top of page

Intercambio de información con Estados Unidos, ¿se viene un nuevo blanqueo?

Según confirmaron desde Hacienda, este lunes por la tarde el titular de la AFIP y el embajador Marc Stanley firmarán el acuerdo por el cual se establecerá un intercambio automático de información fiscal entre ambos países.

Lunes 5 de diciembre de 2022, Mg. Yanina S. Lojo


El ministerio de economía confirmó que se firmará está tarde un acuerdo de intercambio de automático de información fiscal entre ambos países, cuyo objetivo tiene principalmente detectar cuentas sin declarar de argentinos en el país del norte.

¿Qué espera economía?


Según dejó trascender el gobierno, el valor de los activos no declarados de argentinos en Estados Unidos alcanzarían la millonaria suma de unos USD 100.000 millones. En este monto se incluirían tanto divisas como bienes.


¿Por qué se celebran este tipo de acuerdos?


Los Estados Unidos en 2010 promulgó una ley sobre el Cumplimiento Fiscal relativa a las Cuentas en el Extranjero (FATCA). Debido a esta normativa, los bancos del mundo deben informar a la IRS – el equivalente a la AFIP en dicho país -, sobre la existencia de cuentas de norteamericanos. Si el gobierno de los Estados Unidos detectará que no le fue brindada esta información, podrá retener el 30% de todos los pagos que reciba la entidad financiera en sus sucursales en dicho país.


Ante esta situación, la mayoría de los países decidieron que lo mejor era celebrar acuerdos de reciprocidad. Hay tres tipos de acuerdos bilaterales (IGA) de este tipo: a requerimiento, de forma espontánea o de intercambio automático. En el año 2016 nuestro gobierno firmó un acuerdo, pero debido a cuestiones operativas nunca pudo ponerse en práctica.


¿Qué dicen los tributaristas?


Que más allá de la intención difícilmente se logre un impacto en el corto plazo. Aunque aún no se conocen los detalles, si el acuerdo que se firme mantiene el formato usualmente celebrado entre Estados Unidos con otros países, lo que se va a recibir no es un listado de personas físicas o jurídicas que posean cuentas, ni los saldos que estas posean. Lo que se va a dar a conocer es los datos de aquellas cuentas en donde los beneficios cobrados superen los USD 10.-


Otro detalle es que mientras el ministro de economía indicó que la información que se brindaría sería por el periodo de octubre al 31 de diciembre de 2021, no es costumbre de Estados Unidos dar información que no se corresponda a un año calendario. Por lo que es probable que recién en septiembre de 2023 se reciba información por 2022. Y para que esto se efectivice se deben cumplir ciertos estándares, caso contrario se suspende el envío como sucedió con el acuerdo celebrado con México.


¿Qué requisitos deben cumplirse antes de que el acuerdo se ponga operativo?


Más allá del intercambio de notas desde Cancillería para ratificar el acuerdo, en general la IRS exige que el organismo local, en nuestro caso la AFIP, pase una serie de pruebas de protección de la información y los datos, es decir se requiere que se cumpla con estándares de seguridad informática muy altos. Sin lo cual, el intercambio no puede llevarse adelante.


Por otro lado, antes de dar información la IRS en el marco del acuerdo vigente hasta ahora, exige al organismo extranjero solicitante demostrar que agotó todos los medios disponibles para obtener dicha información, también que brinde datos relacionados con la identificación del contribuyente, dónde está la cuenta y el motivo.


Entonces, ¿Qué es lo que hay detrás?


El presupuesto 2023 trae consigo un blanqueo cuyo principal objetivo está orientado al pago de las importaciones usando dólares no declarados. Si uno tiene en cuenta la estrategia de comunicación de Hacienda con respecto al mencionado acuerdo, lo primero que puede pensar es que se está buscando desinformar y generar miedo. ¿Para qué? En general, los blanqueos suelen ser un fracaso. La gente no confía en el Estado y prefiere no entrar en este tipo de medidas. Al comunicar que en breve la AFIP podrá disponer de información sobre cuentas no declaradas, el ministerio de economía quiere sentar las bases para que muchos contribuyentes asustados ingresen de manera masiva a la propuesta del gobierno que le generaría un doble beneficio: una mayor recaudación y un incremento en las reservas.


La realidad es que si el intercambio de información llega a materializarse se efectivizaría durante el próximo gobierno, dado que entraría en vigor recién en 2023 y los datos llegarían en septiembre de 2023. Para cuando la AFIP lo pueda procesar sería ya una nueva gestión. Por otro lado, dado que para llevar adelante un blanqueo se debe crear un impuesto especial Massa deberá presentar un proyecto de ley especial que debe ingresar en la Cámara de Diputados. Después de los hechos de la semana pasada se necesitaría un gran esfuerzo político del ex presidente de esta Cámara para lograr que la oposición acompañe un proyecto de este tipo.


No es la intención de este artículo defender a los evasores fiscales, pero tampoco es correcto informar de manera errónea a los contribuyentes menos con fines políticos. El gobierno necesita dólares para reforzar las reservas y, de hecho, existe un acuerdo de intercambio de información firmado con Estados Unidos vigente desde 2016. Hoy si el Estado quisiera ir tras aquellas personas que no ingresaron en el último blanqueo o que presume que no declararon toda la verdad, puede hacerlo. Puesto que ante un requerimiento particular el acuerdo anterior permite este tipo de solicitud particular. Dado que, por cuestiones operativas, nunca se utilizó ¿no sería mejor tratar de subsanar los problemas del actual y obtener información más rápido que celebrar uno nuevo y demorar la recepción de información? Hasta ahora el gobierno sólo hizo algún requerimiento especial durante la fiscalización del aporte extraordinario.


Tampoco nos vamos a poner a discutir acerca de cuánta responsabilidad tiene el Estado en el nivel de evasión fiscal como consecuencia de la alta presión tributaria, o si la reducción de ésta tendría realmente un impacto significativo en los niveles de evasión. Puesto que evasores hay en todos lados. Sí, lo que podemos decir es que, los blanqueos no sirven porque mandan el mensaje que es preferible evadir puesto que tarde o temprano el gobierno terminará beneficiándote. No hay que fomentar los blanqueos, hay que beneficiar al buen contribuyente. Al que todo el año pago lo que le correspondía, como correspondía. Un blanqueo, una moratoria, o cualquier medida de ese tipo envían el mensaje que es mejor no pagar y esperar, que a la larga te resulta económicamente más rentable. Algún día los gobiernos entenderán. Yo sigo creyendo que es mejor menos impuestos, que más. A la larga, la alta presión tributaria termina generando menos recaudación porque la gente no lo puede pagar, más en economías tan informales como la nuestra. Pero es una humilde opinión.

36 visualizaciones0 comentarios
bottom of page