top of page

Junio: La inflación que se viene

Se termina junio y mientras del gobierno esperan que el número que informe el INDEC empiece con 6, los privados creen que estará entorno al 7%. Sin embargo, las últimas dos estimaciones que se hicieron terminaron con grandes diferencias. ¿Qué se estima por el momento?

Miércoles 28 de junio de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


En abril el número del IPC sorprendió porque la mayoría de los privados esperaban un número menor, mientras que en mayo sucedió lo contrario, el número proyectado – incluso a través del Relevamiento de Expectativas de Mercados -, fue bastante inferior a lo que finalmente informó en el organismo que conduce Marcos Lavagna. La pregunta que todos se hacen es ¿Qué sucederá en junio?


¿Cuáles son las previsiones de los privados?


Mientras que el mes estuvo cargado de aumentos, algunas consultoras aseguran que la desaceleración que se detectó durante la segunda quincena de mayo se sostuvo en la primera de junio. Por ello, Ecolatina calcula que el IPC de este mes podría estar en torno al 7%.


La Fundación Libertad y Progreso la inflación de junio se colocaría en torno al 7,3%, lo que sería el nivel mensual más bajo desde febrero de este año.


ECO GO estimó que este mes “la inflación en alimentos alcanzaría el 7,3% y la inflación general el 7%”.


¿A qué se debería la desaceleración?


Por ejemplo, Ecolatina detecta que hubo una moderación los rubros de Alimentos y en Regulados. Alimentos y bebidas habría crecido 6,9% lo cual mostraría una desaceleración de 1,2 puntos respecto del mismo período del mes anterior.


También hubo un menor incremento en el caso de los productos de consumo masivo, que crecieron 6,9%. Se moderó el crecimiento de Frutas (+2,8%) y de Carnes (+1,6%).


Los mayores aumentos se vieron en Verduras (+16,4%), Condimentos (+9,1%), Comidas para llevar (+9,3%), Infusiones (+9,0%) y Azúcar, miel y dulces (+8,1%). Mientras que el rubro Regulados muestra un crecimiento del 7,7%.


ECOGO también hace hincapié en un menor incremento en los alimentos. Específicamente, indican que la poca volatilidad que mostraron carnes, frutas y verduras, contribuyó en este sentido y junto una morigeración de los aumentos que se registraron en regulados.


¿Y a nivel anual?


Mientras que en la última estimación se esperaba que la inflación anual cerrará cercana al 150% algunos consultores han decidido ajustar a la baja y creen que podría rondar entre el 130%-140%.

Las proyecciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado del mes de mayo mostraban que la mayoría de los analistas privados estimaban que el pico se iba a observar el mes pasado pero que, en los próximos meses, la inflación mensual operaría entorno al 7% - 8%.


¿Qué esperan desde el gobierno?


Desde el gobierno confían que junio muestre un valor menor que mayo y estiman que el número de que informe el INDEC para este mes pueda empezar con 6 en lugar de con 7. Y la estrategia es forzar la mayor cantidad de acuerdo de controles de precios para tratar de consolidar la tendencia. Por ello, la necesidad que los supermercadistas no aumenten por encima del 6% y que los ajustes se realicen en la segunda quincena del mes.


Hace unas semanas atrás observamos la puja de poder entre el ministerio de Economía y las petroleras por el ajuste del precio del combustible. La pulseada la ganó Hacienda, a través del anuncio de YPF, pero la duda es ¿por cuánto tiempo más podrán sostener esta pauta de aumento tan baja?


¿Qué podemos esperar como consumidores?


Que la variación de precios no llegue a los dos dígitos por el momento es una buena noticia, pero niveles del 6%-7% mensual son preocupantes para la sociedad. Más pensando que aún no hemos llegado a las PASO. Lamentablemente, como quede definido el planteo electoral de cada partido de cara a las elecciones generales así como las posibilidades de los diferentes candidatos de ser electo próximo presidente tendrán una incidencia directa sobre el tipo de cambio, y sobre la inflación.


La decisión, si se confirma, de parte del gobierno de aplicar un arancel o un tipo de cambio diferenciado para las importaciones, tendrá un efecto sobre los precios que podrá traer más inflación. La caída en la producción ante consumidores ávidos por hacerse de bienes ante un escenario donde la demanda de dinero continúa en caída, alimenta la inflación. ¿Por qué? Porque esto significa que los ahorristas no quieren quedarse con los pesos, por lo que la velocidad con la que rota el dinero crece. Este es un componente central detrás de cualquier riesgo de aceleración inflacionaria. A medida que nos acerquemos a las elecciones es probable que la caída se acelere y dependiendo cómo queden posicionados los candidatos esta variable puede aumentar a una velocidad mayor.


Los ingresos se licúan, las posibilidades de ahorrar son pocas e inexistentes. Pronto los sindicatos pedirán reabrir las paritarias. Lo que obviamente presionará nuevamente los costos productivos.


El segundo semestre esta a punto de comenzar y no parece traer mejores perspectivas. Las elecciones complicaran el escenario económico dado el alto nivel de incertidumbre. Hasta ahora no se han tomado medidas para corregir el camino. ¿Se hará algo o continuaremos tratando de llegar?

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page