top of page

Canje de deuda un resultado abultado gracias al sector público

En el día de ayer la Secretaría de Finanzas informó los primeros resultados de la operación de canje que llevó adelante para los instrumentos que vencían entre julio y septiembre. El éxito de la medida se debió principalmente al apoyo del sector público. ¿Cuáles fueron los resultados?

Viernes 8 de junio de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


Ayer el secretario de Finanzas confirmó que se llevó delante de manera exitosa el canje de deuda en pesos para instrumentos que vencían entre junio y septiembre de 2023. Según el mismo transmitió se logró postergar unos $ 7,4 billones hasta el segundo semestre de 2024 e inicios de 2025.


¿Cuál fue el resultado?


El resultado permite inferir una aceptación que ronda el 78% sobre los siete títulos que serán "convertidos" y cuya amortización estaba pactada entre este mes y septiembre. Según informaron desde Economía se recibieron un total de 548 ofertas, que representaron un total de $ 7.5 billones.


¿Quiénes acompañaron el canje?


El éxito de esta medida se debió principalmente al sector público. Como mencionamos anteriormente (Ver artículo “Un nuevo canje de deuda”) se estimaba que el piso de adhesión se iba a encontrar entre el 60-65% debido a que la mayor parte de los títulos estaban en manos de inversores públicos. Y finalmente, el pronóstico se cumplió: los principales inversores fueron ANSES y el Banco Central, quienes asistieron por completo, junto a la participación de bancos privados.


En el mercado se estima que la adhesión privada fue del 35%, con un alto porcentaje de bancos como el Santander, el Galicia, el Macro, el Patagonia y el BBVA Francés (90%) y casi nulo ingreso de Fondos Comunes de Inversión (FCI) y tesorerías corporativas, más necesitados de liquidez.


Aunque la Consultora 1816 es un poco más cautelosa sobre la participación de los inversores privados, y cree, que sólo consiguió que el acompañamiento fue del 26%.


¿Cuáles fueron los títulos ofrecidos finalmente?


Finalmente, la oferta quedo compuesta por: un bono ajustado por CER a diciembre de 2024, un bono dual con vencimiento a agosto de 2024, otro con vencimiento en noviembre de 2024 y un bono ajustado por CER a diciembre de 2024. También se ofreció un bono dual a enero de 2025.


Finalmente, se confirmó el regreso del bono dual. Éste último siguiendo un pedido expreso del Fondo Monetario Internacional no había sido puesto en cartera en las dos últimas licitaciones. Pero aparentemente el FMI habría dado el visto bueno para llevar adelante esta operación, incluyendo este tipo de instrumentos porque según le habrían explicado desde Economía es la única manera de garantizar que los inversores acepten postdatar los vencimientos por un plazo tan considerable y con un cambio de gobierno en el medio


¿Cuáles son los nuevos plazos?


Según informaron desde la secretaría de Finanzas se extendió un 13% a agosto del 2024, un 36% a noviembre del 2024, un 27% a diciembre del 2024, y un 24% a enero del 2025.


¿Cómo quedan los vencimientos para el resto de 2023?


Originalmente se poseían vencimientos por $ 9,5 billones, correspondiendo $ 1.2 billones en junio – que en un principio no se iba a incluir-, $4.6 billones en julio, $ 2.3 billones a agosto y $2.6 billones al mes de septiembre.


La reducción realizada proyecta los siguientes vencimientos $0,1 billones en junio $ 3.6 billones en julio, $ 1.7 billones en agosto y $ 2.1 billones en septiembre, siempre contando únicamente los siete títulos de esta operación. Es decir, que se logró reducir los vencimientos proyectados en $7,4 billones.


Economía cree que los vencimientos que quedan por delante no representan un desafío en tanto el sector privado posee vencimientos en promedio para los meses venideros equivalentes al 0,1% del PBI.


Asimismo, desde el gobierno remarcaron que el perfil de vencimientos para lo que resta de 2023 pasó de $11,6 billones a $4,2 billones, lo que implica una disminución de 64%


Nuevamente problemas con la calificación crediticia


Como ya ha sucedido en otras oportunidades, como consecuencia del canje, S&P Global Ratings redujo la calificación de la deuda argentina a largo plazo en moneda local a Default Selectivo, desde CCC-.


Según explicaron desde la firma, la decisión de cambiar la calificación se sustenta en “los riesgos que rodena a los pronunciados desequilibrios económicos y las incertidumbres políticas antes y después de las elecciones nacionales de 2023”.


En las anteriores oportunidades, una vez que los nuevos títulos son entregados a los tenedores la agencia reconsidera la situación y nuevamente corrige la calificación. Pero esto no implica que la situación de la deuda argentina haya mejorado. Solamente se ganó tiempo en un contexto de alta incertidumbre, donde las cuestiones políticas están empañando los problemas reales de la gente que hoy cada vez trabaja más y le alcanza para menos. Por ahora, la Secretaría de Finanzas respira con cierta tranquilidad. Piensa que podrá honrar sus obligaciones sin problema. La clave para que esto realmente se concrete es que el acuerdo con el FMI avance y la política no produzca ningún cimbronazo.


Difícil el escenario que queda para la próxima administración que tendrá que ver cómo maneja un alto volumen de deuda que se encuentra indexada. Tarde o temprano tendrá que tomarse la decisión que no se quiere tomar. Considerando que los principales acreedores con el sector público, ¿Cuál será el impacto real?

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page