top of page

La inflación que se viene

Hacia mediados de mes el INDEC dará a conocer el número oficial de la inflación del mes de febrero. ¿Qué expectativas hay? ¿Cuáles son los números que manejan los consultores privados?

Jueves 2 de marzo de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


El mes de enero dejó un piso muy alto para la inflación del mes de febrero. Y es lo que la mayoría de las consultoras están relevando. En el segundo mes de año los precios evolucionaron de manera similar a enero. El problema es que marzo es un mes estacionalmente de alta inflación, por lo que es importante el número de febrero, que pondrá el piso para el último mes del primer trimestre.


El problema de la carne

El valor relevado por las diferentes consultoras varía dependiendo de la composición de las canastas y de las bocas dónde se toman las muestras, pero en general, la mayoría coincide en que el rubro alimentos fue el que más traccionó la suba de precios. Irónicamente se trata del sector con mayores políticas de control.


La carne pasó a ser el gran problema. Cuando se analiza la información brindada por el INDEC es posible determinar que, cada 10% que sube el precio de la carne, el impacto en la inflación es de 0,7% en el Gran Buenos Aires o de 1,3% en el norte del país. En promedio, cada 10 puntos porcentuales de aumento en la carnicería, la inflación sube un punto.


Durante enero, la carne vacuna subió un 20% pero el impacto – por una cuestión de tiempos -, no llego a verse reflejado por completo en el IPC de dicho mes. Durante febrero, la suba estaría entre el 7% y el 11,2%. Y más allá del programa de Precios Justos que se implementó hacia mediados del mes pasado para este rubro, probablemente el resultado en esta medición tampoco se llegue a ver. Otro problema es el aumento de los precios de los productos lácteos que habría estado en torno al 8%.


¿Cómo evolucionaron los diferentes rubros?


Pero más allá de este ítem en particular, la corrección de precios regulados impulsó la variación de precios con subas en diferentes rubros como, por ejemplo, las prepagas, la telefonía móvil, el servicio de cable, las tarifas de electricidad, el servicio doméstico y combustibles.


En el caso de Alimentos y Bebidas se observa una variación, dependiendo de quien lo releve, que puede ir desde el 7,2 % hasta el 9,8%; Salud habría aumentado al menos un 7,7%; Esparcimiento y transporte 6,8%, Transporte y Comunicaciones 5,5%; e Higiene y Limpieza del 8 %. Estos datos varían según los analistas, pero en promedio nos muestran los rubros en donde la actualización de precios ha tenido mayor impacto.


Un febrero poco común


En general, febrero presenta una inflación relativamente baja. Si miramos el cuadro con los datos oficiales del INDEC para 2022, por ejemplo, el IPC para el dicho mes fue del 4,7% convirtiéndose en el segundo valor más bajo de todo el periodo.

Sin embargo, este año las consultoras más optimistas están estimando un valor del 5,7% y las más pesimistas un 6,8%. En cuanto a la inflación núcleo, el valor estaría cercano al 6,7%. Este es un dato al que tenemos que prestarle mucha atención porque nos marca la inercia de precios en el corto plazo.


La realidad es que, de mantenerse todo como hasta ahora, la inflación del primer trimestre del año podría terminar en un valor cercano al 20%, lo que lo convertiría en el trimestre más alto desde octubre de 1991. De esta manera, muchos son los pronósticos que arriesgan un valor anual entorno al 117%. En números oficiales, si el IPC del INDEC informará un 6,2%, la inflación interanual rondaría el 101,7% y superaría los tres dígitos.


¿Y qué pasa con marzo?


Este podría terminar con un valor igual o superior al 6,5% mensual, debido a los aumentos típicos del mes asociados al comienzo del ciclo lectivo y el cambio de temporada (otoño/invierno). También hay que tener en cuenta el tema de la actualización de las tarifas que no será menor: dos tercios de los hogares recibirán una modificación en la tarifa de gas, de entre 40% y 50% dependiendo del ingreso familiar. ¿Qué impacto tendrá en el IPC? Podría añadir no menos de medio punto en el dato mensual. En el caso de los grandes usuarios como comercios e industrias los incrementos estarán en torno al 70%. El INDEC no releva las variaciones en este segmento – solo mide el impacto en los consumidores -, pero claramente esto se trasladará a la estructura de costos, y por tanto, a los precios finales.


Otro rubro que aumentará durante el mes de marzo será la tarifa de colectivos y trenes en el AMBA, que a la vez pasará a tener un proceso de corrección mensual sobre la base del IPC del Gran Buenos Aires. Por ejemplo, en marzo los colectivos podrían aumentar un 6% y esto impactaría en el IPC del mes en un 0,17 punto más.


Un primer trimestre con valores tan altos claramente tendrá un impacto sobre el segundo trimestre, y dejará lejos el objetivo del 3% de inflación mensual y menos el 60% anual como presupuestó el gobierno para este año. El tipo de cambio y las reservas están metiendo la cola, y el tema electoral no se quedará afuera, inclusive algunas consultoras prefieren dar el número acumulado hasta el mes de noviembre, porque aún no saben el impacto que podría tener el cambio de gobierno. Claramente, será un 2023 que golpeará fuertemente el bolsillo.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page