top of page

¿Qué pasó con el canje voluntario?

Ayer el Ministerio de Economía llevó adelante un canje voluntario de deuda, orientado a despejar los vencimientos del primer trimestre del año. ¿Cómo le fue?

Miércoles 3 de enero de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


Si bien desde Economía se muestran más que satisfechos con el resultado del canje voluntario, porque permitió descomprimir los primeros tres meses del 2023, hay detalles que no deben dejarse pasar.



¿Quiénes podían entrar en el canje?


Según había informado Economía la semana pasada, podrían ingresar todos aquellos tenedores de deuda cuyos vencimientos operaran entre enero y marzo del 2023. En ese período, la deuda en pesos totalizaba unos $4.200 millones. El canje tenía un piso alto porque se estimaba que le 50% de las tenencias estaba en manos del sector público. La tarea difícil iba a ser convencer a los inversores privados. Y si hacemos los números realmente éste se mantuvo reticente.


El esquema de vencimientos previa para enero unos $1.100 millones, $1.200 millones para febrero y $2.400 millones para marzo.


¿Qué se ofrecía?


La oferta que realizó Hacienda consistía en una canasta de letras con una tasa de interés fija con vencimiento en el segundo trimestre del año (28/04/2023; 31/05/2023; 30/06/2023) o una canasta de bonos duales, aquellos que cubren el riesgo de inflación y devaluación con amortizaciones el 31/07/2023, el 29/09/2023 y el 28/02/2024. La tasa fija de la primera canasta ofrecería una tasa efectiva mensual del 6,4% ¿Qué títulos podrán canjearse?

  • LECER (X20E3) con vencimiento el 20/01/2023

  • LEDES (S31E3) con vencimiento el 31/03/2023

  • Bono del Tesoro a tasa Badlar Privada + 5,25% (BOTE) con vencimiento 06/02/2023

  • LECER (X17F3) con vencimiento el 17/02/2023

  • LEDES (S28F3) con vencimiento el 28/02/2023

  • Bono ajustable por Cer (Boncer) TC 23 con el vencimiento el 6/03/2023

  • BONCER (TX23) con vencimiento el 25/03/2023

  • LEDES (S31M3) con vencimiento el 31/03/2023

¿Cuál fue la aceptación?


Desde el gobierno hablan de un 67-70% de adhesión. Por lo que considerando que el piso era 50%, sólo se logró una baja aceptación del sector privado. Sin embargo, esto le da oxígeno a Economía ya que de los $4.200 millones logró despejar aproximadamente $3.000 millones. De esta manera, se emitirán nuevas letras con vencimiento el 28 abril por $274 millones, $384 millones para el 31de mayo y para el 30 de junio $ 439 millones.


En bonos duales se emitirán un equivalente a USD 3.500 millones para julio y unos USD 3.000 millones para febrero 2024.


¿Cómo quedaron los vencimientos de acá a los próximos tres meses?


El esquema se reduce a unos $390 millones para enero, $420 millones para febrero y $600 millones para marzo. De esta manera, de los $4.200 millones, se logró reducir a unos $1.400 millones para el primer trimestre.


Sin embargo, el mayor nivel de vencimientos hoy se daría en julio con un monto que asciende a un equivalente de USD 1.600 millones, que están en manos del sector privado, en su mayoría.


¿Qué pasó con el sector privado?


Según trascendió, se trabajó fuertemente para tratar de convencer al sector privado que ingresara en el canje. Pero sólo un porcentaje muy aceptó dentro de los que se destacaron algunos Fondos Comunes de Inversión, el Banco Galicia, el Banco Santander, el Banco Macro, Nuevo Banco Santa Fe y el Banco de San Juan.


¿Cuáles fueron las propuestas aceptadas?


Según se conoció el sector público optó por lo títulos duales con vencimientos en 2024, mientras que el sector privado, el ANSES, el BCRA y los Bancos optaron por los bonos con vencimiento en septiembre de 2023.


¿Habrá más licitaciones de deuda pública?


Aunque a usted le parezca mentira estimado lector, sí. El 18 de enero será la primera de este nuevo año dado que el gobierno necesita financiar el déficit público, y para cumplir con las metas pautadas con el FMI necesitará un financiamiento neto de un 3,1% del PBI, lo que representaría aproximadamente más de $4.000 millones. Pero no será suficiente, necesitará que parte del financiamiento provenga de la emisión monetaria que se llevará adelante a través de adelantos transitorios del Banco Central.


¿Qué podemos esperar en este 2023?


No sólo tendremos nuevas licitaciones sino más canjes. Desde economía tratarán de despejar lo más posible los vencimientos de deuda de este año, teniendo en cuenta el clima electoral y la presión que puede generar sobre la inflación y el dólar.


En general, cuando los inversores se enfrentan a escenarios de fuerte incertidumbre se vuelcan hacia los activos más seguros como el dólar. Si las posibilidades de un cambio de gobierno, y de régimen, se vuelven palpables dependerá de qué es lo que proponga quien tengan más chances de ascender al poder para ver cómo se comportarán los inversores. Si comienzan a abandonar los pesos para dolarizarse, será porque descartan un salto fuerte en el tipo de cambio. Si sienten que la política actual puede extenderse puede que continúen financiando al Estado, pero exigiéndole una mayor tasa. Si el fantasma de un Plan Bonex o un reperfilmiento sobrevuela, lo más probable es que nuevamente veamos a los inversores abandonando los títulos en pesos para colocarse en activos más seguros.


La salida de los inversores de estos activos tendrá un impacto directo sobre las cotizaciones de los dólares financieros, y a la larga repercutirán sobre la inflación. Es por ello, que se vuelve vital para Hacienda lograr estirar los vencimientos no sólo de agosto sino también de octubre. El 2023 será un año complicado, donde se necesitará que muchas cosas se alineen para que la deuda en pesos no se vuelva un yunque que arrastre al resto de la economía.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page