top of page

¿Se terminó la pax cambiaria?

La semana pasada el dólar que parecía dormido desde finales de abril se despertó y el tipo de cambio alcanzó un nuevo valor récord. ¿Qué motiva esta suba? ¿Hemos llegado a un nuevo techo?

 

Lunes 17 de julio de 2023, Mg. Yanina S. Lojo

 

Desde finales de abril el valor del tipo de cambio se hacía amesetado, y oscilaba cercano a los $490. Sin embargo, la semana pasada llegamos a un nuevo valor récord que encendió las alarmas por los efectos que puede tener en la economía. Recordemos que después de casi tocar los $500 (o apenas superarlos) allá por abril, llego a bajar a $467 a principios de mayo. Luego poco a poco fue recobrando el camino perdido de manera paulatina. ¿Qué lo llevo a pegar este significante salto?

 

Más incertidumbre que certeza  

 

La Argentina navega un mar de incertidumbre, tanto en lo económico como en lo político, y a menos de un mes de las elecciones PASO la única certeza es la duda sobre el futuro. No hay claridad sobre cómo resultarán los comicios y cuál será la fuerza que se impondrá. A la vez tampoco hay claridad sobre cómo llevarán adelante la economía de cara al 2024. Los argentinos tienen más cada vez más dudas pero si saben algunas cosas.

 

Las reservas del Banco Central se encuentran en mínimos históricos. El viernes las reservas brutas se ubicaron apenas por encima de los USD 26.000 millones, mientras que las reservas netas internacionales se posicionan en los USD 6.000 millones negativos. En abril cuando las diversas cotizaciones comenzaron a subir, desde Economía buscaron todas las herramientas que se tenían al alcance para contener la situación. Pero con tan escasas reservas la pregunta que sobrevuela la situación es: ¿hay aún poder de fuego? O ante una corrida el BCRA se ha quedado sin poder de fuego? Si bien están los yuanes del SWAP que pueden usarse para intervenir el mercado, y otros elementos, la situación general no es la misma que hace unos meses atrás. Ente esta situación es lógico que se genere presiones sobre el tipo de cambio. Pero eso no es todo, es solo una de las aristas de una situación más compleja.

 

Hoy tenemos que enfrentar vencimientos de deuda con unas reservas muy frágiles y sin anuncios sobre el acuerdo con el Fondo, ni la llegada de desembolsos. Y volvemos sobre la cuestión de las dudas sobre las certezas.

 

El acuerdo que no llega

 

Todas las semanas desde Economía todas las semanas prometen que la comitiva viajará a Estados Unidos y que se harán anuncios. Sin embargo, ninguna de las dos cosas suceden. Quizás esta sea la semana, o por lo menos es lo que desde Economía dejaron trascender terminado el día fin de semana. Que habría acuerdo y que en estos días llegaría el anuncio.

 

 Mientras tanto lo único que queda claro que cada vez falta menos para que llegue el 31 de julio y nuestro país tenga que hacer frente a los vencimientos de deuda sin dólares frescos, nuevamente recurriendo a las reservas o haciendo uso – como en un momento se sugirió -, del SWAP con China. Esto no solo dejará a nuestro Banco Central en una situación más complicada, donde se generarán más dudas sobre cómo se continuará operando con respecto al comercio exterior. La pregunta que circula por lo bajo es: ¿hay más margen para más cepo?. También sobre el costo que esta situación representaría para nuestro país.

 

Si bien las dos partes han manifestado voluntad de acordar la demora en el final de las negociaciones preocupa y hace que sobre vuele el fantasma del “default” algo que no le conviene ni al FMI ni al gobierno argentino, pero no deja de encender alarmas.

 

La otra cuestión que genera ruido en el mercado es sobre que será lo que finalmente se acuerde para evitar esta situación. Mucho se habló de que el organismo internacional ha solicitado no solo un fuerte ajuste fiscal sino también una unificación y una devaluación. Cuesta imaginar que el ministro de economía acepte una medida de este tipo a pocos días de las PASO. Pero puede ser que logre conseguir tiempo para que la misma se implemente luego de que hayan transcurrido las elecciones. Ante esta posibilidad es lógico imaginar que aquellos que poseen excedentes en pesos busquen dolarizar la cartera anticipándose a cualquier medida que se pueda tomar.

 

La emisión y el gasto

 

La Argentina ha incumplido con la meta de déficit fiscal y la suma de Adelantos Transitorios que ha realizado el BCRA al Tesoro ha sobrepasado ampliamente lo acordado con el FMI. Se estima que estos rondarían los $1.7 billones y sólo ha transcurrido el primer semestre. ¿Qué queda por delante?

 

Hoy la meta acordada era de un déficit fiscal que no podría superar el 1,9% del PBI – algo que ya parece difícil de lograr-, y sin embargo, entre las versiones que circularon esta semana el Fondo solicitaría que el mismo no supere el 1,5% del PBI. ¿Podrá Economía realizar un ajuste tan fuerte en un contexto de alta emisión y gasto?

 

La inflación

 

Aunque los últimos dos meses el INDEC ha logrado mostrar una leve desaceleración en los precios en parte por los acuerdos de precios celebrados, en otra parte porque se acordado que ciertos aumentos se realicen en la segunda mitad del mes para que el impacto en el índice sea menor. Sin embargo, el tipo de cambio para dólar libre ha mostrado una evolución por debajo de la inflación en el primer semestre: mientras que esta acumula un 50,7%, el tipo de cambio oficial se ubicó en el 47,7% y el libre en 50.3%. en otras palabras aún hay margen para que la divisa ajuste su valor con respecto a cuántos pesos se requieren para hacerse de ella. No nos olvidemos que el dólar es un bien más dentro de la economía.

 

La contracara de esta situación es que los movimientos bruscos del dólar libre generan un impacto directo sobre la inflación. ¿Por qué? Porque es el que miran muchos comerciantes a la hora de fijar precios y tomar una posición de cobertura en particular previendo que el sinceramiento cambiario será un hecho independientemente de quién gobierne después del 10 de diciembre y que lo primordial es evitar la descapitalización. El problema de la inflación reprimida es cada vez más serio: con un alta cantidad de dinero circulante en el economía y los precios congelados, el impacto una vez que se libren de los acuerdos será muy importante.


Los importadores cada vez más complicados

 

En un escenario de escasez de dólares, los importadores ven preocupados la situación. Con promesas de acceder al Mercado Único y Libre de Cambios a 60 o 90 o incluso 365 días el panorama no luce para nada alentador. Y la situación de quienes deben pagar servicios al exterior es trágica.

 

En este contexto, y con una proyección de una posible devaluación o inclusive la posibilidad de que el FMI ceda y no pida un ajuste generalizado, pero autorice un impuesto a las importaciones aplicado sobre el tipo de cambio, es inevitable que se plantee con seriedad la necesidad de dolarizar la cartera lo más posible y de esa manera evitar que el golpe sea mayor si esto sucedería.

 

A quienes pueden acceder al ROFEX o inclusive a través del MAE a comprar dólar futuro, o bien suscribir seguros de cambios. Pero para muchas PyMES esto es imposible no sólo para la falta de conocimiento técnico – que es fácil de solucionar, los empresarios en Argentina aprenden y se adaptan rápido -, sino por la cantidad de requisitos técnicos que se deben cumplir para poder acceder.  

 

La única certeza: la duda

 

Y en ese contexto lo único que da confianza a los argentinos es el dólar. En un escenario optimista base el FMI autorizaría el giro de los desembolsos correspondientes al segundo tramo pero estos no alcanzarían para cubrir las necesidades de nuestro país, haciendo que las reservas netas internacionales sigan en valores negativos.

 

En el escenario más negativo el 31 de julio deberíamos afrontar los pagos con fondos propios y por lo tanto las reservas netas internacionales podrían duplicar la situación actual, ya que por cuestiones estacionales el segundo semestre es donde se produce el menor ingreso de dólares frescos.

 

El rumor sobre una nueva edición del dólar soja comenzó a circular el fin de semana, aunque desde Economía se han cansado de descartarlo. La realidad es que según proyecciones de la firma Portafolio Personal de Inversiones con el nivel de ventas que está haciendo el BCRA y sin intervenir el mercados para la fecha de las PASO las reservas netas internacionales estarían en unos USD 8.000 millones. Esto siempre que el FMI envíe el desembolso correspondiente a junio.

 

Cada vez que los argentinos tenemos dudas, recurrimos a aquellos que nos da certezas. El dólar. Es lógico que el mercado se haya despertado. Que el verano cambiario haya terminado, y el invierno a la espera de definiciones este arribando. Las decisiones que se tomen en las próximas semanas serán claves para definir hacia dónde vamos y qué nos espera.

 

 

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentáře


bottom of page