top of page

El problema de las expectativas

Actualizado: 11 may 2023

Mientras esperamos que esta semana la Ciudad de Buenos Aires y el INDEC informen los valores del IPC del mes de abril, el viernes el Banco Central publicó el Relevamiento de Expectativas de Mercado, y los analistas privados consultados dieron muestras de lo que esperan para el resto de 2023.

 

Lunes 8 de mayo de 2023, Mg. Yanina S. Lojo

 

El viernes pasado el BCRA publicó como todos los meses el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) y los analistas privados brindaron su opinión sobre qué esperan para la principales variables económicas en lo que resta para 2023. El panorama no es bueno. También se conoció un nuevo informe de la Consultora 1816 y se encendieron aún más las alarmas.

 


La inflación de abril y el resto del año

 

Entre los 38 participantes que participaron del informe la inflación estimada para el mes de abril fue del 7,5%, y la variación interanual esperada para 2023 del 126,4%. Según señala el mismo informe del INDEC, esto muestra una corrección de 16,4 puntos porcentuales al alza con respecto a la encuesta anterior. En otras palabras, para los consultados, la inflación se está acelerando. Sin embargo, remarcaron que aquellos que mejor estimaron la variación de precios del mes de marzo calculan que en abril el valor de ésta rondaría el 7,2% mientras que la variación interanual en el 126,5%.

 


Cuando nos ponemos a recordar el último análisis, los participantes del REM habían pronosticado una inflación del 7% para marzo, que finalmente terminó en el 7,7%. Muy por encima de lo esperado.

 

En lo que respecta al próximo año, se corrigieron las previsiones y se informó que se espera una variación del índice de precios al consumidor entorno al 107,5%, esto es una corrección de 17,5 puntos porcentuales con respecto a la consulta de marzo.

 


El IPC núcleo y el problema de la inercia de los precios

 

Cuando hablamos de inflación siempre hacemos énfasis en la necesidad de enfocarnos en la inflación núcleo dado que es la que nos permite conocer la inercia con la que se mueven los precios, puesto que mide la realidad de aquellos que no están influenciados por cuestiones estacionales y que no verán modificada la tendencia en el corto plazo.



Para el mes de abril, se estima un IPC núcleo de 7,5%, esto representa una corrección 1,2 puntos porcentuales con respecto al último

Relevamiento. Como se desprende del cuadro anterior, mientras que en marzo el piso era estaba entorno al 6%, en este informe las consultoras lo llevaron al 7%. Este fenómeno que se observa en el índice en general no significa necesariamente que todos los meses vayan a terminar por encima del 7%. Podemos observar algún mes con un valor en el 6%. Pero lo que muestra es que las expectativas sobre una asceleración en el proceso inflacionario se consolidaron.


Para el resto del año informaron un valor en torno al 127%. Esto representa una modificación de 17,2% con respecto al REM realizado en marzo. Y para 2024 se supera que se ubique en el 106%, también unos 11,8 puntos porcentuales por encima de la estimación anterior.

 

¿Y el Producto Bruto Interno?

 

Cuando se conoció el número de la pobreza para el segundo semestre de 2022 mencionamos que se había producido algo poco común en la Argentina. Mientras que el PBI subió y el desempleo bajo, la pobreza subió. Entonces ¿Qué se espera para 2023? Según los analistas consultados, el PBI real se encontraría por debajo del 2022 en 3,1%. Esto se traduciría en una caída de 0,4 puntos porcentuales. Quienes han hecho las mejores estimaciones en el pasado, la caída solo sería de 0,2 puntos porcentuales con respecto a la anterior consulta. Mientras que para 2024 vuelven a pronosticar una contracción anual promedio del 0,2%

 

¿Qué va a pasar con el tipo de cambio?

 

Los analistas consultados esperan que el tipo de cambio nominal promedio para mayo de este año estaría entorno a los $232,30. Mientras que quienes han hecho las mejores estimaciones en el pasado proyectan que el mismo se encontraría entorno a los $231,24 mostrando una devaluación entorno al 6,78% mensual.

 

Los análisis que preocupan

 

Después de la crisis que se sufrió a finales de abril, y que pareciera haberse calmado durante los primeros días de mayo, los pronósticos no son buenos. Pero no sólo por la información que releva el Banco Central.

 

A finales de la semana pasada la Consultora 1816 publicó un nuevo informe semanal. Sus datos son más que preocupantes. En el mismo, confirman que luego del pago realizado al Fondo Monetario las reservas netas son negativas en USD 1.000 millones, siendo este el peor registro desde la salida de la Convertibilidad, con excepción de un breve periodo al principio del mandato de Macri.

 


Al desglosar las reservas brutas que se encuentran en los USD 34.130 millones, se detecta que los pasivos en moneda extranjera son mayores que estas. Por un lado, se encuentra el Swap con China que hoy estaría valuado en unos USD 18.811 millones, los encajes en dólares que se valorizan en unos USD 11.460 millones, la deuda con Organismos por unos USD 3.116 millones y el repo con SEDESA por unos USD 1.798 millones. Estas obligaciones representarían: USD 35.185 millones.

 


Como ya hemos señalado en otras oportunidades, la Consultora no deja pasar, que tanto el SWAP con China como un posible acuerdo con Brasil puede generar una leve descompresión de la situación para algunos importadores. Pero a la larga implica una deuda, denominada en otra moneda diferente al dólar, pero deuda al fin que deberá pagarse y probablemente a una tasa de interés que aún no queda clara.

 

Asimismo, la Consultora hace hincapié en que la situación de los próximos meses con respecto a la posibilidad de recomponer dólares que considera es bastante complicada por varios motivos: una mala cosecha de soja y maíz; los bajos incentivos del agro a liquidar divisas; los cupones de bonos por unos USD 1.000 millones que se deben cancelar en julio; la incertidumbre electoral; y las malas perspectivas qué hay para la próxima campaña de trigo que afectaría los ingresos de dólares entre diciembre de 2023 y febrero de 2024.

 

Como todos nos preguntamos: ¿Qué el Fondo Monetario adelante unos USD 10.000 millones hoy servirá para sostener la situación? Más teniendo en cuenta que este año se deben realizar desembolsos al organismo por unos USD 11.300 millones.


¿Qué podemos esperar?

 

Cuando esta semana se conozca el número de la inflación el mercado consolidará quizás las expectativas que ya tiene, de que la inflación lejos de desacelerarse se está posicionando en un punto alto. Y si es así comenzará a descontar que la historia tendrá un final menos feliz de lo que se espera.

 

Es todo una cuestión de expectativas: ¿Cómo creemos que terminará la historia de este 2023? ¿Pensamos que el 2024 será mejor o peor que 2023? ¿Podremos levantar la cabeza en 2025? ¿Qué sucederá con la enorme cantidad de deuda en pesos? ¿La deuda externa se reestructura? ¿Y la inflación?¿Alguien presentará un programa serio o continuaremos como muchas veces boyardo entre planes ya aplicados que no han dado soluciones reales hasta que la situación se salga de control y haya que tomar medidas extremas?

 

Las expectativas juegan un papel relevante en la economía, más en un año tan especial como este y en un mercado como el argentino, tan particular y desafiante. A medida que transcurre el tiempo, muchas se transforman en realidad, y hacen que otras que quizás eran menos probables se retroalimenten y terminen tomando forma. Por ahora, esperaremos a la información que conozcamos esta semana y veremos. El plan de no tener plan económico ya no tiene mucha más soga en el carretel.

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page