top of page

La arena no deja de caer y el tiempo se agota

El tiempo se agota para la escasas reservas del Banco Central pero también para las miles de empresas que necesitan urgentemente importar para poder continuar funcionado. Cómo en los antiguos relojes una vez que la arena comienza a caer no se detiene, y lo único que hace es señalar el inevitable destino: el tiempo llega a su fin.

 

Jueves 20 de julio de 2023, Mg. Yanina S. Lojo

 

Mientras las versiones sobre la distintas posibles soluciones con el Fondo inundan el mercado, las reservas del Banco Central no dejan de ceder, y aunque los importadores recurren al SWAP con China, los problemas se multiplican. Las trabas que no se ven cada vez son más y las dificultades hacen prever que si el acuerdo no hace llegar dólares frescos el comercio exterior se verá seriamente afectado, así como la producción nacional. Ayer fueron un grupo de Cámaras las que alertaron sobre la falta de insumos para tratamientos médicos. Como el reloj de arena, una vez que caiga el último gramo el tiempo se habrá agotado y la situación se

Las reservas que no dejan de ceder

 

El BCRA ayer informó que las reservas brutas se ubicaron en los USD 25.498 millones, mientras que las reservas netas internacionales se encontrarían en los USD 7 mil millones negativos acercándose a los USD 8 mil millones negativos,

 

El stock de reservas brutas es el más bajo en los últimos siete años, cuando el 28 de enero de 2016. Tengamos en cuenta que aunque el Banco Central, por ejemplo, el lunes informó haber cerrado en posición compradora se vio perjudicado por la fluctuación negativa en el valor del dólar y de los yuanes.

 

Al mismo tiempo, y ante la escalada del valor del tipo de cambio libre, en la plaza se detectaron fuertes intervenciones para evitar que el valor del MEP y del CCL acompañará el alza. Según estimaciones realizadas por la consultora 1816, en lo que va de 2023 “por MULC y CCL el BCRA intervino vendiendo USD 4.350 millones en el primer semestre".  "Suponiendo ventas por USD6.700 millones de aquí al 10 de diciembre, dado que el segundo semestre es el peor del año en términos de intervenciones, las reservas netas se irían a -USD 14.000 millones a de año, sin contar el flujo neto del FMI, que dependerá de la negociación"

 

Mientras que desde Economía en un principio se esperaba lograr que el FMI aprobará un giro por más de USD 10.000 millones, hoy en el mejor de los escenarios podrían llegar algo de USD 8.000 millones aunque las perspectivas más realistas hablan de solo unos USD 4.000 millones si es que llegan. Porque mucho se habló esta semana que probablemente el Fondo postergue todo el acuerdo hasta después de las PASO.

 

Con el ritmo de ventas diarias que se observa el Banco Central podría llegar al 11 de agosto, último día hábil antes del fin de semana electoral, con reservas netas negativas cercanas a los USD 12 mil millones.

 

Tipos de cambio especiales que no alcanzan

A principios de abril el gobierno lanzó el dólar agro con una primera etapa donde participaba el sector sojero, que ya ha finalizado. Mientras que desde Economía esperaban captar para finales de agosto unos USD 9.000 millones por ahora solo se han liquidado desde su lanzamiento del dólar agro unos USD 5.600 millones, de los cuales USD 5.110 millones se consiguieron durante la primera etapa.

 

Crecimiento de la operatoria en moneda china

 

Con la ampliación del SWAP y su implantación en las operaciones de comercio exterior, muchas empresas se volcaron a esta moneda dado que los plazos de aprobación, incluso en algunos casos de pago, eran más cortos.

 

Por ejemplo, la consultora Ecolatina realizó un relevamiento y detectó que, son cinco los sectores que tienen mayor peso de importaciones chinas y que estarían aprovechando esta posibilidad. El primer puesto es el sector de la electrónica, cuyas empresas están radicadas -en su gran mayoría- en Tierra del Fuego. En segundo lugar, se encontraría el sector de químicos, seguido en tercer lugar por la industria automotriz, mientras que en el cuarto lugar estarían los agroquímicos y finalmente equipamiento eléctrico.

 

Desde Economía sostienen que entre abril y mayo se autorizaron operaciones en yuanes por un equivalente a USD 2.721 millones y que de las 3.852 empresas autorizadas para operar, el 77% serían PyMEs.

 

Los yuanes ya no son la solución

 

Ante tanta incertidumbre y dificultades para poder obtener las aprobaciones de las SIRA los importadores se volcaron a las operaciones en yuanes. Sin embargo, esto ya no es suficiente porque las trabas “no oficiales” se multiplican y los RMB empiezan a escasear, más si se deberán usar para pagar al Fondo.

 

En principio, cada vez son más las “fallas” reportadas en el sistema del CCUCE o Cuenta Corriente Única de Comercio Exterior. Aunque menores, requieren que muchas veces los importadores o las entidades financieras realicen presentaciones y de esa manera se demoran los pagos. Primero comenzaron los problemas con aquellas importaciones que eran para pagar INCOTERM que avanzaban en la cadena logística y que los gastos conexos superan el 15% del FOB. Ahora operaciones FCA o FOB marcan errores similares cuando la moneda no es dólar.

 

Los problemas con la Capacidad Económica Financiera se multiplican, porque muchas empresas se encuentran que de un mes para otro el valor fluctúa y no pueden presentar los pedidos de SIRA.

 

Muchas operaciones cambian a estado SALIDA sin que se les de un plazo inicial por lo que tienen que esperar que la información se cargue para poder usarla. Y demora a veces más de un mes.

 

La sensación es que se trata de medidas que intentan dilatar en el tiempo la salida de los pagos. Pero la realidad es que no se puede seguir trabajando así. No lo dicen los importadores solamente, lo dicen los exportadores, los productores, lo dice el FMI, pero más importante: lo dicen los números.

 

La Argentina puede ampliar la línea de crédito que tiene a través del SWAP con China de USD 5.000 millones a USD 10.000 millones. Y esa gestión ya se habría comenzado, el problema es que con este ritmo de ventas y teniendo que pagarle al Fondo, a principios de septiembre se habrían agotado los fondos.

 

Existe la posibilidad de ampliar la línea a unos USD 18.000 millones pero tampoco permitiría llegar a fin de año. Solo podríamos estirar la agonía dos meses más. Pero las reservas caerían a valores escalofriantes.

 

Y si los yuanes no alcanzan

 

Mientras que las Cámaras de los sectores vinculados a los insumos médicos elevan notas debido a la falta de insumos, la CERA, la CIRA, el CDA y otras instituciones buscan canales de comunicación para tratar de encontrar un camino, la situación se vuelve más preocupante. Lo dice el INDEC: la actividad económica en el primer semestre cayó un 5.5%.

Las trabas al pago de servicios, en particular los fletes de importación, están generando distorsiones y crisis en miles de empresas.

 

Hoy quienes se amparan en los yuanes obtienen aprobaciones más rápidas pero una promesa de pago futura que ya no es tan segura. Y la pregunta de qué sucederá si no alcanzan para todo empieza a conformarse como un nubarrón oscuro sobre la mente de los operadores. Recordemos: las SIRA pedidas en dólares pueden pasarse a Yuanes pero no a la inversa. Quizás la “aparente” solución de hoy, es un dolor de cabeza mañana.

 

El reloj está marcando el final del camino

 

Con una significativa caída en la actividad, el sector logístico al borde del colapso, la industria en crisis por falta de insumos, caída en las exportaciones y el acuerdo del fondo monetario que no se termina de definir, el informe presentado por el staff técnico de este organismo ayer fue un balde de agua fría que nos devolvió a la realidad y nos marcó claramente cuál es el camino que el FMI quisiera que se lleve adelante. Más allá de ser muy crítico con la situación actual de la Argentina, el organismo insta a que se tomen las medidas necesarias y que poco a poco se vaya a una unificación cambiaria, con el correspondiente ajuste y se libere el mercado de capitales. Dado que considera que las medidas tomas han introducido demasiadas distorsiones.

 

El informe agrega: “se requieren reformas estructurales para impulsar la capacidad exportadora de Argentina y fomentar la inversión extranjera directa.” Claramente con un cepo cambiario, un valor para el tipo de cambio que resta competitividad y falta de insumos, es imposible armar políticas exportadoras que sean sostenibles en el tiempo. No hablemos de la falta de previsibilidad. Los operadores de comercio exterior no pueden continuar en esta situación.

 

Mientras que desde la autoridad monetaria deciden contestarles a los técnicos del FMI por un informe elaborado donde se critica la policía macroeconómica muchas son las empresas - en particular PyMES -, dudan de su futuro si la situación no cambia o empeora. Cada vez son más los requisitos, las trabas, los inconvenientes. ¿Cómo seguir trabajando si el pago se complica, no hay financiamiento y para colmo las perspectivas de poder honrar las obligaciones se vuelven inexistentes? Hoy las empresas productoras no tienen insumos para poder continuar trabajando, ¿cómo sostener la actividad? ¿Cómo garantizar que los precios se sostengan? Si el riesgo de una devaluación aumentan, ¿cómo protegerse si la mayoría de las herramientas están pensadas para las grandes empresas y no para las PYMES?

 

Las empresas proveedoras de servicios están al borde de la catástrofe, las que elaboran bienes cada vez están más complicadas – y por ende, la capacidad que poseen para poder continuar exportando aquellas que ya lo hacen -, y las importadoras están desesperadas. La arena sigue cayendo y el tiempo cada vez es menor.

 

 

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page