top of page

Monedas digitales emitidas por países: ¿De qué se tratan?

Actualizado: 5 oct 2023

Durante el debate el actual ministro de Economía adelantó que presentaría un proyecto de ley para implementar la moneda digital argentina, junto con un blanqueo de capitales. Pero ¿de qué se trata el tema? ¿Hay otros países tomando esta iniciativa? ¿Por qué se busca este tipo de opciones?

Martes 3 de octubre de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


Hace ya unos meses atrás, Forbes elaboró un estudio sobre este tema. Y no serían pocos los países que estarían evaluando la posibilidad. Por ejemplo, el Banco Central de la India lanzó en noviembre pasado una prueba piloto de la rupia digital. Nuestro vecino, Brasil ya está trabajando en el tema y cree que podría lanzarlo para 2024. Muchos se preguntan ¿De qué se trata? Pero otros hilan más profundo y quieren entender ¿por qué?


¿Qué son las Monedas Digitales de Bancos Centrales (CBDC)?


Las Monedas Digitales de Bancos Centrales fueron propuestas como una respuesta al crecimiento de las criptomonedas y la búsqueda de un mecanismo de regulación. En sí vienen a ser una versión digital de la moneda tradicional de cada país, y en lugar de imprimir billetes se comienza a generar dinero digital.


Algunos consideran que es una respuesta del sistema financiero tradicional para incorporar la tecnología blockchain y a la vez, obligar a un sistema desregulado a regularse. Aunque a la vez, como contraposición se reduce la intermediación tradicional.


¿Qué países están trabajando en el tema?


China fue le primer país en implementar el yuan digital, en 2020, solo para algunas zonas. Según algunas estimaciones al menos 260 millones de personas estarían utilizándolo en este momento, por lo cual se evalúa expansión a todo el país.


La cantidad de países que están trabajando en el tema varía según la fuente que se consulte. Se estima que podrían ser al menos unos 130 pero menos de la mitad habría avanzado en el desarrollo y podría estar cerca de implementar planes piloto o incluso llegar a un lanzamiento. Aunque ya once habrían presentado monedas digitales emitidas por sus Bancos Centrales.


De los países del G20, se cree que todos estarían ya trabajando en el tema menos nuestro país que recién ahora estaría empezando a pensar en el proyecto. Aunque la realidad económica local puede que posdate el inicio.


¿Por qué un país aceptaría emitir una moneda digital?


Algunos especialistas mencionan la eficiencia y la reducción de costos de transacción, pensando en que luego de que un Banco Central emite la moneda digital, acepta que la misma pase a ser controlada por una red descentralizada de usuarios. Al fin y al cabo, el mecanismo no deja de ser el mismo que con las criptomonedas.


Al mismo tiempo, la implementación de operaciones con monedas digitales tiene como beneficio que se reducen los gastos de intermediación para los usuarios, lo que permite ampliar la bancarización y la formalización de la economía, en especial en los sectores de menores recursos. Sin embargo, el desconocimiento y la desconfianza son las principales barreras que se deben cruzar para lograr una aceptación por parte de la población.


Por otro lado, no hay que dejar pasar que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha incentivado que los países creen, desarrollen e implementen este tipo de monedas como mecanismo para evitar que sigan proliferando las criptomonedas, donde no se posee un control y que, según la visión tradicional financiera, al no estar reguladas no permiten que se apliquen los mecanismos de trazabilidad y prevención de lavado que si alcanzan al resto del sistema.


¿Cuán fácil es de implementar?


No, y esa es la razón por la cual muchos de los países que están trabajando en el tema aun no han podido avanzar. Hay una importante brecha entre el planteamiento del proyecto y la implementación a nivel técnica, dada la necesidad de coexistir con los sistemas tradicionales. Como mencionamos anteriormente, la cuestión del desconocimiento es clave para dar el paso definitivo a su aplicación. En otras palabras, se requiere un fuerte esfuerzo en la capacitación de distintos sectores de la sociedad.


En el caso de las monedas digitales emitidas por Bancos Centrales, lo que se busca es que su emisión quede condicionada por factores vinculados a la economía real, de manera tal que el valor de esta tenga garantías.


¿Qué ventajas presenta su desarrolló?


Al igual que cuando analizamos cualquier tipo de moneda digital – como ya hemos analizado en otras oportunidades -, podemos mencionar la democratización de los servicios financieros y en el caso particular, una manera de contener la emisión, y de esa manera buscar controlar la inflación.


A partir de la última afirmación, podemos ver un reconocimiento de parte del equipo económico de que la emisión indiscriminada es responsable de la inflación y, por tanto, necesitan buscar mecanismos para controlarla.


En general, los defensores de la implementación de las monedas digitales emitidas desde las autoridades monetarias centrales insisten que es muy útil en aquellos países donde las monedas digitales y las billeteras virtuales son ampliamente utilizadas – como es el caso de Argentina -, dado su bajo costo económico y el nivel de seguridad que se puede brindar.


Sin embargo, después de la medida adoptada por el BCRA de la semana pasada que iba en contra de las billeteras virtuales, cuesta imaginar que las entidades financieras tradicionales acepten avanzar con un proyecto que podría hacer que muchos clientes migren hacia otros tipos de plataformas.


Las dudas de los usuarios


Una de las principales ventajas que se esgrime es el bajo costo, pero esto no implica gratuidad. Quienes actúen de intermediarios, probablemente cobren algún tipo de comisión por los servicios prestados.


El anonimato que se supone que da este sistema es el mismo motivo por el que los usuarios temen. Muchos dudan de que sea real, por el contrario, se teme que los datos que se van almacenando a través de la blockchain le den un poder muy alto a los Estados para conocer a sus habitantes. Saber cómo gastan, en qué gastan, cuándo gastan, cuáles son sus preferencias, gustos, etc. Es una información muy valiosa por la cual muchas empresas de consumo pagarían y pagan mucho por obtener. Obviamente, lo hacen a través de investigaciones de mercado y análisis de comportamiento del consumidor. Imaginarse que el Estado pudiera tener todos estos datos en la palma de su mano, preocupa a los consumidores.


Otros mencionan que, a diferencia del resto de las monedas digitales, al tener intervención el Banco Central de cada país, este podría tomar decisiones que tuvieran un impacto negativo sobre la misma y por ende afectar las tenencias de los usuarios.

En el contexto actual, con la elevada inflación, problemas por la deuda y la delicada situación económica de nuestro país, es probable que el proyecto quede en el medio de una maraña de inconvenientes que pospongan su desarrollo.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page