top of page

Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía

Actualizado: 22 sept 2022

Ese dicho que muchas veces hemos escuchado de nuestras abuelas hoy parece reciclarse para ejemplificar lo que acaba de suceder con el campo y el dólar soja.

Martes 20 de septiembre de 2022, Mg. Yanina S. Lojo


Ayer por la tarde estaba escribiendo sobre la deuda en pesos y su posible default cuando la noticia sobre la Comunicación A 7609 del BCRA estalló como una bomba en todo el mercado financiero. Imagino que muchos CFO, gerentes y jefes de finanzas tuvieron una mala noche. Porque pensar que la medida solo afectará a los sojeros es quedarse corto. Nadie tiene muchas certezas sobre cómo va a reaccionar mañana el mercado, si las entidades financieras van a operar o preferirán esperar y ver, y cómo va a hacer el gobierno de ahora en adelante para obtener reservas. Más después del ida y vuelta sobre quienes se verán afectados.


¿Qué paso ayer por la tarde?


Mediante la Comunicación A 7609 el Banco Central le prohibía desde el 20 de septiembre de 2022 acceder al Contado con Liquidación y al MEP, a todos los productores agropecuarios que hayan vendido mercadería a través del Decreto N°576 de 2022 - es decir, aquellos que accedieron al famoso "dólar soja" -, ya sea por exportaciones directas o por resultado de un proceso productivo realizado en el país.

Quienes hubieran liquidado sus operaciones a través del Programa de Incremento Exportador quedarían excluidos de los dos mercados que el BCRA no puede regular y que no utilizan las reservas para sus operaciones, sino que se opera entre privados, por lo tanto, no afectan la posición general del Banco Central. También quedaba prohibido el ingreso al MULC ya sea para la formación de activos externos o remisión de ayuda familiar.

Se les permitiría continuar, por el momento, dejando los pesos resultantes de la liquidación por la venta de sus productos en cuentas a la vista remuneradas a dólar oficial, en aquellas atadas a dólar link o las famosas "chacareras".



¿Cuánto lleva liquidado el sector?


Desde que se instrumentó la medida, el 1 de septiembre, el sector sojero ingresó unos USD 3.900 millones que le permitieron al BCRA llevar las reservas a valores cercanos a los USD 2.400 millones. De esta manera, se había logrado una posición mejor de la que se estaba, pero lejos de lo que necesita. El compromiso del campo era una liquidación cercana a los USD 5.000 millones antes de fin de mes, cuando vencía el beneficio.


¿Cuál es el motivo económico que podría haber detrás de esta decisión?


En los últimos días las cotizaciones del CCL y del MEP rozaron los $300.- lo cual acentuaba la presión sobre la brecha cambiaria. Para poder pagar ese dólar a $200.- el Estado ha tenido que emitir montos cercanos a los $970.000 millones de pesos, y estos estaban empezando a generar una olla a presión con respecto a la cotización del dólar, además, preocupaba el posible efecto sobre la inflación.

A la semana de la implementación del dólar soja, ya se había establecido que los beneficiarios del programa solo podrían acceder a cualquier tipo de financiación con una tasa mínima equivalente al 120% de la tasa fijada para las Leliq.


¿Qué más hay detrás?


A las dos horas de haber sido publicada la normativa del Banco Central, el secretario de agricultura publicó un tweet diciendo que la medida no afectaba a los productores, solo a las cerealeras y acopiadoras. Lamentablemente, no es lo que decía la Comunicación del Banco Central, que era bastante clara.

No terminaba de quedar en claro si se trataba de una medida tomada de manera unilateral por parte del presidente del BCRA sin consultar con el poder ejecutivo, si la normativa había sido mal redactada o si el secretario de agricultura conocía de una posible corrección que saldría en las próximas horas. Pero tras los tweets, rozando la media noche, apareció la Comunicación A 7610, que dice que la Comunicación A 7609 no será de aplicación para las personas humanas.


No se logra entender si la decisión responde a una interna política entre diferentes sectores de la coalición gobernante que nunca estuvieron de acuerdo con el pacto celebrado desde Economía. Lo que sí queda claro es que hoy se perdió por completo la confianza - si alguien la tenía -, en la palabra del Estado, y en particular, en la del ministro de economía. Se trataba de una medida transitoria que finalizaba en menos de 10 días hábiles. ¿No hubiera sido mejor esperar?


¿Cómo impactará en los mercados?


En primer lugar, dudo mucho que los agroexportadores continúen liquidando después de semejante decisión. Independientemente de a quién termine afectando la normativa, ya nadie volverá a confiar. No hay nada peor que perder la confianza de los mercados. Estos habían, recelosos, aceptado ingresar en el régimen y estaban cumpliendo con su parte. Y de un día para otro las reglas de juego cambiaron.

Esto también es un mensaje para el resto de los sectores exportadores que estaban tratando de negociar mejores condiciones. Después de la medida de hoy: ¿Quién aceptaría un beneficio del gobierno si después te clavará el puñal por la espalda?

En el peor momento de las reservas, Massa le pidió ayuda al sector agroexportador y éste a cambio de un tipo de cambio más justo le tendió la mano. Veinte días después el gobierno le muerde la mano a quien le estaba dando de comer. Hoy puede suceder cualquier cosa. La falta de comunicación ha quedado completamente manifiesta entre los diversos sectores de la administración.

Lo que está claro es que los pesos que no puedan ir al MEP ni al CCL acabarán en el blue o en inflación. Los productores ahora tendrán más dificultades para acceder a los insumos importados para afrontar futuras producciones. Cuando se habla de la falta de previsibilidad y de reglas claras, es a este tipo de medidas que a las se hace referencia. No podemos seguir dando manotazos de ahogado. Necesitamos urgente un plan económico serio, con objetivos claros y no más medidas parches que no logran solucionar los problemas de fondo.

El ministerio de economía había logrado surfear una ola complicada, y se aprestaba para enfrentar a la marea y de golpe el Banco Central toma una medida que lo tira de la tabla y lo deja expuesto. Pedirles que se sienten y conversen a dónde quieren llevar el país a esta altura ya parece un exceso. El BCRA es un ente completamente independiente y debe tomar todas las medidas que crea necesarias para garantizar la estabilidad monetaria sin consultar con ningún otro organismo del gobierno. Pero, claramente, la medida tomada por Pesce lejos está de garantizar nada. Se podría afirmar que, por el contrario, ha puesto al peso en una posición aún más complicada.

Si lo que se desea es llevar a la Argentina a un desdoblamiento cambiario y hay una fuerte interna dentro de las autoridades sobre esta decisión, les pedimos por favor que sigan las discusiones puerta adentro y cuando se hayan decidido tomen un camino y de manera conjunta avancen. Los fuegos cruzados dejan heridos en la sociedad. Y no es justo para el ciudadano de pie terminar atrapado en una partida de TEG.

Para finalizar creo que lo mejor es citar la frase de Roberto Cachanosky ayer por la noche: "el que apuesta al dólar soja pierde". Pienso que el daño que se ha hecho aplica para ambas partes de la ecuación, tanto los agroexportadores como para Massa. Aunque personalmente pienso que este último fue el que más perdió.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page