top of page

El Impuesto País vino para quedarse

Tras el anuncio del viernes del ministro de Economía confirmó que se bajaba el capítulo fiscal de la Ley ómnibus a fin de facilitar su tratamiento. Sin embargo, continuaban las dudas y el consenso llegaría haciendo coparticipable el impuesto país. ¿Otro impuesto transitorio que vino para quedarse?

 Martes 30 de enero de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


En la tarde noche del viernes algunos se sorprendieron ante el anuncio del ministro de Economía de que ante la importancia de que se tratará y aprobará la Ley Ómnibus el gobierno retiraría el capítulo fiscal completo. Pero las negociaciones se volvieron a estancar este lunes, cuando finalmente otra novedad atrajo la atención de los importadores: se haría coparticipable el impuesto país.

 

¿Qué pasó con el capítulo fiscal?

 

Para muchos, la decisión del ministro fue sorpresiva y para otros fue una muestra de buena voluntad a fin de acercar las posiciones y de esa manera lograr que la Ley ómnibus sea aprobada. ¿Por qué tomar esta decisión?

 

Según indicó el titular de la cartera, lo más importante es lograr el consenso, y si el capítulo en particular dificultaba la tarea prefería retirarlo y lograr que la Ley con las modificaciones más significativas avanzará. Mucho se especuló durante el fin de semana dado que el objetivo del déficit fiscal se confirmó. Pero ¿cómo se lograría? Implícitamente estaba sobre la mesa la posibilidad de reducir aún más las transferencias a las provincias. Sin embargo, muchas avisaron que, de ser así, La Rioja no sería la única en emitir cuasimoneda. Lo cual, en cierta manera, pone en jaque el esfuerzo que se esta haciendo para cortar con la emisión

 

¿Qué contenía el capítulo fiscal?

 

Obviamente que lo más importante es lo que contenía el capítulo en cuestión, por el impacto que tendrá en alcanzar el equilibrio fiscal tan prometido.

 

Dentro de los principales títulos que podemos mencionar dentro del mismo estaban:

  • Un blanqueo

  • Una nueva moratoria

  • El esquema de adelanto de Impuesto a los Bienes Personales

  • La reestructuración del esquema de retenciones

  • La reforma de la fórmula jubilatoria

Con relación a la modificación de la Ley de Ganancias, y el establecimiento del nuevo piso, esto no se había incluido en el proyecto original. Fue enviado por separado al Congreso la semana pasada.

 

¿Qué es lo que no se modificó?

 

No hay que dejar que algunos puntos que no estaban en este apartado se mantuvieron. ¿Cómo cuáles? Principalmente se puede mencionar: las reformas de impuestos internos, la derogación del Impuesto a la Transferencia de Inmuebles y las normas de transparencia fiscal para que se discrimine el IVA e impuestos indirectos nacionales en las compras, locaciones y prestaciones contratadas por consumidores finales y otros sujetos.

 

¿Qué paso con el Impuesto País?

 

Y ahí viene el meollo de la cuestión. Si bien parecía que las concesiones que se habían realizado iban a ser suficientes, la sesión de esta semana volvió a ser puesta en dudas. Y la novedad del lunes por la noche que, tras una reunión de representantes del Poder Ejecutivo, se habría llegado a un acuerdo sobre hacer coparticipable el Impuesto País. No en su totalidad, sino por un 30% de este.

 

Si bien son varios los medios periodísticos que dan ya como confirmada la noticia, otros prefieren ser más prudentes y esperar una respuesta oficial. Pero la realidad es que de concretarse está medida, claramente sería algo que preocuparía no sólo a importadores, sino también a productores nacionales. ¿Por qué? Porque el impuesto país graba las importaciones de bienes y servicios, y tenía un carácter transitorio. Si se decide coparticipar difícilmente vayamos a ver su salida en el corto plazo, por el contrario, se volverá otro caso más de “impuesto provisorio que se convierte en permanente”.

 

La realidad es que el Impuesto País introduce una fuerte distorsión en la economía que debería ser eliminada. Ya las importaciones pagan derechos, tributos y tasas de sobra. Este nuevo impuesto, lo único que hace es generar un extra-costo que a la larga o más bien a la corta se termina trasladando al consumidor, y que genera una alteración en el precio. ¿Por qué hacer coparticipable algo que debería no existir más?

 

Además, en menos de un año, las importaciones pasaron de no pagar impuesto país a estar alcanzadas por una alícuota del 7.5% al 17.5%. ¿Cuál será el criterio? ¿Si las provincias están complicadas fiscalmente, pedirán que se modifiquen las alícuotas?

 

¿Es racional y lógico que las mismas personas que defendieron que no se aplique suba a las retenciones impulsen hacer coparticipable un impuesto que afecta la importación de insumos, bienes y maquinarias para que continúen funcionando las economías regionales?

 

La Ley Ómnibus es importante, pero también que la economía logre el equilibrio fiscal. Hoy el Impuesto País es una de las principales fuentes de recaudación. Las provincias necesitan ajustar sus egresos a sus ingresos y no buscar maneras de seguir gastando más de lo que producen. Porque en el corto plazo perjudican a los propios ciudadanos.

 

En un contexto como el actual donde las empresas está muy complicadas debido al alto nivel de endeudamiento, la falta de financiamiento, y los problemas comerciales que esto acarrea; la leve esperanza de que en el corto plazo el costo que les producía el Impuesto País desapareciera se acaba de esfumar.

 

¿Qué otros impuestos surgieron como provisorios y se quedaron?

 

El caso más reciente y que todos tenemos presente es el “Impuesto al cheque” o mejor conocido en la actualidad como “Impuesto al débito y crédito”. Esa versión que todos conocemos se implementó en 2001, como parte de un paquete de medidas de emergencia dispuestas por el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo.

 

Según se establecía, el mismo debía finalizar el 31 de diciembre de 2002, sin embargo, siendo 30 de enero de 2024 sigue estando en vigencia.

 

Pero no fue el primero en recurrir a él. Hay un antecedente que data de 1976 cuando durante la última dictadura militar se aplicó bajo el “Programa de recuperación, saneamiento y expansión de la economía argentina”. También se recurrió a este cuando se retornó a la democracia, y durante 9 años.

 

Cuando se restableció allá por 2001, como mencionamos anteriormente, tenía un carácter transitorio, pero tras sus sucesivas prórrogas se convirtió en un impuesto permanente bajo la Ley 25.413.

 

Con las novedades de la semana, el temor de muchos es que el Impuesto País termine tomando el mismo camino. Y como todas estas medidas, los mayores perjudicados son y siempre serán los consumidores.

 

 

 

98 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page