top of page

¿Qué está pasando con el dólar?

Mientras que el gobierno tomó ciertas medidas para tratar de controlar la suba de las divisas financieras y libres, no parece detenerse la suba. ¿Qué va a pasar?

Miércoles 25 de enero de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


El 2022 cerró con un dólar que parecía decidido q recuperar algo del camino que había perdido en relación con la inflación. Algunos creían que era algo pasajero y que la situación se corregiría los primeros días del 2023. Casi llegando a finales del mes de enero, el dólar sigue su ascenso y aunque la semana pasada - específicamente el miércoles -, el gobierno aplicó una serie de medidas para tratar de llevar tranquilidad, no parecen dar efecto. ¿Qué estará pasando?

¿Por qué sigue subiendo el dólar?


Hay una serie de motivos que pueden explicar por qué la divisa parece no estar dispuesta a ceder. Por un lado, cuestiones estaciónales vinculadas con el turismo y la demanda de pesos. El dólar turista, para aquellas operaciones superiores a los USD 300.-, cerró ayer en $384,12. Eso hace que sea más conveniente hacerse de los dólares ya sea a través del mercado libre o financieros - para aquellos que aún pueden seguir comprando -, puesto que su precio es menor. A mayor demanda, igual o menor oferta será mayor el precio. Así se regulan los mercados que no están intervenidos. Todos hemos visto las imágenes de los argentinos en Brasil. Y no es conveniente hacer la conversión de pesos a reales o a pesos uruguayos en destino, dado que el tipo de cambio suele ser muy perjudicial. Es por ello, que muchos optan por dolarizarse y después ir cambiando en destino a medida que necesita.


El turismo también tiene un impacto en la actividad económica. Muchas actividades se suspenden durante el mes de enero, así como también muchas industrias ante las dificultades para hacerse de los insumos han decidido tomarse el mes de enero para darle vacaciones a su personal. Esto ha hecho que la demanda de pesos caiga. Mientras tanto, las carteras se dolarizan a la espera de lo que vendrá. Y hoy son más las incertidumbres. Aquellos que no están pudiendo obtener las SIRA para importar pueden - si hace ya más de 3 meses que no operan en el MULC-, empezar a comprar en el MEP y pedir las autorizaciones para giro con dólares propios. Sabiendo que por 3 meses tampoco podrán ingresar al MULC y que necesitarán esperar para pagar con esos dólares que compraron otros tres meses. Prefieren asumir el valor más alto de la divisa y tener un horizonte temporal sobre cuándo podrán operar. Cosa que hoy no hay.


Otro aspecto que tiene impacto es la emisión monetaria. La base monetaria creció en el mes de enero un 6,2%. Poniéndolo en números equivale a unos $5.300 millones de pesos, marcando un crecimiento interanual de un 47%. Los billetes en circulación, cheques y depósitos – lo que se denomina agregados monetarios M3 –, crecen al 1,6% mensual pero acumulan una suba del 86% en los últimos 12 meses. Los pases monetarios del BCRA, los pases pasivos más LELIQ crecen al 6,4% mensual y equivalen a dos veces la base monetaria.


Finalmente, no podemos dejar de mencionar el factor meteorológico: la sequía. Ya todo el mundo sabe que el campo no podrá aportar la cantidad de dólares que ha venido aportado durante todo 2022. Lo cual genera mucha expectativa por cómo el gobierno va a poder sortear este difícil momento. Y pareciera que el mercado está descontando que el golpe a la economía será aún mayor de lo que quizás desde Economía esperan.

Medidas para calmar al mercado


La semana pasada Economía tomó la decisión de anunciar la recompra de deuda externa y al mismo tiempo el BCRA decidió subir las tasas de interés. Ambas medidas tenían como objeto tratar de contener la suba del dólar, en particular los financieros.


Si bien el Estado estaba interviniendo en el mercado financiero, de manera indirecta a través de operaciones que hacía el Fondo de Garantía del ANSES por ejemplo, para tratar de contener el precio la semana pasada se estaba quedando sin poder de fuego. Normalmente, el dólar libre replica en 48-72 horas la evolución del CCL. Pero en estos días, hemos visto que el CCL ha quedado bastante rezagado. Mientras que éste cotizaba al cierre del día martes a unos $360,03, el dólar libre se ubicaba en los $381.-


A estas medidas se le sumó la reglamentación del blanqueo de capitales destinado al pago de importaciones. Aquellos que tuvieran tenencias en moneda extranjera sin declarar podrían exteriorizarlas a cambio del pago de un impuesto, con el objeto de pagar operaciones de importación.


Si bien el viernes a la mañana parecía que el mercado quería responder, al cierre de la jornada era claro que el dólar no iba a ceder. Y esta semana cuando la tendencia parecía consolidarse en el alza, se anunció una nueva suba de tasas desde el BCRA. Esta medida estaba orientada a los Fondos Comunes de Inversión subiendo la tasa de pases al 95% anual. La probable respuesta: los analistas de mercado empiezan a preocuparse y probablemente decidan salir de los plazos fijos para dirigirse al famoso Money Market. ¿Qué es el money market? Son fondos de liquidez inmediata. Permite invertir diariamente, generando de esta manera intereses a diario, con el beneficio que se tiene disponibilidad del capital casi de manera inmediata.


La medida pareciera querer apuntar a “secar la plaza”, sin embargo, por ahora no parece recibir la respuesta que se esperaba. Los dólares financieros siguen altos, y el libre salto a $381.-


El dólar sube por ascensor


Mientras que desde el Palacio de Hacienda esperan que alguna de las medidas tomadas haga que el mercado responda, y el dólar empiece a ceder, la volatilidad se mantiene alta y empieza a preocupar cómo se verá afectada la inflación del mes de enero.


Economía apostaba a que el problema del dólar se hubiera ya solucionado. Que hubiera sido algo transitorio que afectó al mercado a finales de diciembre, y que, en enero con las vacaciones y la baja de la actividad, la situación se normalizara. Sin embargo, no sucedió por el contrario sigue subiendo. Y el objetivo de bajar la inflación al 3% mensual en el primer trimestre pareciera alejarse.


El BCRA apostaba a poder reducir la tasa de crawling peg durante este mes para acompañar una desaceleración en la inflación. Pero debido al aumento del valor de los dólares financieros, ha tenido que acompañar con la devaluación del tipo de cambio oficial para tratar de contener la brecha que hoy está en el 107%


Ya las empresas alimenticias dejaron saber que con relación a los conflictos que surgieron por la fiscalización del Programa de Precios Justos podrían no cumplir con el programa. A eso se suma, que muchas industrias que suscribieron el acuerdo no reciben las aprobaciones para las importaciones como se habían pactado. Ante la posibilidad de que estás incumplan, algunos sectores han estado observando en los últimos días adelantamiento en las fechas de acceso al mercado. Sin embargo, ¿será suficiente? Con un contexto de tanta volatilidad, se podrán sostener los precios. Si la inflación de enero, no logra ubicarse dentro de los parámetros que estableció Economía se volverá muy difícil para las empresas sostener los precios hasta finales de febrero o principio de marzo. Pero más complicado será lograr que las mismas firmas suscriban acuerdos hasta junio, por lo menos, con la misma tasa de actualización.


Finalmente, no hay que descartar el problema que a veces genera la política en la economía. Ciertas posiciones, declaraciones o conductas desde la economía generan desconfianza y esto se traslada al mercado. En este momento, donde hay tanta volatilidad lo mejor que se podría hacer es tratar de que haya la menor interferencia posible para minimizar el impacto.


Cuando termine el mes de enero, se podrá hacer un análisis sincero sobre si las medidas tuvieron algún efecto positivo o si se quedaron en el camino. Al mismo tiempo, habrá que pensar hasta cuándo el BCRA tendrá poder de fuego para sostener la situación si las variables macroeconómicas no se acomodan

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page