top of page

La inflación de mayo: ¿Qué se espera?

Termino el quinto mes del año y las expectativas en cuando a la inflación son mejores de lo que se esperaba hace un tiempo atrás. ¿Cuál podría ser el valor que informe el INDEC según los privados? ¿Qué factores influyeron?

Martes 4 de junio de 2024, Mg. Yanina S. Lojo


El gobierno espera ansioso que se den a conocer los datos del IPC del mes de mayo. ¿Por qué? Porque no sólo la inflación se mantendría a la baja, sino que podría empezar con un cinco adelante. Un valor así no se esperaba hasta avanzado el segundo semestre del año, y realmente implicaría una muy buena noticia para el equipo económico.


Inflación bajando a una tasa mayor de la esperada


La Administración actual comenzó con un valor mensual muy alto (25%) e insistía que de no tomarse medidas correctivas urgentes el resultado era la hiperinflación. En ese contexto, se tomaron numerosas acciones a fin de cortar el gasto y la emisión monetaria. No gastar más de lo que ingresa, sería la frase que permitía resumir la idea central.


El mes pasado en Economía fue muy celebrado el 8,8% mensual porque, aunque el valor seguía siendo alto, mostraba una tendencia a la baja y además era el primer registro de un digito desde octubre. La tasa de desaceleración de la inflación fue más alta de lo que se esperaba, también el golpe a la economía que hoy se busca mitigar en particular por la fuerte caída en el poder de compra.


¿Qué esperan los privados?


Aún el BCRA no ha publicado su Relevamiento de Expectativas de Mercados (REM) sin embargo, algunas consultoras han comenzado a dar sus cálculos para la inflación de mayo.


Por ejemplo, la consultora EcoGo, en mayo estima que el IPC totalizó un 4,8%. Si las predicciones de esta se cumplieran sería el mejor dato mensual en más de 24 meses, ya que el último dato tan bajo registrado es de enero de 2022 cuando la inflación mensual fue del 3,8%.


Otro dato relevante es el que comunicaron desde Orlando J. Ferreres con un valor del 4,6% y un 279,7% de forma interanual. De esta manera, los primeros cinco meses del 2024 acumularían un 73,9%. Econoviews estima 4,7% de inflación y C&T publicó un 4,6%. Fundación Libertad y Progreso proyectó 4,3% para mayo, con un total para el 2024 de un 72,1%.


Hasta ahora todos los datos marcan un rumbo aún inferior a lo que el gobierno espera. Lo cual, deja una muy buena expectativa para cuando finalmente el INDEC publique su número.


¿Qué esta motivando la baja de inflación?


Uno de los principales motivos detrás de la fuerte desaceleración en la inflación es la caída en la actividad económica. Obviamente, la recesión que golpea a la economía está afectando la política de precios de las empresas. Es en este contexto que, por ejemplo, en mayo se observaron que volvieron las cuotas sin interés en particular en algunos electrodomésticos.


Desde la Administración esperan que junio marque el punto más bajo del consumo del año, y que con la llegada del medio aguinaldo, en julio el consumo se reactive, pero aún quedan cuestiones por resolver.


Muchas empresas han decidido de manera unilateral asumir el compromiso de congelar los precios de sus productos por un periodo de tiempo determinado. Esta política se observa principalmente en el rubro alimenticio. Aunque en la última semana del mes de mayo, algunas consultoras registraron leves subas en los precios de algunas categorías. Puede que, motivadas con los movimientos del tipo de cambio, como también a cuestiones estacionales o incremento de costos internos.


Recordemos que, en orden de fomentar la competencia de precios, Economía brindo un alivio tributario para las empresas que importen bienes que componen la canasta básica. Esta medida que se implementó en marzo por ciento veinte días llegaría a su fin en julio. Pero quizás se pueda prorrogar a fin de continuar incentivando que los precios locales se mantengan estables.


Pero hay dos cuestiones que no deben pasarse por alto: las tarifas de los servicios públicos y el tema de las prepagas. Con la desregulación, las empresas de medicina prepaga comenzaron a aplicar aumentaron que llevaron a la Secretaría de Comercio a intervenir y frenar los mismos. ¿El motivo? Que los ajustes se encontraban por encima de la inflación y, por lo tanto, debía devolverse lo cobrado en exceso a los consumidores. Desde las firmas, indicaron que durante todo 2023 debido al congelamiento de precios las cuotas tenían un fuerte atraso que hacía inviable la prestación del servicio.


La cuestión concluyó la semana pasada cuando en una reunión entre el gobierno y las empresas se acordó que se devolvería en doce cuotas lo cobrado por encima de la inflación, descontándolo de las nuevas facturas ajustadas por la tasa del Banco Nación para colocaciones a plazo. Esto tendrá un impacto negativo en los consumidores, dado que esta tasa se encuentra por debajo de la inflación.


Por otro lado, con relación a las tarifas de servicios públicos desde Economía pospusieron la suba de estas, así como también el impuesto a los combustibles. Este último, recién fue actualizado este mes.


Muy criticada fue esta decisión por algunos economistas, aunque justificada en un alivio para el bolsillo de los consumidores, junio sería el mes limite. Según trascendió a primeras horas del día de hoy en junio habrá ajustes más graduales a los esperados dado que se actualizarán solo algunos de los componentes dentro de la tarifa. En particular, no se tocarán los costos vinculados con la distribución y el transporte, solo el costo del servicio. Además, se buscará que poco a poco se reduzcan aún más los subsidios.


Con forma de V o de U, la realidad es que nadie sabe cuándo llegará efectivamente la reactivación, pero todos esperan que sea pronto. Por lo pronto, la baja en los precios podría en el mes de julio incentivar el consumo e iniciar la reactivación. La pregunta sería si se sostendrá en el tiempo, o será solo pasajera.


¿Es momento de un cambio monetario?


El ministro de Economía como el presidente han confirmado que se mantendrá la política de devaluación del 2% mensual y que se buscará llegar a la competencia de monedas lo antes posible.


Este fin de semana el ex ministro de Economía Domingo Cavallo en un artículo hizo hincapié que con la baja sustancial de la inflación debería además de potenciar la reactivación solo con la unificación y la liberación cambiara. Pero más difícil plantea el desafío del gobierno. Porque esto se debe lograr sin un salto devaluatorio.


Según Cavallo para que el proceso de desinflación se consolide, sería necesario que se defina hacia donde va el sistema monetario. Que en su opinión debería ser hacia la competencia de monedas. Veremos cuándo y cómo se logra implementar este cambio.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page