top of page

¿Y a dónde fue el BOPREAL?

Actualizado: 19 abr

Por primera vez desde el mes de diciembre, y sin un motivo claro, el Banco Central no ha llamado a licitación del BOPREAL. ¿Qué pasa con el BOPREAL? ¿Cómo sigue el pago de la deuda stock?

Miércoles 17 de abril de 2024, Mg. Yanina S. Lojo


Todas las semanas desde finales de diciembre nos hemos acostumbrado a recibir una comunicación del Banco Central donde se llama a licitación – en general miércoles y jueves -, a los importadores que desean suscribir BOPREAL o Bono Para la Reconstrucción de una Argentina Libre. Ha habido algunas excepciones, por ejemplo, la semana de Carnavales o la semana previa a Semana Santa y la posterior. Fueron semanas particulares. Sin embargo, esta semana no hubo convocatoria y no son pocas las empresas que se quedaron esperando. ¿Qué paso?


El BOPREAL, el instrumento para el pago de la deuda stock


Recordemos que el BOPREAL fue el instrumento que brindo el BCRA para las empresas importadoras de bienes y servicios que poseían deudas contraídas hasta el 12 de diciembre.


Se emitieron tres series: BOPREAL Serie 1 por un valor nominal de USD 5.000 millones, el BOPREAL Serie 2 por un valor nominal de USD 2.000 millones y el BOPREAL Serie 3 por un valor nominal de USD 3.000 millones.


Hasta el momento se colocaron la totalidad de los BOPREAL Serie 1 y 2, mientras que del BOPREAL serie 3 solamente se adjudicaron unos USD 1.083 millones. Considerando que la emisión total, aún queda disponible USD 1.917 millones para que el Banco Central pueda ofrecer al mercado. La totalidad de este instrumento no llegaría a cubrir la deuda total informada por los importadores a través del Padrón de Deuda por lo cual, sería esperable que el mercado absorbiera toda la oferta del activo.


La deuda por importaciones


A finales de enero la autoridad monetaria informó que tras el empadronamiento la deuda por importación de bienes registradas hasta el 12 de diciembre de 2023 y por importación de servicios prestados y/o devengados a la misma fecha totalizaba unos USD 57.800 millones. Sin embargo, cuando se descontaba lo efectivamente pagado sin acceso al mercado por USD 8.500 millones, la deuda real sería USD 42.600 millones.


Las Mi PYME pueden pagar sin BOPREAL


Una vez que se conocieron los datos el Banco Central autorizó a las empresas Mi PyME que habían declarado deuda por un monto igual o inferior a USD 500.000 pudieran desde el 10 de febrero en un esquema de tres etapas ir accediendo al Mercado Único y Libre de Cambios para cancelar la deuda sin tener que suscribir BOPREAL.


Según informó el BCRA hasta la semana pasada habían ingresado al MULC 6.500 empresas por un valor de USD 450 millones.


Las licitaciones van cayendo


La semana pasada, y después de dos semanas sin licitar por los feriados, la suscripción de BOPREAL fue muy floja. Apenas se colocaron unos USD 103 millones de valor nominal. Se esperaba que después de más de quince días sin oferta el mercado respondería de otra manera.


Fuente: Elaboración propia con datos del Banco Central


Las últimas licitaciones muestran una fuerte contracción en la participación. Mientras que el BOPREAL serie 2 se colocó en solo tres semanas, la última serie viene teniendo una muy magra aceptación aun cuando en el mercado secundario los bonos se están negociando con una mejor paridad de lo que se esperaba.


¿Qué está pasando con el BOPREAL?


Sumando las colocaciones realizadas de las tres series más los ingresos a mercado realizados por las empresas Mi PYME se totalizan unos USD 8.537 millones hasta la semana pasada. Lejos de los USD 42.600 millones que se adeudaban.


La demanda del BOPREAL viene cayendo en las últimas semanas y podríamos explicarlo como un fenómeno multicausal. Por un lado, muchas empresas han decidido recurrir al mercado financiero – operar directamente con una cuenta propia en el exterior realizando contado con liquidación -, para cancelar la deuda con sus proveedores. Algunas firmas se fueron a otras herramientas como la cesión de deuda. ¿Por qué? Porque los proveedores no aceptaban las condiciones y exigían el pago de manera inmediata. O bien porque suscribir BOPREAL los inhabilitaba para operar en el mercado financiero para otras operaciones y necesitaban comenzar a pagar las nuevas importaciones anticipadamente, algo que en el actual marco normativo no es posible.


La brecha es otro factor que empuja a muchas organizaciones a irse del MULC. Con la diferencia entre el tipo de cambio importador y el contado con liquidación en mínimos, resulta más conveniente operar a través del CCL. Además, en el caso de hacer toda la operación con BOPREAL el tipo de cambio implícito termina en muchas jornadas por encima del CCL, más si le sumamos las comisiones y gastos que deben afrontar las empresas.


También hay muchos importadores que están apostando a los rumores de apertura del cepo. Creen que la apertura está más cerca de lo que se esperaba y que cuando eso suceda podrán acceder al mercado y cancelar la deuda sin ningún instrumento. Otros creen que podría llegar algún tipo de alivio como el que se les dio a las Mi PyME pero con deuda igual o inferior a los USD 500.000 declarados. Aunque por el momento, nada de eso ha sido respaldado. Lo único que si flexibilizó el Banco Central fue que aquellas empresas que no habían declarado deuda pudieran suscribir BOPREAL dado que muchos importadores por algún motivo olvidaron o no llegaron a incorporar en el Padrón obligaciones y no podían incorporarlas.


Pero uno de los factores que hoy está también demorando que las empresas puedan afrontar sus deudas es la falta de liquidez. La caída en la actividad esta golpeando fuerte a la economía y hoy muchas tienen que elegir entre honrar sus obligaciones con proveedores en el exterior o pagar sueldos.


Es importante considerar que muchas de estas deudas corresponden a operaciones que se hicieron cuando el dólar se operaba a menos de $350, algunas no llegaron a hacer ni siquiera el pago a cuenta del impuesto país, y otras si lo hicieron fue sobre una alícuota del 17,5%. Entonces hoy no solo deben afrontar el importante salto cambiario sino también el impacto de un impuesto que no existía cuando importaron y vendieron la mercadería. Mientras tanto las ventas continúan cayendo o están estancadas, y el costo de reposición de la mercadería se disparó.


Entonces ¿a dónde se fue el BOPREAL? Quizás el BCRA ha decidido empezar a espaciar las licitaciones considerando que las empresas necesitan más tiempo para reunir el capital necesario para suscribir los bonos. O no, quizás la decisión responde a otros motivos. Hubo varios cambios en la normativa cambiaria en los últimos días y prefirieron darles tiempo a las entidades financieras para adaptarse, sin tener correr detrás de la licitación. La realidad es que no lo sabemos porque no hubo una comunicación formal. Hasta la semana pasada nada parecía indicar que no se continuaría operando de manera normal. De lo que si estamos seguros es que aún muchas empresas no han podido resolver la cuestión de la deuda ya sea porque el proveedor no les acepta la operatoria con el BOPREAL y no han podido ir al mercado financiero, o recurrir a otras herramientas. Esas empresas siguen esperando que quizás con la apertura del cepo, puedan cancelar sus obligaciones. Pero en verdad aún nadie sabe cuándo eso sucederá, y que cuando suceda se pueda pagar deuda stock sin restricciones. Hasta ahora las flexibilizaciones que hemos visto siempre han sido para nuevas operaciones. Habrá que esperar y ver.

94 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page