? ¿Cuántos niños ni siquiera asisten al colegio porque deben realizar changas junto a sus padres para tratar de ayudar en el hogar?


La deuda que nos supimos conseguir


El problema de la pobreza no es nuevo en la Argentina. Se ha ido incrementado en los últimos años y las únicas medidas que se han tomado han estado vinculadas con el asistencialismo en lugar de la promover la generación de trabajo genuino.


El sector privado es quien puede construir fuentes de trabajo y para ello necesita estabilidad económica y reglas claras. En todo lo económico, pero también en lo laboral. Esto no significa bajo ningún punto de vista vulnerar derechos, pero la evidencia ha demostrado que en el último tiempo ha crecido el trabajo informal y por tanto, la precariedad de los trabajadores.


La inflación ha destruido el poder de compra de la población. Durante todo 2023 se inyectó una enorme cantidad de dinero a la economía a fin de sostener artificialmente la demanda y el resultado fue que la población fue más pobre que el año anterior. ¿Por qué? Porque la inflación no dejó de crecer. Porque la continua intervención del Estado en las cuestiones económicas que debe regular el mercado introdujo una enorme cantidad de distorsiones que hoy se pagan con una enorme cantidad de pobreza.


Habrá quienes argumenten que si no hubiera sido por el asistencialismo la situación sería aún más crítica. Pero para los millones de argentinos que hoy no tienen para llevar un plato de comida a su casa todo se vuelve irrelevante y la desesperación es mayor.


La realidad terrible que millones de niños y adultos atraviesan en nuestro país deberían llevarnos a reflexionar como sociedad. No importa en qué vereda estemos parados, cuál sea nuestra situación actual, pasada o futura. La crisis que atraviesa nuestro país es resultado de malas decisiones que se tomaron a lo largo del tiempo, y por diferentes administraciones. Algunas medidas fueron peores que otras y acentuaron la situación actual. Pero nadie ha sido capaz de trabajar de manera tal de marcar una hoja de ruta que tenga luz al final del camino.


Es probable que estos indicadores sean aún más duros para el primer semestre de 2024, dado el salto en el tipo de cambio de diciembre, la inflación de dos dígitos y la marcada recesión. Si las medidas tomadas logran encaminar la situación entonces quizás en 2025 – aventurar datos del segundo semestre es muy arriesgado -, debería empezar a mostrar que la situación mejora. Aún así hay un daño hecho que ya no se podrá reparar. Estamos todos atravesados por esta situación algunos en una mejor posición que otros, pero nadie puede estar bien si el de al lado está mal. Como siempre, la única salida es unidos, trabajando por construir un futuro mejor.

70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page