top of page

Una nueva licitación clave

En un contexto complejo por catorce jornadas consecutivas de ajuste del dólar, el Tesoro debe enfrentar una nueva licitación. Es clave que se logré una alta tasa de roll over por el impacto que podría tener en el mercado cambiario si no se lograse.

Miércoles 26 de abril de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


En el día de hoy el ministerio de Economía deberá enfrentar una nueva licitación, la segunda del mes de abril, en un contexto muy complejo para la economía argentina. Es necesario lograr una alta tasa de roll over para poder evitar mayores turbulencias.

¿Qué vence hoy?


En el día de hoy el Tesoro debe cubrir un vencimiento por $965.000 millones, y dada la magnitud y el perfil de los vencimientos se vuelve una prueba clave. Tengamos en cuenta se trata de inversores que decidieron no ingresaron al canje realizado en marzo. También es el vencimiento más elevado desde mayo de 2022 a valores constantes.


¿Quiénes son los tenedores?


Después del canje de marzo, entre el 90% y 95% de los vencimientos se encuentra en manos del sector privado, del cual un tercio está en Fondos Comunes de Inversión y entidades financieras.


¿Cuál será la oferta?


Según trascendió se ofrecerían al menos 8 instrumentos de deuda, entre títulos con vencimiento a corto plazo y alternativas que brinden cobertura inflacionaria y cambiaria, algo clave después del comportamiento del dólar de las últimas semanas. Se ofrecerán:

  • LELITES con vencimiento el 19 de mayo, que estará disponible para los Fondos Comunes de Inversión.

  • LEDES a tasa fija con vencimiento el 31 de julio (S31L3) principalmente para los Bancos, las aseguradoras, las sociedades de bolsa, grandes empresas, entre otros.

  • Dos letras del Tesoro ajustadas por CER con vencimiento el 18 de julio (X18L3) y 18 de septiembre (X18S3)

  • Bono ajustado por CER (BONCER) con vencimiento el 18 de agosto (T2X3)

  • Bono dóla Linked con vencimiento el 31 de julio (T2V3D)

  • Letra de Tesoro dólar linked con vencimiento el 31 de octubre (D31O3)

  • Bono dual con vencimiento 30 de abril de 2024.


Como siempre el Tesoro tratará de estirar los vencimientos, rollear lo más posible para 2024 sin embargo, habrá que ver cómo responde el mercado.


La preocupación: las tasas


Claramente, el Tesoro no tendrá mucho margen para negociar tasas, por el contrario, deberá convalidar una nueva suba para tratar de captar financiamiento tanto para cubrir el déficit fiscal que no cede – como se pudo ver el número de marzo -, como para encarar el resto del año, más teniendo el horizonte electoral cada vez más cerca.


En el sector bursátil indican que las tasas del mercado secundario están entorno al 135% efectivo anual, lo que se traduce en una tasa efectiva mensual de 7,3%. Algo que se acerca un poco más a los valores de la inflación del mes de marzo aunque no lo cubre por completo.


El objetivo de Economía


Se buscará captar inicialmente al menos unos $310.000 millones en moneda local, y unos USD 1.000 millones en aquellos instrumentos vinculados con el dólar. Es importante remarcar que antes de las elecciones el gobierno necesita hacerse de al menos unos $6,8 billones en el mercado de capitales, y entre agosto y septiembre unos $3.9 billones. Ya para el último trimestre, los vencimientos caen a unos $400.000 millones


¿Qué se espera?


En primer lugar, la mayor parte de la oferta es a corto plazo y ofrece cobertura tanto para inflación como para tipo de cambio. En otras palabras, el Tesoro necesita si o si captar la mayor cantidad de inversores y por endeudarse, ofrecer una propuesta tentadora a un mercado cargado de incertidumbres. Obviamente, se intentará “secar la plaza” lo más posible.


Teniendo en cuenta que los Bancos poseen parte de la deuda, y tienen buen dialogo con el gobierno se podría esperar una buena respuesta, pero el alza del dólar de estas últimas semanas complica realmente el panorama. Ofrecer instrumentos atados a la inflación puede ser una buena estrategia cuando el número de abril viene recargado pero el mayor problema llegará en mayo – como se encuentran las variables macroeconómicas hoy -, donde realmente se sentirá el impacto en los precios de las remarcaciones de estos días.


Visto que la inflación está operando entorno al 7-8% quedarse posicionado en pesos en un lujo que nadie puede darse, por lo que ofrecer instrumentos atados a la inflación puede volverse atractivo para las empresas, en particular aquellas que no pueden recurrir a los mercados financieros para dolarizarse. Sin embargo, es de esperar que la tasa suba sin lugar a duda con respecto a la última licitación para tratar de captar la mayor cantidad de financiamiento. ¿Por qué? Porque el riesgo de no renovación es muy alto. Porque se puede trasladar a los dólares financieros y seguir generando presión alcista en los mercados.


¿Podemos esperar una nueva suba de tasas del BCRA el jueves?


Podría suceder, en medio de la escalada del dólar, que el Banco Central para evitar perjudicar la licitación de esta semana haya optado por una suba leve como la que tomó. Una vez pasado los vencimientos de hoy, puede que mañana se decida una nueva suba para tratar de calmar el mercado. ¿Será efectivo? Es difícil de prever por la alta volatilidad que el mercado está manejando, pero la realidad es que deberíamos ver un salto muy alto en la tasa como para generar realmente un impacto sustancial. El riesgo: no sólo disparar el rojo por los pases remunerados, sino que además ante una actividad económica que muestra grandes síntomas de desaceleración podría acentuar aún más una recesión justo antes del escenario electoral. Recesión e inflación, no son un buen combo. Tampoco lo es un escenario donde los comercios se encuentran remarcando hasta tres veces por días, con subas que se ubican por encima quizás en algunos sectores del 15%.


Hace unas semanas atrás hablábamos sobre la diferencia entre alta inflación e hiperinflación (Ver artículo “Hablando de inflación ¿Alta o híper?”) y mencionábamos que una de las condiciones que tomaban en cuenta los economistas a la hora de definir un escenario hiperinflacionario era la cuestión de la remarcación diaria. Mientras muchos economistas empiezan a alertar sobre el número ya no de abril sino de mayo, y los comercios optan por cerrar las puertas antes que vender a un precio desactualizado.


La pregunta que muchos argentinos se hacen es ¿Cómo salimos de esta situación? Lamentablemente, creo que aun nos queda algunas cosas más por vivir antes de poder encarar el camino de reconstrucción. Pero claramente no está a través de más endeudamiento – sea en pesos o dólares -, cepo a las importaciones, un tipo de cambio poco competitivo que saca de juego a las empresas argentinas, con el gasto fiscal que no deja de subir, y lleno de turbulencias políticas que agregan incertidumbre a un mercado que ya está dispuesto a convalidar cualquier rumor porque hasta lo inverosímil en Argentina parece posible.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page