top of page

¿Y qué pasa con el pequeño ahorrista?

Después de los hechos de las últimas semanas es muy probable que el pequeño ahorrista se sienta perdido. La situación con el dólar más la suba de tasas plantean muchas preguntas, en un año muy particular.

Martes 23 de mayo de 2023, Mg. Yanina S. Lojo

Abril dejó más dudas que certezas sobre el futuro de la economía argentina. Los números de mayo preocupan y mucho. Las variables macroeconómicas dan señales de que la situación se está volviendo muy compleja, y el escenario electoral no ayuda. Por el contrario, sigue sumando cada vez más ruido que hace que muchas situaciones que se presentan respondan más a cuestiones políticas que a económicas del momento. Pero hay realidades que saltan a la vista: el nivel de reservas es un problema muy complejo, más después de la implementación del dólar agro que a diferencia de ediciones anteriores – cuando se trataba del dólar soja -, no ha dado los mejores resultados. La inflación lejos está de ser controlada, y la emisión de pesos tampoco. El gasto es otro gran problema, y por ello, el Tesoro se ve obligado a convalidar tasas cada vez más altas para evitar dos problemas: quedarse sin recursos y que los fondos excedentes se trasladen al dólar. La divisa norteamericana es otro problema para la economía, porque la decisión de sostener el tipo de cambio a cualquier costo no deja de traer problemas. Hoy vivimos una situación compleja, y sufrimos los efectos de una devaluación que el gobierno decidió no ejecutar.


Es en este contexto, que el pequeño ahorrista mira la economía y no sabe a dónde dirigirse o cómo protegerse en un escenario lleno de incertidumbre.


El dólar: resguardo de valor


En la Argentina, el dólar ha sido desde mucho tiempo la moneda en la que los ciudadanos confían. Cumple la función de resguardo de valor. Es por lo que, muchos economistas mencionan que nuestra economía es bimonetaria de facto hace bastante tiempo: transaccionamos en algunos casos en pesos, en otros en dólares y ahorramos en la divisa norteamericana. ¿Está bien? ¿Por qué no lo estaría? Cada persona hace un análisis de los riesgos, y en función de su nivel de aversión a éste toma decisiones de inversión. Colocar excedentes en la divisa norteamericana no puede ser juzgado. Es como si se valorara a una persona por poner su dinero en acciones o bonos, o en una inversión inmobiliaria. La historia argentina nos ha dado demasiados ejemplos en dónde, debido a malas decisiones de política económica, aquellos que confiaron en la moneda local recibieron como recompensa dolores de cabeza.


Desde un punto de vista más técnico: ¿por qué una persona podría optar por posicionarse en dólares? Puede que espere que en el corto o mediano plazo el valor del peso se ajuste. Es decir, que se produzca una devaluación. Depende el economista el porcentaje por el cual debería llevarse adelante el sincerimiento del tipo de cambio varia, pero ya pocos creen que esta medida no llegará. Más cuando el Fondo Monetario lo está pidiendo. Junto con la unificación del mercado. En ese caso, es esperable que el tipo de cambio oficial deba acercarse al resto. Por otro lado, la decisión de dejar de intervenir o reducir la intervención en los dólares financieros pareciera marcar este camino. Habrá que esperar y ver qué sucede con el acuerdo con el FMI. Pero también que resultados se obtienen en el viaje a China de parte del ministro de Economía. Con las reservas netas en valores negativos se necesitan pronto fondos frescos, que se buscarán en Asía pero también de Brasil. De ahí, que se vuelve clave la reunión para tratar de obtener de parte del Banco de los BRICS las garantías necesarias para poder cerrar el acuerdo con nuestro vecino.


Si quien esta analizando la dolarización de su cartera, además de considerar lo antes mencionado, se encuentra con que en su actividad comercial el precio se encuentra valorado en función del tipo de cambios más motivos tendrá para optar por esta decisión. Si espera un ajuste en el valor de la divisa, entonces podrá suponer que los precios subirán y por tanto, tomar el excedente que posee hoy y convertirlo a dólar es una manera de evitar descapitalizarse en el futuro. ¿Por qué? Supongamos que es el caso de un comerciante, que hoy está vendiendo un producto X y que este, si bien se produce en el país, posee componentes importados. Por lo cual, si en un futuro el valor del dólar sube, el precio al cual se hace de los bienes de cambio también lo harán. Por ello, decide hoy a medida que va vendiendo, si no puede reponer su stock, dolarizarse para en un futuro poder seguir comprando y mantener su flujo comercial. Aunque siempre intentará primero reponer stock lo antes posible.


Muchas veces se hace el análisis si el dólar ha servido en el último tiempo como refugio ante la inflación, y en general, se observó que en 2022 tanto el dólar libre como los dólares financieros en cuanto a su cotización en relación al peso quedaron atrasados. En el último mes, las cotizaciones han recortado bastante del camino de 2023 sin embargo yo no creo que esté activo deba ser visto como una inversión para el corto plazo, y menos con fines especulativos. Por el contrario, volvería sobre el mismo punto sobre el cual arrancamos el análisis: el dólar es un refugio de valor.


Insumos o bienes


Si sos comerciante o emprendedor la mejor decisión hoy es hacerse de los flujos de pesos lo más rápido posible para tratar de comprar mercadería, es decir reponer stock, antes que los precios vuelvan a subir o que no haya. Lo mismo si sos el dueño de una pequeña fábrica o pyme, lo mejor que se puede hacer es comprar insumos. Stockearse de material para poder seguir trabajando, para que el circuito nunca se corte. No hay nada peor para fábrica que tener capacidad de producir y no poder hacerlo.


La última semana recibí consultas sobre si había habido algún tiempo de normativa de parte del Banco Central, porque muchos comercios incentivaban el pago en efectivo o transferencia, con descuentos y trataban por todos los medios de evitar el cobro con tarjeta. No hay normativa, es una estrategia de venta orientada en tratar de hacerse de los pesos lo antes posible, en un contexto de alta inflación de los precios se actualizan por semana.


Muchos se preguntarán: por qué si el dólar no ha experimentado grandes saltos en los últimos tiempos, los proveedores siguen subiendo los precios. Por un lado, está el cepo. Cada vez es más difícil conseguir no solo las aprobaciones si no acceder al mercado de cambios y por ello, la operatoria se va complejizando. Muchos fabricantes no saben si tendrán o cuándo tendrán los productos disponibles, y a qué valor los podrán producir – en el especial los que tienen insumos importados porque los plazos de pagos se hacen cada vez más largos-, entonces se potencian los aumentos.


Otro factor que influye es la suba de costos locales: combustible, que impacta en los fletes, servicios, impuestos, paritarias, todo suma. Y el dólar, aunque clave, no es lo único que incide.


Algunos se preguntan: por qué no pasar todas operaciones de comercio exterior por el mercado financiero y listo. En especial, considerando que nadie tiene en cuenta en la calle el valor del dólar oficial porque a la larga o a la corta este se terminará ajustando. La realidad es que de tomarse una decisión así, un desdoblamiento, probablemente la inflación se dispare. Porque las expectativas empiezan a jugar un rol cada vez más fundamental. Además, la historia argentina tienen algunos casos ya donde se decisión por el desdoblamiento cambiario y la situación no termino bien. Por el contrario, todo empeoró.


Si estás de lado del consumidor, probablemente sientas cada vez que vas q comprar que no hay referencia de precios. Nunca sabes si lo que estás pagando es lo que el bien realmente vale o no. Pero igualmente en esta incertidumbre, sigue siendo una buena decisión adquirir bienes durables o incluso consumibles que son importados antes de quedarse posicionado en pesos. Porque no sabemos si mañana habrá no cuánto valdrá.


La decisión de aumentar los límites de las tarjetas de crédito, es un parche más, que surge de la imposibilidad de muchas personas de poder adquirir electrodomésticos aprovechando planes como el Ahora 12 porque, aunque los precios aumentan los límites no siguen el mismo ritmo. Y tiene cierta lógica, teniendo en cuenta que los ingresos de las personas tampoco lo hacen.


Si uno puede hacerse de un buen durable en cuotas sin interés o con un costo financiero que termine por debajo de la inflación esperada para el plazo solicitado siempre es mejor que pagarlo directamente, salvo que el descuento que realice el vendedor sea más que significativo.


Plazos fijos


Con la suba realizada por el Banco Central la semana pasada de las tasas, la tasa efectiva mensual del plazo fijo quedó en el 8,08% y la anual en el 154%. Para que sea una inversión rentable, la inflación de mayo debería ser inferior a la de abril, caso contrario se habrá perdido.


Habrá quienes señalen la posibilidad de recurrir a los plazos fijo UVA o UVA+1. En este caso, ya pasa a ser una decisión de “preferencia” y de aversión al riesgo del inversionista. Recordando siempre que para obtener el mayor rendimiento hay que permanecer 90 días. Estando tan cerca de las elecciones, cuando el panorama no está tan claro, es una decisión muy personal. Lo que si es importante remarcar que siempre se aconseja “no poner todos los huevos en la misma canasta” es decir, diversificar las inversiones. Armar una cartera de inversiones con el excedente disponible: es decir, apostar a varias posibilidades para reducir el riesgo propio de la inversión.


Fondos comunes de inversión y Money Market


Estos instrumentos que son hoy, a través de las plataformas on line de los bancos, fácilmente accesibles no están teniendo rendimientos que sean muy atractivos. Si bien hay diferentes tipos y permiten la diversificación – que es realizada por el administrador -, aquellos que pueden estar disponibles para los pequeños ahorristas no llegan a cubrir en su mayoría la inflación mensual a los valores que se vienen observando. Menos si se opera en el money market. Igual pensando en el principio financiero del valor tiempo del dinero, entre tener el mismo estático y obtener un mínimo rendimiento siempre es preferible está última opción. Lo mejor sería tratar de combinarlo con otras inversiones como siempre dentro de una cartera que trate de minimizar el riesgo y maximizar el resultado final.


Algunas entidades ofrecen productos que logran posicionarse por encima de la inflación, pero, que en el caso de ser importador se debe analizar muy bien la composición para evitarse problemas a la hora de querer ingresar al mercado oficial.


Mercado financiero


Hay quienes preferirán volcarse al mercado financiero, apostar a la compra de títulos, acciones, obligaciones negociables o cualquier otro instrumento que encuentren atractivo. En el caso de los importadores, las opciones están bastante limitadas y un paso en falso los puede dejar fuera del Mercado Único y Libre de Cambios.


Para el resto de los inversores, la mejor recomendación es que no tomen decisiones basándose en lo “barato” que hoy puede estar un título y la promesa de recuperación futura. Hagan un análisis completo, evalúen el riesgo no solo el rendimiento, y asesórense por aquellos que operan todo el día. Pero como ya mencionamos antes diversifiquen el capital. A veces lo que rápido se gana, también rápido se pierde.


Un mercado con muchas opciones y un gran problema


Hoy el mercado da opciones para aquellos que quieran invertir, el problema es que la inflación hace muy difícil la toma de decisiones para el inversor que se ve ante la dificultad de hallar instrumentos donde el rendimiento pueda ganarle a ésta y no estar atado a un gran riesgo.


Cada uno tiene que sentarse y analizar diferentes factores: objetivos, aversión al riesgo, capital disponible, necesidad de liquidez, entre otros. Habrá quienes hoy quieran apostar, por ejemplo, al oro que es una inversión bastante segura, pero tiene un problema: la liquidez. Si de un día para otro el inversor necesita hacerse del capital, deberá buscar un comprador. Nunca es fácil tomar decisiones en un escenario complejo. La clave: informarse, recabar todos los datos que sean posibles. Porque no hay mejor decisión tomada que la que se hace informado. El resultado podrá ser excelente, muy bueno, regular o malo, pero uno tendrá la tranquilidad de que tomo la mejor decisión que podía con los datos que poseía.

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page