top of page

¿Cómo sigue la actividad?

Actualizado: 11 may

Este fin de semana la CAME difundió un informe sobre el estado de la actividad económica en el mes de abril. Si bien se observa una leve mejoría con relación a marzo, aún queda camino para recorrer en lo que respecta a la recuperación.

Martes 7 de mayo de 2024, Mg. Yanina S. Lojo


La Confederación Argentina de la Mediana Empresa difundió los datos vinculados con la actividad este fin de semana, y aunque la variación interanual sigue mostrando una evolución negativa, se observó una leve mejoría con respecto a marzo.

Las ventas minoristas muestran cierta recuperación


Cuando se analiza el cuadro con la evolución mensual se desprende que en lo que respecta a las ventas minoristas enero fue le mes donde más se vio golpeada la actividad minorista. Y desde entonces si bien han mostrado una significativa contracción con respecto al año anterior, todos los meses la variación es menor.


Por ello, la CAME indica que las ventas minoristas pymes descendieron 7,3% anual en abril, a precios constantes, y acumulan una caída de 18,4% en el primer cuatrimestre del año. Pero cuando se hace la comparación mensual desestacionalizada, se observa un repunte del 1,6%.


Uno de los factores que podría haber ayudado a que se recupere levemente la actividad económica está asociada al retorno de las cuotas sin interés en algunos rubros particulares como electrodomésticos y materiales de construcción.

Desde la Confederación remarcaron que la caída en el poder adquisitivo de los consumidores es el principal responsable de la caída en la actividad. Dentro de los sectores que no han sufrido por esta situación, según el análisis realizado por la CAME, es el de la Indumentaria y Textil. ¿A qué se debe esto? Es una conducta particular que llama la atención puesto que productos de primera necesidad han sufrido fuertemente. Desde la organización acusan tres motivos: una fuerte política de promoción – es decir, ofertas -, para potenciar las ventas; por el nivel muy bajo de actividad que se registraba en el mismo periodo, pero de año anterior, como consecuencia de los efectos colaterales de la pandemia; y por una desaceleración en la política de ajuste de precios.


¿Cómo se vieron afectados los diferentes sectores?


Según el informe elaborado por la CAME, durante el cuarto mes del año, seis de los siete rubros que se analizan registraron caídas en las ventas cuando se hace el análisis interanual. Perfumería fue el más golpeado, mostrando una variación negativa del 23,3% mientras que Indumentaria y Textil creció un 8,8%.


Uno de los rubros más controvertidos es el de Alimentos y Bebidas, donde las ventas bajaron 8,5% anual en abril, a precios constantes y acumulan una caída de 23,8% en los primeros cuatro meses del año frente al mismo periodo de 2023. En la comparación intermensual, subieron 2,7%.


Mucho se ha hablado de la cuestión de los precios, y en línea con esto, en marzo el gobierno implementó una serie de medidas para generar alivio tributario a la importación de productos de la canasta básica. Los productos llegaron a las góndolas recién a fines de mes, pero si se observaron que hubo alimentos donde no sólo los precios no se modificaron, sino que también se redujeron.


La CAME remarcó que los pequeños comercios de las grandes ciudades consultados indicaron que “en abril se perdieron ventas en manos de los hipermercados, que atrajeron público con algunos descuentos muy agresivos. En los almacenes de barrios, la mayor demanda se focalizó en marcas alternativas, buscando abaratar la canasta alimentaria.


Otra cuestión no menor es el tema de los medicamentos, y por ello, no pasa por alto la evolución de las ventas en las farmacias. En este caso, se observa una caída del 18% anual, a precios constantes, y suman una retracción del 31,3% en los primeros cuatro meses. Lo que remarcaron de la Confederación es que la base de comparación es muy alta, por lo que la caída se profundiza. En este caso, la suba en el precio de los medicamentos y la demora en los pagos por parte de los prestadores de salud ha dificultado mucho la actividad.

La construcción, un indicador clave

La construcción es un rubro que se ha visto muy golpeado por la caída en el poder adquisitivo. Si bien el análisis toma no solo los materiales de construcción sino también eléctricos y ferretería nos permite tener un pantallazo de cómo sigue evolucionando el sector. En este caso, la variación interanual es negativa por un 11,2% anual, a precios constantes, y la baja acumulada en el cuatrimestre es del 22,5%, siempre contra el mismo periodo de 2023. Pero cuando se analiza contra marzo de este año, se ve un repunte leve del 1,5%.


La demanda está muy contraída y ha postergado todas las decisiones posibles. Por ello, la mejora está asociada con pequeñas obras privadas, refacciones, y algún recambio de mobiliario o luminarias.  Si bien se observó el retorno de las cuotas en algunos casos para la compra de materiales, los consumidores no se han volcado al mercado.


Obviamente que en los próximos días el INDEC publicará los datos de la actividad industrial y veremos cómo evolucionó en el mes de abril. De esa manera, podremos saber si se confirman la mejora en la actividad.

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page