top of page

Nuevo round: ¿Qué pasará con el próximo vencimiento de deuda?

El próximo miércoles el gobierno debe enfrentar un nuevo vencimiento de deuda y a medida que se acerca la fecha se apuran las negociaciones con un mercado que parece ya no estar muy dispuesto a seguir financiando al sector público.

Jueves 8 de diciembre de 2022, Mg. Yanina S. Lojo


En el último vencimiento de noviembre Economía logró renovar el 100% de los vencimientos. Pero para ello tuvo que ofrecer una mayor tasa y no logró ampliar el financiamiento para cubrir el déficit fiscal. Por lo cual, este mes comenzó a negociar con los bancos y los fondos para asegurarse de no tener problemas el próximo miércoles.

El final del camino


Como ya hemos comentado en otras oportunidades, a la hora de solicitar financiamiento, se va pasando por diferentes etapas y pareciera que estamos llegando a la última fase, el riesgo de la deuda en pesos es tan alto que el mercado se está cerrando. El problema no está vinculado al riesgo de default porque al ser en pesos, ante la necesidad de pagar – no lograr rollear el vencimiento – el Estado puede emitir, sino al desequilibrio en las variables macroeconómicas que puede generar esa decisión y dónde puede terminar la economía de nuestro país.


El mes pasado se logró renovar el 100% de los vencimientos, pero se tuvo que ofrecer una mayor tasa y no se alcanzó el objetivo de colocar mayor deuda para financiar el déficit fiscal debido a que la tasa solicitada por el mercado era demasiado alta. También se supo que el gobierno habría amenazado a las provincias que poseían plazos fijos a comprar deuda nacional caso contrario podría recurrir a un canje compulsivo.


Todas estas son señales que indican que la economía empieza a ver al Banco Central como el prestamista de última instancia, a través de la recompra de deuda y responsable de un proceso de esterilización a través de las famosas LELIQ.


Negociaciones de último momento


Para evitar que suceda lo mismo que el mes pasado, el secretario de Finanzas Setti estaría negociando con los bancos y los Fondos Comunes de Inversión antes de la próxima licitación del miércoles. El sector privado estaría dispuesto a poner su excedente en pesos a cambio de un bono en dólares a diez años. Esto pone a Economía contra las cuerdas: ofrecer un bono en moneda extranjera cuando a los importadores e industriales se les niega el acceso al mercado podría caer muy mal, aún cuando el plazo sea a 10 años.


¿De cuánto es el vencimiento de este mes?


Este mes los vencimientos alcanzarían unos $400.000 millones, lo cual plantea un gran desafío para Hacienda dado que la mayoría de los tenedores corresponden al sector privado. Los bancos y las aseguradoras, que se encuentran regulados, probablemente renueven. Los Fondos Comunes de Inversión, otro de los grandes jugadores, han estado de a poco desarmando posiciones y colocándose en activos más líquidos. Esto se debe a que en general los analistas recomiendan tomar posiciones en deuda del BCRA antes que, del Tesoro, más ante un 2023 que plantea la posibilidad de un cambio de gobierno.


¿A cuánto asciende la deuda en pesos?


A septiembre de 2023 la deuda en pesos que vence totalizaría unos $10.700 millones. El mayor nivel de vencimientos se daría en julio con unos $1.700 millones. En cuanto al stock total de deuda, el Tesoro acumula unos $ 17.000 millones a valor nominal de los cuales el sector público sólo tendría unos $ 6.000 millones. El resto se encuentra en manos del sector privado compuesto por bancos, FCI y otros.


¿Cuánto debe emitir el BCRA para poder sostener el déficit y la falta de reservas?


Dado que el Banco Central ha estado sosteniendo el precio de los bonos de manera artificial mediante la compra en el mercado secundario, muchos analistas estiman que la emisión directa e indirecta se ubicaría en el 3% del PBI. De este 3%, el 1,8% corresponde a la recompra de los Bonos del Tesoro.

Con la implementación del dólar soja, se les ofrece a los exportadores liquidar a un tipo de cambio más alto que el oficial. La diferencia entre el tipo de cambio vendedor (el que se les cobra a los importadores) y el comprador (el que se les aplica a los exportadores) debe ser cubierto mediante emisión monetaria, que se estima rondaría el 0,7% del PBI.


¿Qué puede hacer el Banco Central para pasar diciembre?


Ante un mes que suele demandar en la calle mayor nivel de pesos, es posible que el BCRA tenga que recurrir a todos los instrumentos que posea para garantizar que el flujo de dinero no se corte. Si el financiamiento para el déficit público no llegara a través de la licitación de deuda, es probable que se recurra a vender los DEGs (Derechos especiales de Giro), liquidar los dólares recibidos de entidades financieras internacionales, y recurrir nuevamente a las provincias.

El objetivo de bajar la inflación a la fuerza, a través de congelamientos de precios, nunca ha dado resultado. Y menos si durante 2023 el BCRA se ve obligado a empezar a emitir para pagar los vencimientos de deuda. Los pesos excedentes tendrán que ir a algún lado: dólar o precios, y en ambos casos se retroalimentan.

El escenario político será clave. Mucho se habla de que la oposición no dispare una crisis poniendo todo el foco en la deuda, pero la realidad es que ante un escenario electoral donde podrían ser gobierno, poco les conviene encontrarse con un mercado financiero local totalmente quebrado. El mayor problema hoy es interno.

La fragilidad del programa económico -financiero que exhibe el gobierno es consecuencia de las diferencias internas que hay dentro de la coalición gobernante. Donde no todos están de acuerdo con el camino a seguir: mientras desde Economía buscan herramientas para tratar de reducir de alguna manera el déficit, otros sectores resisten los recortes y se olvidan de que hay un pueblo mirando. La gente no llega a fin de mes, las empresas ya no saben cómo hacer para producir ante la falta de insumos y precios de referencia. Todos miran y esperan señales desde lo político que el ajuste llegará no sólo a los bolsillos de los contribuyentes. La Copa del Mundo pudo haber dado un respiro, la atención está desviada. El clima de fiesta cada vez que la selección gana distiende las tensiones. Pero todo tiene un fin, que dependerá hasta dónde llegue la Scaloneta y Messi. En el mejor de los escenarios el Mundial se termina el 18 de diciembre. Y después … habrá que esperar y ver.




15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page