top of page

Panorama: Frente de tormenta en el horizonte

El viernes se anunció que nuestro país había llegado con el Fondo Monetario Internacional a un acuerdo, sin embargo, los desembolsos no llegarán hasta mediados del mes de agosto y las reservas siguen cayendo.


Martes 1 de agosto de 2023, Mg. Yanina S. Lojo


La semana pasada luego de meses de negociación el Gobierno anunció junto con el Fondo Monetario que se había llegado a un Staff Level Agreement. Pero no hubo desembolsos, y por el momento, no los habrá. Se debe esperar la aprobación del Directorio de este organismo. Mientras tanto nuestro país tiene que cumplir con sus obligaciones. La situación deja a nuestro país en un momento difícil de atravesar.


¿Qué dice el acuerdo con el FMI?


En realidad, no sabemos qué es lo que se acordó, porque los detalles no han trascendido por completo. Pero si sabemos qué piensa el Fondo sobre este acuerdo alcanzado. Según el mismo organismo publicó en su sitio web, el acuerdo aún no está en firme, sino que está sujeto a la implementación continua de las acciones de política acordadas y la aprobación del directorio ejecutivo del FMI. Como bien señala el organismo, se espera que éste se reúna en la segunda quincena de agosto.


Por otro lado, señala que: “se ha acordado un paquete de políticas con un conjunto secuencial de medidas para reconstruir las reservas y mejorar la sostenibilidad fiscal, protegiendo al mismo tiempo la infraestructura crítica y el gasto social. Estos pasos están destinados a fortalecer el programa”


También indica que: “Desde la finalización de la cuarta revisión, la situación económica de Argentina se ha vuelto muy desafiante debido al impacto mayor de lo previsto de la sequía, que tuvo un impacto significativo en las exportaciones y los ingresos fiscales. También ha habido desvíos y retrasos en las políticas, que han contribuido a una fuerte demanda interna y una balanza comercial más débil. Como resultado, no se alcanzaron los criterios de desempeño de finales de junio de 2023 (CP) para la acumulación de reservas internacionales netas (NIR), el saldo fiscal primario y el financiamiento monetario del déficit fiscal. Mientras tanto, la introducción de nuevas medidas cambiarias administrativas temporales, incluso en los últimos días, ha ocasionado el incumplimiento de los PC contra la introducción de prácticas de moneda múltiple (MCP). Como tal, se solicitarán dispensas, así como modificaciones de objetivos clave, sobre la base de las acciones correctivas acordadas para fortalecer el programa.”


¿Qué significa esto?


El FMI reconoce que la situación de la sequía tuvo un impacto significativo en la economía argentina. Sin embargo, remarca que nuestro país no ha cumplido con las metas habría acordado con el gobierno. Como no se conocen las medidas muchos suponían que la implementación del IMPUESTO PAÍS a las importaciones era parte de lo acordado. Sin embargo, en el comunicado el organismo remarca que la introducción de prácticas de moneda múltiple como en los últimos días incumplen con lo acordado en materia de política cambiaria.


¿Qué se habría acordado?


Como aún no se ha conocido en que consiste el acuerdo, lo único que queda es interpretar lo anunciado por el FMI que marca cuatro puntos clave sobre los que nuestro país debería trabajar:


  • Política cambiaria y monetaria: Se insiste sobre la necesidad de armonizar el sistema cambiario, tratando de fomentar la liquidación de exportaciones y contener en el corto plazo las importaciones. Remarca la necesidad de mantener una política de devaluación diaria (crawling peg) a fin de preservar la competitividad. Por otro lado, para contener la demanda de pesos se mantendrán tasas de política monetaria positivas en términos reales. Para contener la brecha cambiaria, se utilizará la política monetaria para intervenir en los mercados paralelos y futuros.

  • Política Fiscal: Se mantuvo la meta de déficit fiscal del 1,9% del PBI. Remarcando que la implementación del IMPUESTO PAÍS a las importaciones permite compensar el menor ingreso por la caída en la recaudación debido a las menores exportaciones por la sequía. Asimismo, se deberá contener los aumentos de los salarios; actualizar las tarifas de los servicios; y fortalecer los controles de gastos en lo que respectan a la asistencia social.

  • Estrategias de Financiación: La meta fiscal no supone una dependencia adicional del financiamiento monetario directo del déficit fiscal. Las intervenciones en los mercados secundarios de bonos deberían centrarse en garantizar el funcionamiento normal del mercado, protegiendo al mismo tiempo el balance del banco central.

  • Reservas: El paquete de políticas acordado buscará aumentar las reservas durante el resto de este año. El objetivo de acumulación de reservas internacionales netas acumulativas se establece en USD 1.000 millones para fines de 2023 (Contra el objetivo de USD 8.000 millones en el momento de la cuarta revisión).

¿Qué se lee de lo anterior?


Para poder llegar a este acuerdo queda claro que desde Economía tuvieron que aceptar un fuerte ajuste. Esto se desprende de los puntos en donde el Fondo indica que se deberá avanzar en la quita de subsidios a las tarifas de los servicios, pero más significativo es: en un momento de alta inflación se le pidió al gobierno contener las demandas de ajustes salariales.


Asimismo, para no llevar adelante la tan pedida unificación y el sinceramiento cambiario se dispuso la implementación del IMPUESTO PAÍS a las importaciones. Mientras que desde el Gobierno argumentan que esto no debería tener un impacto en precios porque la mayoría de los importadores usan de referencia el tipo de cambio más alto del mercado, la realidad muestra otra cosa. En la última semana, la remarcación de precios ha sido terrible.


Y la decisión de ajustar el tipo de cambio para el dólar agro, no resultó tan positivo como se esperaba. Si bien la primera semana parecía ser un éxito, a medida que el dólar libre y los financieros mantienen su precio o incluso siguen su racha alcista el interés de los exportadores se va disminuyendo. Y la contra cara: un incremento en los insumos no sólo en el caso de los importados sino también en los locales para sectores como el ganadero, tambero, avícola, entre otros. La suba en las últimas horas del precio de la carne vino a mostrar la realidad.


El otro aspecto importante es que se le exige que el BCRA deje de financiar al Tesoro, un factor que viene presionando sobre la inflación. También se pidió racionalizar las transferencias a las provincias.


¿Qué pasa con los desembolsos?


Los desembolsos que según indica el organismo serían por unos USD 7.500 millones. Correspondientes a la quinta y sexta revisión. Mientras que la próxima se llevaría adelante en noviembre.


En cuanto a cómo se recibirán no queda claro si será en un desembolso, si pasa la aprobación del Directorio o si se dividirán en dos pagos.


¿Cómo se va a pagar?


El ministro de Economía informó ayer que se iban a honrar las obligaciones con FMI sin utilizar reservas. Para ello, se iba a recurrir a un préstamo que aprobó de manera “urgente” la Cooperación Andina de Fomento (CAF) por USD 1.000 millones y el SWAP con China, dado que el monto total a cancelar este lunes es de USD 2.700 millones.


Según informaron desde Economía, se logró aprobar el segundo tramo del SWAP por otros USD 5.000 millones. Hoy la mayoría de los economistas no logran tener en claro cuántos yuanes aún tiene disponible el BCRA. No queda claro de cuánto es la ampliación del segundo tramo del swap, el anterior había sido de USD 5.000 millones y se habría utilizado, siempre estimaciones privadas, ya se usaron USD 3.600 millones.


Esta es la segunda vez que el Gobierno apela a la línea de libre disponibilidad del SWAP para cancelar deuda con el Fondo. El mes pasado abonó una parte en un remanente de derechos especiales de giro (DEG) y otros USD 1.100 millones con yuanes.


Con respecto a los intereses que vencen el 1º de agosto, se procederá a pagar con dólares del BCRA que esperar recaudar durante esta semana. El monto total USD 800 millones. Si no se llegará a reunir ese importe se podría intentar atrasar el mismo hasta que llegaran los desembolsos, pero es un escenario muy difícil de lograr. Lo más probable es que se tengan que recurrir nuevamente a los yuanes. Eso obligaría a negociar un posible tercer tramo de ampliación.


¿Y las reservas?


El último día de julio hizo que el BCRA terminó la última rueda de julio con compras por USD 220 millones; ventas de yuanes equivalentes a USD 43 millones. De esta manera, se consolido con una posición compradora neta de unos USD 177 millones. Cerrando el mes de julio con ventas netas por USD 467 millones (principalmente por las ventas de yuanes). Desde que empezó el 2023 el balance del BCRA por la intervención cambiaria es negativo en USD 3.534 millones de dólares.

Las reservas brutas ayer tocaron el mínimo observado en 11 años en unos USD 24.032 millones. Y muchos economistas estiman que, tras el pago, las reservas netas internacionales estarían oscilando entre los USD 8.000 millones y los USD 11.000 millones.


¿Y qué pasa con los importadores?


La deuda con los importadores se encuentra ya en niveles históricos y se estima habría superado los USD 16 mil millones de dólares. Un monto muy superior cuando se lo compara con otros años de cepo.


Al mismo tiempo, más allá de la implementación del IMPUESTO PAÍS, desde la semana pasada se reportan multiplicidad de problemas e inconvenientes: el CCUCE de las entidades financieras no funciona o lo hace de manera intermitente, se reduce sin explicación la Capacidad Económica Financiera, cambian los plazos de acceso tanto iniciales como definitivos, no se completan los datos haciendo que no se pueda usar la SIRA para acceder al mercado.


Todo parecería indicar que de manera indirecta se están tomando medidas para dilatar los tiempos y complejizar más la gestión de pagos, por lo cual, se vuelve una epopeya poder seguir trabajando.

A los reclamos de las empresas de flete internacional – desde ya hace un tiempo -, y la posibilidad de una parálisis se han sumado las empresas de seguro, que indican que están teniendo problemas para reasegurarse en el exterior y que por lo tanto podrían tener serios problemas para cumplir si hubiera un siniestro más que significativo.


¿Qué va a pasar con las operaciones en yuanes si estos se siguen usando para pagar la deuda? ¿Qué va a pasar con todas las obligaciones contraídas? ¿Hasta cuándo seguirá esta situación?


El Directorio del FMI tiene que aprobar el acuerdo para que lleguen los desembolsos, y en estas tres semanas, nuestro país debe hacer su parte. Habrá que esperar y ver. Pero hoy el panorama nos muestra un fuerte frente de tormenta en el horizonte.

62 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page