top of page

Avanza la integración económica, ¿o no?

La semana pasada hablamos sobre el proyecto que se había adelantado a comienzos del 2023. Esta semana con motivo de la visita del presidente de Brasil, ¿llegaría el anuncio?

Martes 24 de enero de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


El martes pasado en el artículo "Sur, ¿existe el proyecto de una moneda común?" hablamos sobre lo que había comenzado tibiamente a través de las declaraciones del embajador argentino en Brasil, que luego habían sido puestas en duda por el actual ministro de economía brasileño. Sin embargo, esta semana con motivo de la visita del presidente Lula Da Silva el tema pareció reactivarse. ¿Qué sabemos hasta ahora?



¿Moneda común o moneda única?


En un principio, y como era de suponer, el proyecto trabajaría para sentar las bases de una moneda común pero no única. ¿La diferencia? No se reemplazaría la moneda de curso legal. Se buscaría sumar una nueva moneda al intercambio comercial. Según el ministro de economía de Brasil, en un documento que había realizado previamente a su llegada al Palacio de Hacienda, es necesario un proceso de integración monetaria para generar nuevas dinámicas en la región. Considera que sería una manera de darle mayor consolidación al bloque económico.

El fin de semana trascendió que se buscaría integrar al proyecto a la mayor cantidad de países de la región, con la intención de que esta nueva moneda gane una relevancia similar a la del euro. Inclusive algunos analistas muy optimistas dejaron trascender que se podría lograr canalizar hasta el 5% del PBI mundial.


Una moneda digital


El proyecto se basaría en el desarrollo de una moneda digital, tomando como base el ejemplo de lo que se realizó cuando se desarrolló el Real. La moneda de curso legal anterior venía sufriendo un serio problema inflacionario. Con la creación de la Unidad de Valor Real (UVR), el cruzeiro siguió circulando, pero los precios comenzaron a fijarse en Reales. El siguiente paso fue la definición de salarios e impuestos. Finalmente, se emitió el papel moneda.


Es por ello, que la idea inicial sería generar una moneda digital para fomentar el intercambio comercial y financiero, sin necesidad del dólar y eliminando el riesgo de devaluación qué hay detrás de la moneda nacional de los países intervinientes.


¿Quién será responsable de su emisión?


Se necesitará de la creación de un Banco Central Sudamericano. Una entidad monetaria encargada de emitir esta moneda, y para lograrlo, necesitará que los países que participen hagan un aporte de capital inicial proporcional a su volumen en el comercio regional. Por lo que, se vuelve de vital importancia tratar de incorporar la mayor cantidad de países al acuerdo de integración económica a fin de poder darle un mayor respaldo a la moneda.


El aporte de capital se haría a través de reservas y Brasil propondría incorporar un impuesto a las exportaciones extra zona para financiar el emprendimiento de esta nueva moneda. Es por ello, que las monedas de cada país, junto con la común, quedarían atadas a las fluctuaciones de tipo de cambio que podrían surgir. Al mismo tiempo, cada país podría recurrir a la adquisición de SUR para recomponer sus reservas. En el largo plazo, será una decisión de cada país si desea adoptar la misma como moneda de curso legal. Pero esto requiere que se establezcan ciertas pautas, como sucedió al momento de la adopción del euro, que se deben cumplir para poder reducir el nivel de asimetrías que pudieran existir entre las diferentes economías. Para otro momento debe dejarse el debate sobre el nivel de cumplimiento o incumplimiento que se ha observado en el caso de la zona euro a los parámetros a lo largo del tiempo.


Fondo de compensación


Brasil quiere ir más allá y sugerir la creación de un Fondo de compensación para de esa manera poder trabajar en la reducción de las asimetrías dentro del bloque. Se apunta a que la creación de esta moneda común sirva para apoyar la integración sudamericana y poner las bases para una economía regional sólida que quizás en el largo plazo pueda reducir su exposición a los vaivenes de la economía internacional. Aunque la experiencia ha demostrado que, por ejemplo, una unión monetaria sólida - o en apariencia -, con años de experiencia, fue duramente golpeada en 2022. La zona euro se ha estado tambaleando como consecuencia de la pandemia - y de las medidas tomadas durante la misma -, así como también por las decisiones tomadas al otro lado del océano: la suba de tasas de interés por parte de la Reserva Federal revalorizó el dólar y hundió al euro.


¿Y qué pasará con las importaciones desde Brasil?


No era difícil de imaginar que en este contexto Brasil pidiera un mejor trato para los productos que vienen desde el otro lado de la frontera. Y aparentemente el gobierno podría llegar un entendimiento para que las SIRA correspondientes a importaciones desde el país vecino. En este caso, se estaría negociando un financiamiento por parte de Brasil.


En primera instancia, lo que explicó el ministro de Economía es que el Banco do Brasil asumirá el compromiso con las empresas de ese país, mientras que el Banco Nación lo haría desde nuestro lado. El Banco do Brasil aumentaría la línea de crédito a 366 días. De esta manera, mediante un mecanismo de compensación el Banco do Brasil asumirá el financiamiento con las empresas de brasileñas, mientras que los argentinos a través del Banco Nación no necesitarán esperar los plazos que indica el nuevo régimen.


Sin embargo, aún no se ha delineado la letra chica. Para eso falta, por el momento sólo se sabe que en febrero una comitiva argentina viajaría a Brasil para negociar este nuevo acuerdo. Mientras tanto, las barreras comerciales siguen vigentes y dando serios dolores de cabeza a las empresas argentinas que lejos están de superar los escollos necesarios para hacerse de los insumos para producir aún cuando la mercadería viene del principal socio comercial.


La idea de una moneda común es interesante, pero en este momento, necesitamos soluciones inmediatas que ayuden a las empresas de nuestro país a salir adelante. SUR es un proyecto por demás ambicioso. Habría que ver qué opinan el resto de los países miembros, principalmente, cuando no logramos ponernos de acuerdo sobre cómo avanzar en cuanto a los tratados de libre comercio pendientes de negociación.


22 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page