top of page

¿Llegará la ayuda de Brasil?

Actualizado: 11 may 2023

A principios de este año se había anunciado un acuerdo entre el Banco Nación y el Banco do Brasil para financiar las operaciones de importación desde nuestro principal aliado comercial. Sin embargo, lo que se debería haber anunciado en febrero se enfrió. En medio de la crisis por la falta de reservas del BCRA, el gobierno reactivó la negociación.

 

Miércoles 3 de mayo de 2023, Mg.Yanina S. Lojo

 

Con motivo de la visita del presidente de Brasil en enero, se comunicó que se iban a iniciar negociaciones para firmar un acuerdo entre el Banco do Brasil y el Banco Nación para financiar las operaciones de importación provenientes del país vecino (Ver artículo “El financiamiento para las operaciones de Brasil ¿es una opción para las Pymes?”). Sin embargo, aunque se había informado que una misión técnica viajaría en febrero no se tuvo noticias hasta esta semana cuando la situación de las reservas de nuestro país se ha vuelto más que compleja, y el cepo a las importaciones es un problema para una actividad industrial que muestra signos de desaceleración y aqueja la falta de insumos.

 


Importaciones sin dólares

 

Según informaron desde ambos gobiernos, el acuerdo se ampararía en el ya vigente Sistema de Pagos en Moneda Local que existe en el marco del MERCOSUR, y que evita que las operaciones necesiten pasar por el dólar para llevarse adelante. Pero más allá de eso, lo que se necesita desde Argentina es implementar un mecanismo que le permita a los importadores argentinos contar con el financiamiento necesario dado que se ha vuelto muy complejo operar por la necesidad de postergar los pagos ante la imposibilidad de pagar anticipado o vista o inclusive al recibir la mercadería en nuestro país. Tengamos en cuanta que algunos cálculos establecen la deuda con los importadores en aproximadamente unos USD 14 mil millones, en general.

 

Exportaciones financiadas

 

Desde Brasil lo que están analizando es la posibilidad de financiar a los exportadores de bienes y servicios cuyos clientes sean argentinos por un plazo de 3 a 6 meses, a quienes se les pagaría directamente en reales. Mientras que en Argentina el pago sería directamente en pesos.

 

Quienes ven esta posibilidad como algo viable insisten en remarcar que el riesgo asociado es bajo dado que la demanda ya existe y solamente, se deben financiar el proceso de la venta que ya está confirmada. Diferente sería la situación, si se buscará brindar crédito a una firma que necesita buscar un potencial comprador.

 

Según el mismo ministro de Economía de Brasil, más de 210 empresas son las que negocian con nuestro país. Y debido a los problemas que ha habido en los últimos 5 años se estima que se perdieron unos USD 6.000 millones por operaciones que no se pudieron realizar.

 

Inconvenientes en la implementación

 

La debilidad y la volatilidad de la moneda argentina no pasa desapercibida para nuestros vecinos, quienes están preocupados porque en nuestro país se venderá en pesos, mientras que en Brasil se cobrarán reales, pero cuando se tenga que pagar el préstamo en origen se desconoce cuál será el tipo de cambio que se aplicará. Es un problema de convertibilidad: ¿los pesos pagados hoy serán suficientes para cubrir la obligación meses después?

 

Otro banco diferente al que originalmente se mencionó

 

En enero cuando se habló del acuerdo se había mencionado que las negociaciones se harían entre el Banco do Brasil y el Banco Nación, pero ahora se habla de la participación del Banco Nacional de Desenvolvimiento Económico (BNDE) quien vendría participando activamente en las negociaciones pero que estaría requiriendo ciertas cuestiones vinculadas con el tema garantías y requisitos. Lo que más preocupa es que haya seguridad de que flujo no se va a cortar en algún punto. Además este organismo necesita contar con el aval del Fondo de Garantía de Exportaciones de Economía.

 

Recién la próxima semana se realizaría una reunión en la Federación de Industrias del Estado de San Pablo, en la que se convocará tanto a exportadores brasileños e importadores argentinos para analizar cómo avanzar.

 

¿Cómo se instrumentaría?

 

En principio, el objetivo estaría orientado a financiar operaciones que incluyan la compra de insumos industriales, más teniendo en cuenta que en marzo nuestro país realizó importaciones que superaron los USD 1.600 millones, dado la necesidad de comprar soja por la sequía que golpea nuestro país.

 

El sistema de garantías que se buscaría implementar sería similar al anunciado con China, donde habrá un mecanismo de crédito para aquellas SIRA que sean solicitadas en reales. Estas garantías estarán basadas en flujos futuros de Argentina, de exportaciones incrementarles para financiar importaciones este año.

 

Mucho camino por recorrer

 

Lo que queda en claro a hoy, es que el anuncio que parecía inmediato, no sucederá. Por el momento, hay todavía mucho por definir y al igual que como sucedió con el anuncio de la SIRA en yuanes habrá que ver finalmente cómo se implementa. En este caso, al haber un mecanismo de financiamiento de por medio – en primer lugar, iba a ser a los importadores, ahora se dice que a los exportadores -, habrá que analizar el impacto y la exposición, no al riesgo por la venta sino por la situación de la economía argentina. Tampoco implicará una mejora en el acceso al Mercado Único y Libre de Cambios o en la aprobación de la licencia para importar. Quizá se acorten plazos para el pago.

 

Lo único que queda claro, es que la situación de las reservas es complicada, y los dólares cada vez son menos, la escasez abunda. Ahora en cuanto a la creatividad para tratar de evitar lo inevitable, abunda. Y mientras tanto la industria y el comercio argentino, que ya están con la lengua afuera no paran de sufrir, y los consumidores cada vez son más perjudicados.

 

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page