top of page

Reservas sin descanso

Mientras se aguardan definiciones del FMI la situación se vuelve más preocupante en un contexto donde hay que enfrentar no solo pagos con el organismo internacional sino a acreedores privados y entregar fondos para los importadores.

 

Jueves 6 de julio de 2023, Mg. Yanina S. Lojo

 

Argentina llevó adelante el último pago en junio con el Fondo como una muestra de buena voluntad para facilitar las negociaciones. Y este 7 de julio el organismo debe decidir sobre nuestro país. Sin embargo, el gobierno ya anunció que todos los vencimientos que operaban en el mes de Julio se iban a consolidar en un solo pago a fin de mes. Las negociaciones vienen más complicadas de lo que se reconocía.

 


Postergación de vencimientos

 

Nuestro país debía afrontar pagos durante el mes de julio bajo el siguiente esquema: está semana vencían unos USD 1.300 millones de dólares, y quedaban pendientes dos pagos más por USD 650 millones y USD 690 millones.

 

Según dejaron trascender desde el gobierno, al igual que el mes pasado, iniciarán el trámite burocrático que le permite postergar y unificar pagos sin tener que ingresar en un default.

 

Lamentablemente, esta situación deja a la vista dos graves problemas: la fragilidad de las reservas argentinas que cada vez es más evidente; y que las negociaciones – a diferencia se lo que habían manifestado el ministro de economía hace una semana atrás -, no están tan cerca de cerrarse cómo se indicaban. Solo hace una semana atrás el ministro de economía había dicho que en cuestión de horas se iba a tener novedades sin embargo, estas no llegaron. El ministro no viajó. Y la comitiva que iba a encabezar esta semana el viceministro no fue confirmada.

 

Las negociaciones se llevan adelante por videollamada, hasta el momento, y según explicaron una vez que se haya llegado a un acuerdo. Una primera parte de la comitiva viajaría a plasmar en papel lo acordado para que luego sea el ministro quien se traslade a Washington a firmar el nuevo acuerdo.

 

Reservas al rojo

 

Mientras tanto el Banco Central no deja de perder reservas. En solo tres ruedas de julio las reservas brutas bajaron USD 406 millones. Ayer cerraron entorno a los USD 27.527 millones. En junio las mismas mostraron una pérdida entorno a los USD 5.000 millones. Obviamente hay que descontar los USD 2.700 millones que se utilizaron para pagarle al Fondo Monetario el viernes pasado.

 

El gobierno cuenta con que el viernes se destraben los USD 4.000 que corresponden a la revisión del segundo trimestre sino que puedan llegar fondos adicionales. Pero la demora en el cierre de este nuevo acuerdo está demorando más de lo previsto. Y hablamos de nuevo acuerdo porque no solo se necesita modificar las metas de acumulación de reserva, las de materia fiscal sino también la política de pagos.

 

Claramente el FMI no está dispuesto a continuar cediendo en cuestiones fiscales ni cambiarias y en Argentina la situación del país pareciera no dar mucho margen para cumplir las demandas.

 

Pagos adicionales

 

Más allá que algunos se adelantan al informe del INDEC y dejan saber que las importaciones durante junio habrían sido mayores y por tanto, esto requeriría una mayor disponibilidad para poder honrar las deudas, julio viene con un bono. Hay que pagar deuda con acreedores privados.

 

Esta semana confirmó que se abonará en los próximos días alrededor de u$s1.000 millones de cupones de deuda reestructurada en 2020. Los vencimientos que operaban entorno al 9 de julio y que por tanto habría que abonar esta semana a los tenedores privados se estima en unos USD982 millones, de los cuales los mayores desembolsos, por más de USD 130 millones cada uno, corresponden a tres bonos Globales (GD38, GD41 y GD38) y dos Bonares (AL35 y AL38).

 

Estos pagos golpearán fuertemente las ya magras reservas. Recordemos que las reservas netas internacionales podrían estar ya en el orden de los USD 5.000 millones negativos. Por lo que, al cumplir con esta deuda nos encontraremos a una situación aún más complicada.

 

La caballeriza no llega

 

Todos nuestros socios comerciales se ofrecen a ayudar pero la ayuda no llega. Brasil está pendiente de lo que suceda tanto con el FMI como con el banco de los BRICS. Y esto quedará atado a lo que decida el organismo internacional.

 

China con el SWAP colaboró pero a un costo que nadie conoce y que podría caerse si el acuerdo con el FMI se quiebra.

 

Nuestro país espera que finalmente el Fondo ceda y los DEG lleguen a nuestro país. Pero por ahora la situación sigue esperando una resolución. Tampoco se sabe cuánto llegará: hay quienes creen que podría alcanzar al total de desembolsos remanentes en 2023 (USD 10.600 millones) o sólo por lo correspondiente a la revisión del Segundo y tercer trimestre (USD6.800 millones).

 

Las opciones no son muchas, y la situación es cada vez más complicada. En su momento, la designación del ministro de economía a la precandidatura se vio como algo positivo para la negociación. Pero el acuerdo no avanza. Las reservas siguen cayendo. La deuda con el sector privado sigue creciendo. El adelanto de USD 10.000 cubriría solo dos meses de importaciones y están el resto de las deudas. Es probable que el fondo acepte girar lo correspondiente a esta revisión. Que modifique alguna meta. Pero, probablemente pida que se ejecuten cambios. Y además habrá que ir pensando cómo será el escenario y la economía si solo llega por ahora la mitad de lo que se esperaba.

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komen


bottom of page